El blog de Max Römer: Abusador y manipulador

sábado, 3 de agosto de 2013

Abusador y manipulador

Hay que ser bien abusador del poder y manipulador. Hay que ver cómo trata el gobierno de Maduro de legitimar su propia pudrición. Basta con ver que la separación de poderes es lábil. Una morisqueta que se queda helada porque no tiene posibilidad de movilidad posterior. La marcha de Maduro y sus secuaces del chavismo en contra de la corrupción (sábado 3 de agosto de 2013) es una demostración más de la dictadura a la que está sometida Venezuela desde hace casi 15 años. Cambia el títere, pero el titiritero sigue moviendo los hilos desde Cuba.
¿Dónde está el dinero que entra por concepto de petróleo? ¿Dónde están las inversiones que harán que el país crezca y se empareje en otros de la región como Chile o Colombia? ¿Por qué se acusa todo el tiempo y no se observa que se ha desmantelado, así como se lee, desmantelado todo el aparato productivo venezolano a punta de señalar con el dedo expropiaciones y vejaciones?
La oposición tiene razón de hacer un llamado a las elecciones municipales en diciembre. Una avasallante acción contra el anquilosamiento en el poder de una banda de facinerosos y filibusteros, que se han hecho con el dinero del pueblo casas, que han malbaratado en automóviles y viajes las riquezas que son de todos y que se deben invertir en educación, salud, deporte y seguridad.
Han cambiado el criterio de progreso por importar de Cuba a quienes controlan el sistema de identificación de los ciudadanos. Han trocado todo un sistema mediocre de salud (que era lo que se tenía hace 15 años) por una asistencia de aspirinas y cariñitos en la cabeza que, si bien era necesario tener médicos cerca de la gente, se requiere que esos médicos estén dentro de un sistema nacional de salud que les sirva de apoyo, de contrapeso. Nada de eso. Pura tontería de hacer creer que se hace. Pura propaganda política lacrimógena con los ojos de Chávez convertidos en icono que lo supervisan todo.
Si de educación se trata, un poco más de lo mismo. Las escuelas se caen a trozos mientras se llenan la boca diciendo que se han bajado los índices de analfabetismo. ¿Dónde está la dignidad de los maestros y profesores? ¿Cuánto gana un profesor para que pueda, no sólo mantener a su familia, sino comprar los libros necesarios para seguir formándose? ¿Cuáles libros, si desde hace mucho no se pueden importar los libros porque el dinero de las divisas está secuestrado por el Sicad (antes Cadivi)?
Si se habla de seguridad, todos los días se oyen historias de la hija de fulano que llamó por teléfono y, para quitárselo, allá al lado de la plaza, le metieron un par de tiros. Así, todos los días así. ¿Y la policía? ¿Y la educación necesaria para que los hijos de la calle puedan tener dignidad y trabajo por su formación? Los hijos de la calle en la calle están, muchas gracias por preguntar.
Maduro va y encabeza una marcha contra la corrupción y en contra de una manifestación por la violación de la inmunidad parlamentaria de un diputado que no les hace nada.  Quienes tienen el dinero cerca son los que mandan. Quienes no mandan y están en la oposición poco acceso tienen a los dineros públicos. ¿De qué habla usted Maduro? ¿Con qué cara se presenta al mundo diciendo que combatirá la corrupción? ¿Por qué no empieza a hacer una razia en sus filas y busca las declaraciones juradas de posesión de bienes y revisa las cuentas? ¿Dónde están los testaferros? Habrá más de uno, seguro que los hay.
La solución a los problemas de Venezuela pasa por comprender que la piñata del petróleo debe invertirse en el país, así como hace Noruega. La solución está en que la gente adopte el poder para mandar, para rectificar, para ser honorable y honrado, para sentirse orgulloso de la labor emprendida y no para lucir una chaqueta colorada y un reloj de varios ceros a la derecha, por decir lo menos.

No hay comentarios: