El blog de Max Römer: Ciudadanos que arropan sueños

sábado, 7 de diciembre de 2013

Ciudadanos que arropan sueños

En Venezuela hay ciudadanos. Millones de ciudadanos ocupados y preocupados por el futuro de un país que legar a sus hijos. Son ciudadanos que hacen lo que pueden para llenar las ollas para dar de comer a sus familias y, así como lo hacen por sus seres queridos, están dispuestos a dar más de sí a cambio de mejoras para todos.
Son ciudadanos de todos los colores políticos, que están por encima de las diatribas que se inventan desde el poder de los partidos, que están más allá de la discusión diaria y que saben que su actitud es la que prevalecerá en el tiempo.
Esos venezolanos saben que lo tricolor es una forma de arropar los sueños e ideales, que la geografía es más que tierra y cielo, que la historia tiene más de una lectura, y que lo indígena sí que es originario, como también lo es lo español, lo africano y años más tarde, lo italiano, lo portugués y otras tantas nacionalidades que han hecho grande y bella a la gente venezolana.
Por eso estas líneas van para el bravo pueblo de Venezuela. Va para esos que tienen nombres compuestos o que sus nombres son la fusión de una pareja enamorada como Leonor y Manuel que le dieron a su hijo en nombre de Leomar; o de Eduardo y Margarita que bautizaron a su hija como Edmar. A ellos, a los venezolanos que en su originalidad son capaces de crear y proyectar futuro, a esos que se levantan cada día con el canto de un gallo, un café y una arepa, es que queremos reverenciar en estas líneas.
Son ellos los dueños del capin melao floreado sobre el cerro, del turpial, de las risas revolcadas en las olas del Caribe. Son propietarios de las pelusas del frailejón, de las nieves perpetuas y del andar parsimonioso de los morrocoyes, de las bandadas de garzas, de la altura del Salto Ángel, de la oscuridad de las selvas y de la exótica forma de las orquídeas.
Son esos ciudadanos que quieren a su país, los dueños de Venezuela.

No hay comentarios: