El blog de Max Römer: ¿Noticiero de la verdad?

domingo, 15 de septiembre de 2013

¿Noticiero de la verdad?

No contentos con la hegemonía comunicacional que vienen desarrollando los chavistas desde que se instauraron en el poder en 1999, Maduro arremete ahora con el ‘Noticiero de la Verdad’. No se trata de un noticiero que el señor chófer va a transmitir por la ya bien manipulada Venezolana de Televisión, sino que descontento con una transmisión a través de los medios oficiales, obligará a toda la red de radio y televisión de Venezuela a emitir simultáneamente, en cadena nacional, los logros y reflejos de la revolución socialista del siglo XXI.
Maduro se queja de que los medios de comunicación no expresan periodísticamente cuáles son los alcances de su gestión política, ni los avances de la revolución, razón por la cual el pueblo no se entera de las grandes hazañas que el líder heredero hace. Visto así, desde esa política de comunicación que se resume en lamento y lloradera, Maduro hace un alarde despótico al suprimir la libertad de información por su noticiero de la ¿verdad?
En las escuelas de periodismo se enseña que la verdad es un ente inalcanzable y que en su lugar, el periodista pretende acercarse a la veracidad, que se funda en el contraste de posiciones sobre un mismo hecho. Así, la prensa al mostrar los diversos ángulos de un acontecimiento acerca a los lectores, gracias a ese trabajo de verosimilitud, a una comprensión del fenómeno que se está viviendo.
Al Maduro ofrecer la ‘verdad’ se carga a las teorías de la información y la comunicación, al derecho humano a la comunicación e información, a las escuelas de periodismo, a las teorías de la percepción, en fin, pretende ser la voz cantante, la única verdadera, la que tiene eso, la verdad. ¿Quién le dio tal autoridad sobre la humanidad para erigirse abanderado de la verdad? ¿Quién le dijo que es él, y solo él, quien posee la verdad?
Patético sigue siendo el gobierno de Nicolás Maduro Moros cuando buscando hacerse un hueco entre los escombros del país que han destruido sobre la base de las expropiaciones, la corrupción, los despropósitos, la siembra de odios, la separación de las voluntades civiles, la unificación de los poderes en la figura del presidente, pretende ahora, crear una vida paralela en los medios de comunicación, una fantasía de alcances con el noticiero de la verdad.
Salga a la calle señor Maduro, recorra los supermercados, trate de hacer la compra con el salario de un chófer de Metrobús, de pagar la luz, el agua, el teléfono, de uniformar a un par de hijos para que vayan a la escuela y vea qué es la verdad para algún colega suyo. Observe con cuidado si a ese trabajador le rinde lo que gana para mantener dignamente a una familia. Pregúntese si cuando deja ese chófer el uniforme y se dirige a su casa, no pasa por varios momentos en los que, de puro susto por no ser atracado, no tiene que cambiar de acera, o guarecerse en una cafetería o, simplemente rezar por mantenerse vivo para llevar lo poco que gana a su casa.
O vaya hasta el campo averigüe con un campesino del cacao si el dinero que gana le permite comprarle chocolates a sus hijos. O acérquese hasta un dispensario médico y pregunte si tienen vacunas antitetánicas o suero fisiológico. Vaya a una escuela y observe la mística con la que los maestros reciben a los niños y con lo poco que tienen y saben, dejan sus luces a las cabecitas inquietas y vea cómo son las madres de esos niños que, reunidas hacen sopas con lo que tienen para darles de comer a todos por igual cuando arrecia el hambre a mediodía.
Véalo todo y luego piense bien, con cuidado, despacio, si es que tiene usted la verdad. 

No hay comentarios: