El blog de Max Römer: UT INNOTESCAT MULTIFORMIS SAPIENTIA DEI

domingo, 27 de octubre de 2013

UT INNOTESCAT MULTIFORMIS SAPIENTIA DEI

A los sesenta años de mi Alma Mater

La Universidad Católica Andrés Bello llega a sus sesenta años. La Ucab o la Católica, como se le reconoce más fácilmente, es dos universidades. Una la vista, la que se muestra orgullosa con sus edificios y logros y, la otra, la invisible, la que se queda tatuada en los corazones, es la que dejan los jesuitas con sus improntas, con su palabra mágica: acompañamiento ignaciano.
Quienes han transitado por sus aulas, bien como alumnos, bien como maestros, saben que lo que se respira, llena, que deja poco espacio para el egoísmo, para el pensamiento individual. Es un aire que convierte el esfuerzo de cada quien en un hacer colectivo, en un sentir por el otro, por estar con el otro, por construir país, aunque sea un país proyectado, no es idealista, ni ensoñador. Es la Ucab donde se construye una Venezuela de verdad, de cercanía con el entorno, con los que más necesitan el apoyo: los pobres.
En ese mundo invisible que está en la Católica pasan cosas como que se hincha el corazón con el himno donde palabras domingueras adornan las bocas de todos: veneras, bordones, raudal. O lejanas como lobos. O, como todos los que nos formamos en esa casa, sabemos que si la casa vecina vence las sombras, la nuestra se muestra orgullosísima en latín, con un emblema que no representa las formas de las universidades de la Iglesia que suelen ser ovalados o redondos, sino que más bien parece un escudo de armas porque lo diseñaron así, con todos los elementos necesarios para que no quedara nada por fuera: la familia Bello, el sello de los Jesuitas y, por si fuera poco, el de la familia Loyola. Para adornarlo, el azul mariano y la bandera vaticana cercado por esas letras sobre verde en letras doradas que titulan estas líneas. Una identidad gráfica que suma todo y que si algo hace, es que representa a todos los que por las diferentes sedes que están por toda Venezuela sienten de ‘su’ universidad.
Ut Innotescat Multiformis Sapientia Dei, que quiere decir en castellano para que se conozca la multiforme sabiduría de Dios, ha sido inspiración, blasón y motor de mucho. Es su forma, su espíritu, una actitud de mantenerse firme en sus valores, en sus principios de multiplicidad, de sabiduría. Una sabiduría arriesgada, directa, pugnaz si se quiere, para mostrar las injusticias y no dejarse doblegar ante nada, ni siquiera ante los desmanes de querer desconocer a la historia patria, o desmerecer la obra que salió de la Ucab al año de su fundación, Fe y Alegría.
La Ucab es una casa de todos y para todos. Un espacio para formar líderes, gente comprometida que va por el mundo entero dejando su aporte, su saber y sus inquietudes por saber y alcanzar. Ser ucabista es tener en mente al otro y sus problemas, es brindar una mano o las dos sabiendo y sintiendo con el otro, es sentir pensar, sentir y hacer. Eso es pertenecer a la Ucab, llevar hasta los confines que la sabiduría es múltiple y que, para alcanzarla, hay que conocerla.

2 comentarios:

Fernando Trujillo dijo...

En efecto Max, la perseverancia escrita en sus paredes es garante del espíritu de quienes por ella pasamos.
Muy sentido tu artículo.
Gracias,
FT

Fernando Trujillo dijo...

En efecto Max, la perseverancia escrita en sus paredes es garante del espíritu de quienes por ella pasamos.
Muy sentido tu artículo.
Gracias,
FT