El blog de Max Römer: Tiempo de conquista territorial

domingo, 4 de noviembre de 2012

Tiempo de conquista territorial


Empieza la cuenta regresiva. Los corazones se aceleran. Vale la pena lucir las gorras otra vez, las tricolores, esas que llevaron a volcar seis millones de votos de esperanza. El proceso revolucionario no cesa, así que si de verdad se quiere transformar, si de verdad el uso de las gorras tuvo sentido ético por encima de lo estético, vale la pena el esfuerzo de votar por el candidato regional de la oposición.
Ha llegado el tiempo de la conquista territorial, el momento de decirle basta al chavismo y sus componendas revolucionarias. Ya llegado el momento de la creatividad, esa esgrimida por los gobernadores de la oposición, esa que llevó a Capriles a ser el abanderado de un proceso legítimo de oposición a Chávez.
El miedo no se le pasa a los chavistas. Ellos saben que 6 millones de voluntades son muchas en las regiones. Saben que, aunque tiñeron al país de rojo el pasado mes de octubre, el próximo mes de diciembre la gente elegirá al que sea cercano, al vecino del barrio ese que sabe cómo es la cosa.
Los gobernadores son eso, el hermano mayor de una región. Un señor que debe regir los destinos de todos. Una persona que debe ser cercana, que reciba al pueblo en su despacho y que no se anquilose en la silla, sino que recorra pueblo, que vea lo que pasa a su alrededor, que haga seguimiento de las obras que se encargan, que de sentido a la vida en común, que sepa aglutinar en torno a sí a su equipo a y los alcaldes, que sepa tomar las decisiones certeras luego de las consultas, que sepa llevar a su asamblea legislativa por el recto proceder.
Un gobernador es eso, un ciudadano. De nada le sirven los retratos con el poder o con los poderosos. Con retratos y respaldos no se va a la escuela, ni los policías estarán más prestos a cumplir con su deber de defensa y protección, ni los encargados de la salud tendrán las herramientas y recursos para darle al pueblo el bienestar necesario para la vida.
Los gobernadores no necesitan estar en esa foto que Chávez propone para que ganen en las regiones. El pueblo necesita gerentes, ejecutores y no arribistas y aduladores. Gerentes sociales y políticos que den la cara cuando llueve o cuando la sequía mata a los animales del campo. Gente que sepa colocar en los mercados nacionales e internacionales los productos de las regiones, que impulse el turismo, que mueva a la economía por el pueblo, con el pueblo y para el pueblo.
De nada sirve que el gobernador de un estado se convierta en un “si-oui” del comandante en “Aló Presidente” o que le diga desde su región aquí estoy comandante, para lo que usted quiera. Nada de eso. Un gobernador debe ser un ciudadano ejemplar por no dejarse doblegar ante el poder ejecutivo de Chávez. Un gobernador es un ser vertical, estoico y directo, de mangas arremangadas cuando hace falta emprender la tarea de gobernar, de ejecutar y de proponer soluciones y de corbata cuando debe representar al pueblo.
La oposición tiene la oportunidad de decirle basta a la corrupción en las regiones, de frenar el desaguadero de dinero mal invertido y volcar los recursos hacia el bienestar el pueblo, de los 23 grandes pueblos que son las regiones que decidirán y votarán por la esperanza, por el progreso, la seguridad, la salud, la inyección de esfuerzo para mejorar la economía de todos, por frenar el abandono que han significado las expropiaciones. Llegó el tiempo de la conquista territorial.   

No hay comentarios: