El blog de Max Römer: Secuestros en carrito-por-puesto

domingo, 18 de noviembre de 2012

Secuestros en carrito-por-puesto


En Venezuela ha existido una modalidad de transporte público que es el pago por un solo asiento en un automóvil, así como un taxi, pero en el que cada pasajero cubre su propio costo. Provienen de una época en la que los coches americanos tenían dos sofás a manera de asientos, uno delante -con el chofer- y otro atrás. Una forma de sumar a cinco pasajeros. La modalidad se transformó en la década los setenta cuando el “carrito por puesto” se convirtió en “camioneta” (más bien una Van) que surtía el mismo efecto. Es una forma de hacer del transporte público una miniempresa privada que tiene varias décadas funcionando. Una forma que ha traído como consecuencia un caos de transporte y el bien sabido “déjeme donde pueda”, ¡claro si pago por mi puesto en un taxi, que me acerque lo más posible a mi destino!
Bueno, la experiencia se usa ahora como forma de secuestro. Unos malhechores van en un automóvil, secuestran a una persona, pasan frente a otra, también la secuestran y así hasta llenar la capacidad del vehículo. Mientras hacen estas gestiones de transporte de pasajeros secuestrados, piden los consabidos rescates. Las familias se ocupan de buscar el dinero para dárselo a los vándalos y de esa forma se produce el “ruleteo” de estos pobres seres a bordo de su carrito-por-puesto sin parada final y sin destino claro.
Ya no se trata de “déjeme donde pueda” sino déjeme con vida si puede y si mi familia es capaz de recaudar el dinero necesario para mi rescate. La cosa del secuestro express se ha puesto si se quiere, popular. Los secuestros suman cantidades importantes con varios secuestrados a bordo y, de repente, hasta se hacen amistades en el trayecto, se comparten las cuitas y, si se apura la situación, hasta se podría tejer una bufanda de angustias que de esas si hay bastante en la Venezuela de Chávez.
Lo más horripilante de la situación es que pasan los años y el gobierno que llegará a cumplir veinte años –porque ha sido relecto– no hace nada desde hace catorce. Mantiene a la sociedad en vilo, se ocupa de mantener un estado de sitio civil entre los ciudadanos y así es como se tiene algo de control en materia de inseguridad: todos guardaditos y tranquilitos en sus casas a la caída del sol porque si sales, te pueden dar tu secuestro-por-puesto o el solo, ese que te secuestran VIP o te matan por la bujía de una moto.  
¿Qué tal? Son pecados por omisión los del régimen de Chávez.

No hay comentarios: