El blog de Max Römer: ¿100 días? ¡Más de 200!

sábado, 27 de julio de 2013

¿100 días? ¡Más de 200!

Este gobierno de Maduro, de la celebración o conmemoración faraónica del cumpleaños del Chávez mezclado –como siempre quiso e hizo– con el natalicio de Simón Bolívar, así, como si se tratara de tiempos napoleónicos, Nicolás Maduro arriba a más de 200 días mandando. Unos le llevan la cuenta desde las elecciones de abril y así suma 100, otros se la llevamos desde el día que Chávez lo dejó en la silla presidencial.
¿Ha hecho alguna cosa buena? Ninguna. En más de 200 días ha escindido más a los venezolanos, ha descalificado a nacionales e internacionales, ha demostrado fehacientemente la relación estrecha del gobierno chavista con los hermanos Castro, no ha mejorado la economía en un ápice, al contrario va a dejar por 12 horas al país sin posibilidades de divisas, no bajan los índices de delincuencia, ni se ha mejorado el sistema asistencial o educativo. Nada, solo más de lo mismo, del mismo deterioro rampante. De eso si hay.
Hay una crisis de suministros de todo tipo hasta convertir a Venezuela en un hazmerreir por la ausencia de papel higiénico, uno de los pocos ámbitos de intimidad de los venezolanos quedó reducido a una exposición colectiva de carestías. Maduro ha demostrado una incompetencia aún mayor que la que tenía Chávez. Ha dividido a su partido y juegan a la hermandad frente al cadáver al que le llevan cuentas de ausencia y mantienen veneración extrema, mientras entre ellos mismos, se apuñalan por la espalda tratando de obtener tajadas de poder y favores de los Castro, de Cilia o Nicolás.
Hace campañas para demostrar su propia soledad en el poder sin percatarse de que ese discurso le aleja del pueblo y le pone como referente de un espacio de tristeza y luto por la partida del comandante en lugar de brillar con luz propia.
Si vemos la historia desde las relaciones internacionales, su único logro –que no es más que un acto de adulación- ha sido el tener la presidencia in pectore del Mercosur y eso gracias a que Paraguay tiene conflictos que le han alejado del mercado del subcontinente latinoamericano. De resto, más comedia y posibilidades de que los medios internacionales observen con horror y estupor cómo aquella Venezuela de las telenovelas y los petrodólares se convierte en referente geográficamente marcado.
Maduro no hace ni ha hecho nada en 213 días en el poder. Si la virulencia con la que maneja su discurso es la que mantendrá los próximos 5 años y 265 días que le restan, habrá que hacer oídos sordos y la ciudadanía tomar las riendas de su futuro en las municipalidades en las próximas elecciones de 8 de diciembre. Tocará gobernar desde la base y no desde la cúspide. Hacer caso omiso a lo que se replica en los medios de comunicación chavistas, ya casi todos ellos y eso, tomar la vida por las barbas, hamaquearla hasta que despierte y emprender ese país de futuro que alguna vez fue Venezuela.
Los líderes políticos de la oposición, todos como un solo hombre, deben dar esas luces al pueblo que se siente opositor al oprobio y dar la lección que una vez dieron los libertadores tal y como reza el himno nacional “seguid el ejemplo que Caracas dio”... porque Maduro hará lo que sea por mantener cortinas de humo para que el pueblo que le queda, siga creyendo en el mandato de Chávez, ese momento en que lo ungió como su hijo político.

     

No hay comentarios: