El blog de Max Römer: Toda la oposición fuera del bullpen

sábado, 2 de agosto de 2014

Toda la oposición fuera del bullpen

Si de algo se ocupó Ramón Guillermo Aveledo fue de mostrar una cara única de oposición. Libró la batalla contra Chávez, convocó elecciones primarias, definió junto al pueblo opositor a un candidato de la unidad –Henrique Capriles Radonski- y, a la vez, mostró su probidad como líder político sin apetencias personales. Tanto lo hizo que cuando vio que se resquebrajaba su liderazgo, decidió renunciar a tamaña responsabilidad.
Dentro del saco de gatos que es la oposición, las voces más altisonantes le piden que reconsidere, ¡que las cosas no son para tanto! que hace falta su firmeza y determinación de beisbolero. La mente de Aveledo debe ir a toda prisa. Buscando posibilidades entre la segunda y la tercera base, ese batazo que dé el triunfo a la oposición a como dé lugar. Pero, debe darle las luces de coach al que le siga y, eso sí, subirse a la tribuna a mirar el partido, que merecido se lo tiene.
Sí, es verdad que las cabras opositoras se salieron del redil de la Mesa de la Unidad Democrática. Que los propios que decidieron que había que tener un sólo liderazgo se han puesto de parte de unos u otros. Que las circunstancias no salieron como las habían dibujado. Que Maduro resultó ser un oponente con más bates de los que se esperaban y un pitcheo de puro strike.
La oposición está al desnudo. Con uno de sus líderes presos. Con su lideresa planteando epitafios, con otro que de haber cruzado todas las leguas del camino parece haber decepcionado a más de uno. Por otro lado, el brazo derecho de Aveledo salió de gracioso a poner en entredicho lo que ha hecho Leopoldo López por la oposición. Total, razones varias tiene Ramón Guillermo para tomar su sombrero y salir por esa puerta.
Hay dos temas lamentables en toda esta ecuación que no entendieron muchos de los opositores y que siempre tuvieron muy claros dos: uno, el poder chavista y otro, Ramón Guillermo. Esos factores son primero, que la oposición no es ideológicamente una. Y segundo, que los apetitos de los líderes de la oposición son muchos y los intereses que representan otro tanto por ciento de lo mismo.
Ramón Guillermo, con su voz tranquilizadora, fue llevando a esos liderazgos a un solo equipo, ganaron la liga dos veces. Pero, porque siempre tiene que haber uno, de ver que las sirenas con sus cantos son más fuertes que los argumentos de firmeza y estoicismo que desde la Mesa de la Unidad Democrática proponía.
El campo del vecino siempre es más verde. Las líneas del home se ven más blancas. Las gradas parecen más llenas. La taquilla más enriquecedora. ¡Paparruchas! Ahora, cuando las decisiones están tomadas es tarde para pedir rectificaciones. ¿Oíste Ramos Allup? ¿Te das cuenta María Corina? ¿No es de sabios callar Ramón José Medina? El tiempo de la política es perfecto, no de los oportunistas, ni de los chistecitos. Hay que saber cuándo toca salir al bate, al micrófono o a la calle. Hay que dominar las leyes, los gentilicios, las pasiones, los espacios públicos, saber de institucionalidad y diplomacia. Para ganar el partido hay que ser bateador, no un bate quebrao.
Todo al garete. Una vez más, al garete por esta gente que no termina de entender que para ser opositores de un gobierno populista, comunista, que tiene alianzas con los gobernantes de los países más complejos, que es capaz de endeudarse para mantener su política de dádivas con hambre y, para ñapa regido por un dictador, hace falta mucha inteligencia desde el bullpen

4 comentarios:

Enrique y Carolina Wulff en Tanzania dijo...

Muy bueno y super claro!

Salvador Romero dijo...

Muy preciso Max, como siempre.

Salvador Romero dijo...

Muy preciso Max, como siempre.

Salvador Romero dijo...

Muy preciso Max, como siempre.