El blog de Max Römer: Barack y Xi ven a Venezuela en powerpoint

domingo, 9 de junio de 2013

Barack y Xi ven a Venezuela en powerpoint

Me imagino que en la reunión entre Barack Obama y Xi Jinping debe estar el tema de Venezuela. Queda para la parte de la agenda sobre chistes bilaterales. Debe ser luego de las hamburguesas con salsa agridulce. El tema debe desarrollarse entre intentos por no reírse de los intérpretes simultáneos y las carcajadas en diferido (producto de la traducción) tanto del norteamericano como del chino.
Sí, bilaterales porque Estados Unidos depende mucho del petróleo venezolano para abastecer sus mercados internos de los que Venezuela es a la vez, parte interesada al ser la propietaria de una de las mayores distribuidoras de combustible –CITGO– y China, por su parte, tiene negocios importantes que cobrarle a los venezolanos por los próximos cien años. Los chistes deben ir desde los importantes descubrimientos en inoculación de enfermedades a mandatarios por parte de la CIA, hasta cómo hacer que se atragante un hombre de más de un metro noventa con un rollito primavera. Estará en la reunión una persona pasando imágenes de Maduro en una presentación de power-point buscando vulnerabilidades, oportunidades de que la pesadilla roja termine en Venezuela y deje de extenderse por América Latina.
Y el tema no es para chistes, lo saben bien los dos mandatarios. Dentro de Venezuela viven 28 millones de personas que cada día la pasan mal sin hablar de las carencias de papel higiénico, las excusas inventadas día tras día, la campaña electoral permanente, el desabastecimiento de alimentos, repuestos y medicamentos, la falta de oportunidades de producción e inversión gracias a las altanerías del difunto Chávez y sus expropiaciones televisadas.
Tampoco es para chistes que uno de los países más ricos en producción petrolera del mundo sea tan basto (me refiero a acepción de tosco) en materia de inversión de sus recursos y tan vasto (me refiero ahora a lo grande del territorio) en posibilidades sin darse tiempo ni cuenta de que el reloj avanza para todos y que es necesario actuar para proponer y solucionar.
Me imagino un congelamiento de sonrisas que entre Xi y Barack de solo pensar que algún loco pasado de onda se pueda alzar con el poder como pasó con Chávez en 1998 y entonces todo lo que pueda ser su labor se vaya al traste, termine en el olvido o lo que es peor, vilipendiada y despreciada por la población años más tarde.
En esas láminas de powerpoint se colarán imágenes de los venezolanos llorando en las puertas de la morgue los domingos -porque las de pobreza no le llamarán la atención al chino- pero las de las armas le darían oportunidades al norteamericano para revisar e impulsar sus intentos por el desarme de su población.
Habrá en esa presentación láminas del descenso de las inversiones internacionales, de los problemas de la banca venezolana, de la inseguridad jurídica para las inversiones, de los índices de pobreza a pesar de los ingresos mal invertidos, de la incapacidad de autoabastecerse, de la capacidad de generación eléctrica, en fin, los chistes podrían convertirse en dolores de cabeza para las dos economías más grandes del mundo si se trata de ver a la región latinoamericana desde Venezuela.
Se pasearán también por las relaciones con el narcotráfico y las FARC, que aunque son temas que se tratan en Cuba bajo la mirada atenta del Plan Colombia, no se pueden dejar de ver como un problema si no se cuenta con la voluntad de cambio desde Venezuela.
Una reunión que terminará con una malteada de naranjitas chinas y rascarse la cabeza.

No hay comentarios: