El blog de Max Römer: Una vela para Montesquieu

domingo, 13 de enero de 2013

Una vela para Montesquieu


A los estudiantes venezolanos
Si Montesquieu fuera santo, me gustaría saber dónde queda su altar para prenderle una vela. Una vela porque la dignidad de su pensamiento sobre la separación de los poderes públicos se cumpliera en Venezuela. Lo que se ha visto en estos días en el país del Caribe clama al cielo de la teoría política. Pero, como todo desmán del chavismo tiene su contra cara, la dignidad viene de las manos blancas de los estudiantes.
No es la primera vez que desde las aulas se toman las calles. No será la última. En Venezuela la dignidad de los cuadernos lleva a la reflexión y a la acción de los ciudadanos. Así como en la revolución francesa, en que desde el intelecto se llegó al poder, los libros, las lecciones y el estudio mantiene la flama encendida de la democracia, esa que se sueña y que se trata de defender todos los días en las distintas latitudes.
Una vela para Monstesquieu para que el chofer de autobuses (Nicolás Maduro) y el militar millonario (Diosdado Cabello) comprendan que para ser legítimos deben hacer lo que la constitución venezolana dice. Otra vela para que los magistrados del tribunal superior de justicia (en minúsculas a propósito) se den cuenta de la trascendencia de sus decisiones genuflexas y de la poca herencia que dejan a sus hijos con esa actitud.
Así como se ha manipulado la enfermedad de Chávez para que la oposición no apoyara la campaña electoral para octubre sobre las debilidades del comandante, así el pueblo chavista se mantiene engañado y comprado a través de las muchas misiones que ha creado el chavismo para no fundar las instituciones de Estado que requiere Venezuela, sino para mantenerlas en maletines de manera de hacerse imprescindibles, ellos, los apoderados del dinero en maletines, ellos los de las camisas rojas que le dan su poco de revolución a los de las camisetas rojas.
Como la intelectualidad no necesita de rezos para ejecutar lo que piensa, los estudiantes toman las calles y no las dejarán hasta que los poderes sean separados, independientes, dignos, propios de un Estado democrático… porque saben los estudiantes que el golpe de Estado que han gestado los abanderados del poder, ese jaque mate pastor, se desmonta si se conoce exactamente cuál es el verdadero cuadro médico de Hugo Chávez. Un cuadro médico que pasan bordando los demás países afectos al régimen porque si reconocen que Chávez ha muerto, el petróleo que se recibe, la ideología que se necesita, la solidaridad automática entre pueblos “hermanos” se desmoronaría.
Es el momento de potenciar la dignidad. No tratando de que la oposición se sume a los estudiantes o estos a la oposición, sino de que sea el pueblo opositor, los políticos de la oposición y los estudiantes, los que le digan basta a la revolución bolivariana con su propia revolución de las ideas democráticas, esa que tiene como norte la división de los poderes de Montesquieu.  

No hay comentarios: