El blog de Max Römer: Vamos a ver dictador

domingo, 9 de febrero de 2014

Vamos a ver dictador

Señor Maduro, lo suyo son incongruencias. Una falta total de razón. Habla de la necesaria democracia y descalifica a aquellos que le disienten. Menciona la necesidad de que existan inversiones extranjeras y condena a quienes tienen propiedades mediáticas y viven fuera del territorio del país que usted dice gobernar.
Habla de búsqueda de la paz y aleja a quienes también la buscan señalándolos con el dedo, denominándolos fascistas solo porque son opuestos al socialismo que impulsa. Se llena la boca de hablar de revolución y ataca todo aquello que le puede dar piso al proyecto que ideó su mentor el comandante Chávez: los medios de comunicación, la producción de televisión que sea cercana al pueblo. Le recuerdo que se puede hacer mucho desde la telenovela. Rede O’Globo ha podido hacer grandes transformaciones en Brasil con el apoyo de las telenovelas. Se lo dejo para que se inspire, si le da la gana. No se lo digo para que condene y cierre, sino para que proponga y use lo que está en los medios. Revolucione siendo creativo, no condenando.
Pero, también le recuerdo que son ustedes, los chavistas, los que detentan la mayoría de los medios radioeléctricos. Los poseen porque los han expropiado, han cesado sus concesiones sin renovarlas o, en el peor de los casos, los han arruinado con las interminables cadenas en las que la publicidad ya no tiene cabida. La gran fábrica de contenidos que fue Radio Caracas Televisión, la gran exportadora de ‘Cristal’, la embajadora de Venezuela en las pantallas, cesó su señal por una rabieta que le dio a su comandante. Y ahí tiene a TVES, en la misma señal: una piltrafa de canal que no ven ni los chavistas porque no tiene contenidos dignos de seguirse.
Su plan de paz, por lo visto, no pasa por deponer las armas de su verbo. Usted solo lo entiende bajo la obediencia que le deben aquellos que, armados por la propia revolución o amparados en ella, de la noche a la mañana se conviertan en mansos sujetos a la orden de la voz del amo, así como escucha atento el perro al gramófono.
Dice que no le importa que lo llamen dictador desde los medios y sabe bien -lo sabe porque fue canciller- que los dictadores son poco respetados en el ámbito internacional. Son más bien señalados, denostados precisamente porque en su propia acción comunicativa, política y represiva, injurian a los suyos, al pueblo que les da piso a esos que se erigen como usted mismo pretende que lo llamen: dictador.
Ese caudillismo le queda grande señor Maduro. Le queda enorme. No le conviene para su proyecto de gobernar a Venezuela  hasta 2025. Eso sería traicionar a Chávez, darle la espalda al pueblo chavista. Usted sabe bien que al otro pueblo, al opositor, Chávez le dio la espalda desde el año 1999, así que quienes le oponemos, quienes nos hemos opuesto al chavismo desde el  4 de febrero de 1992, desde aquel ‘por ahora’, seguiremos oponiéndonos al oprobio de las palabras, los gestos, represión, cárcel  y altisonancias de su gobierno y el de antecesor.
"Voy hacer un conjunto de normas, muy estrictas, para que se acabe el amarillismo, la campaña, la propaganda que se llena y se alimenta de la sangre, de la muerte y quien la promueve", dijo usted. Ahora, ¿quién le dijo que usted no tiene alicates sobre la prensa venezolana y los periodistas? ¿Qué dice de las dificultades de los periódicos de tener divisas para la importación de papel? ¿Qué tiene que decir de las limitaciones que se la impuesto a los medios audiovisuales con las sucesivas e interminables cadenas? ¿Qué puede decir de las cortapisas que impuso Chávez al derecho a réplica vía decisión del Tribunal Superior de Justicia?
Llamar a la prensa amarillista por el solo hecho de mostrar lo que ocurre, el vacío de los anaqueles, la insuficiencia en la salud pública, la corrupción administrativa, en fin, enumerar lo que se sabe es absurdo y una suma de líneas que no merece la pena.
Usted sabe, señor Maduro, que el sol no se tapa con un dedo, que la violencia no se acaba con vociferar, ni que los medios de comunicación callarán porque usted lo diga. Las noticias se filtran en el mundo globalizado e hiper informado en el que vivimos. Déjese de tonterías y bravuconadas que no van y, póngase a trabajar que bajo su gobierno, sí su gobierno y no uno anterior, Venezuela fue calificada como la nación de mayor riesgo país por la enorme caída en las reservas económicas. Una  noticia que no se entiende, que no cabe en la mente de cualquier economista. Usted y el señor Chávez con su regaladera de dinero han dejado a las arcas del Estado sin liquidez. Así que, ¡Trabaje! ¡Ocúpese!  

3 comentarios:

Carolina Marcano dijo...

Asi se habla Max!

Carolina Marcano dijo...

Muy bien Max. Lastima que esta gente no entiende razones. El pais cayendose a pedazos y el pueblo cayendose de indignacion!
(teclado sin tildes)

Francisco Santos dijo...

Lo ha explicado muy claramente caballero, poco más puede decirse del oprobio que nos atrapa. Lo triste de las verdades que usted enumera, es la inexistencia de interlocutores chavistas que se propongan seriamente a debatir sin insultar.
Quizás pareciera yo muy inocente, pero debemos sentarnos a conversar con los conciudadanos chavistas que así se lo propongan y entre ciudadanos de a pie conversar sobre los problemas que nos aquejan. será posible?