El blog de Max Römer: mayo 2012

domingo, 27 de mayo de 2012

De las estrategias de comunicación política

Hace unos días María Corina Machado y Luis Vicente León, la primera con todos los méritos que se pueden sumar a una persona de la oposición venezolana y el segundo con los créditos de ser uno de los investigadores sociales más respetados, estuvieron en CNN explicando cómo ven ellos las elecciones del 7 de octubre y cómo vislumbran el panorama de las estrategias de comunicación del presidente colorado. Un análisis que a la vez, hemos aderezado con nuestro punto de vista. 
Varios panoramas se vislumbran en esta batalla por la silla presidencial venezolana. Ya como Chávez ha regresado a la vida pública se ve cómo es que será la campaña. Ha regresado de su convalecencia – si es que estuvo enfermo de verdad y no fue una especie de año sabático para recargar tácticas militares cubanas para enfrentarse al David de Henrique Capriles – para tratar de tomar ventaja en con una posición de defensa de lo alcanzado, de proyección de un poco más de lo mismo para el futuro, sabiendo que de esa forma derrotaría a cualquier adversario de la oposición.
La otra posibilidad es que esta aparición enérgica por televisión sea una estratagema para preparar el terreno de cara a que sí está enfermo y que debe ir en campaña de una forma externa, de apoyo al que sea su delfín electoral. Si esta es la condición la matriz de opinión de apoyo a Chávez se pondría turbia, toda vez que el chavismo sin Chávez es un saco de gatos que tiene varias posibles salidas, ninguna de ellas muy pacífica. Una condición que hace cuesta arriba a quien abandere el colorado para estas elecciones porque, se sabe de sobra, que las campañas con Chávez retratado al lado son un tanto pavosas.
¿Podrá Chávez con el país con esa enfermedad? Si no puede en el brevísimo plazo de 10 días, Henrique Capriles tendría muchas posibilidades de ganar las elecciones porque se plantea en las filas internas del chavismo ¿quién será el delfín de Chávez? Conjeturas plantean cuatro venezuelas chavistas muy distintas. La de Diosdado Cabello, que sería una de protección de las empresas creadas bajo la sombra del gobierno y de las cuales Cabello es el gran regente; la de Elías Jaua, que sería de tono más intelectual; la de Adán Chávez, mucho más férrea y menos agraciada; la de Nicolás Maduro, que tendría como telón de fondo una idolatría edulcorada al líder indiscutible de la televisión venezolana, Hugo Rafael Chávez Frías.
Si este segundo escenario se presentara el riesgo de implosión del chavismo es enorme y la ganancia sería de río revuelto, es decir, para quien sepa sortear las dificultades y con posibilidades de que los militares se alcen y tomen el poder al estilo egipcio. Pero, como el barniz demócrata es indispensable, los sables sonarán a la callada y se pondrán apuntando a las espaldas de aquellos que no convengan a los intereses de los uniformados.
Chávez sabe perfectamente que no tiene capacidad de gobernabilidad, que o gana o se acaba su proyecto revolucionario, que cada vez más se acerca el día en que se declare a Venezuela un narcoestado y, que sin él no hay posibilidades de estabilidad en la región latinoamericana y cuidado, que se perderían las dendritas de conexión con el mundo islámico.
El análisis que hicieron estos amigos hay que sumarle que toda la situación está controlada porque está el respaldo de los petrodólares que compran conciencias. Pero, y si el líder no está, ¿cómo se baraja la carta?
La situación venezolana es peliaguda no sólo para el chavismo, sino para la oposición también. Las circunstancias no hacen fáciles las movidas en este tablero de ajedrez y, por si fuera poco, las condiciones sociales no han mejorado en 13 años, las de seguridad tampoco y las sórdidas condiciones dela campaña con el presidente enfermo hacen que sean un momento de difícil proyección de prospectivas de un futuro mejor. 

domingo, 20 de mayo de 2012

Pedagogía política para el euro

Corría el año 1977 y España se veía de pronto bañada de democracia. Franco había muerto y había que emprender los cambios que se había soñado tanto tiempo. La economía española estaba de capa caída y los españoles desesperanzados, desorientados a pesar de tener un sabor libertario en el cielo de la boca.
Las cosas no eran fáciles para el gobierno de la transición que emprendía Adolfo Suárez y no menos fáciles para el ministro de la economía de aquel entonces Enrique Fuentes Quintana[i]. No dejó que su malestar fuera solo suyo. Se apersonó en la televisión y, con la educación de un caballero pidió permiso a los españoles que estaban cenando en sus casas para hablarles directamente de los problemas que tenía él entre manos y los ciudadanos sobre la mesa. Fue diáfano, directo, en el lenguaje que a los adultos les gusta oír.
Su valentía y directa forma de emprender el diálogo con el pueblo le ganó la confianza inmediatamente. Eran momentos aciagos y había que tener tino político, comprensión ciudadana y compromiso de todas las partes para sacar a España de la crisis económica de aquel momento.
Las décadas han pasado y las dificultades económicas se han ido sorteando con mayor o menor facilidad. Se ha sabido invertir en ocasiones y esas mismas inversiones han traído mayores dificultades. Se ha volcado el esfuerzo en pertenecer a Europa aunque no hay cafetería en la que no se piense en las pesetas.
Europa necesita el esfuerzo de todos los europeos. Así como España todos los países europeos han sorteado las dificultades propias de su nación. Si hablamos de Alemania, hace apenas diez años la economía alemana daba mucho qué desear, la unificación de las dos alemanias había traído una distancia enorme entre los westies y los östies, es decir, entre aquellos que habían vivido en la Alemania Occidental y los que habían vivido en la Alemania Oriental. Eran, en poco más de dos décadas dos mundos separados, dos realidades diferentes, dos situaciones aparentemente irreconciliables. Requirió el esfuerzo mancomunado de los alemanes, todos ellos. Buscaron en los cajones de los recuerdos aquellas fotos en que estaban unidos los hermanos, se identificaron en sus valores, en su trabajo, en su forma de entender la vida. Fue un tiempo que exigió mucho, tal y como el mismo ministro Fuentes Quintana había pedido a España una década antes de la unificación alemana.
La hora de hablar inteligiblemente en la zona euro ha llegado. Merkel se lo dijo a Holland, nada de cambiar lo establecido por un programa político. Toca honrar los pactos y punto. Es momento de nuevos agujeros de cinturón y de ver qué puedo hacer por Europa sin esperar que Europa haga algo por mí. No se trata solamente de recortar, sino que el recorte se convierta en crecimiento. 
El jueves 17 de mayo una mujer se lo decía al ministro de economía Montoro esta semana, así en la calle tal y como es la microeconomía. Le pedía información y certeza sobre los ahorros de su vida resguardados en Bankia. Le dijo que estaba dispuesta a matar si le quitaban el fruto de su esfuerzo. El ministro la tranquilizó, le dijo que no se preocupara. Pero eso no basta. Hace falta que la veracidad y la claridad de conceptos se adueñe de la situación. Hace falta que los ciudadanos no consideren que la democracia se ejerce con el castigo de un voto para aquellos que no han satisfecho las inquietudes como individuo. Hace falta la participación activa de todos para que el esfuerzo, los sacrificios, la inversión y el ahorro se reviertan en beneficios para todos.
Ese estado del bienestar no se construye criticando. Se construye haciendo, proponiendo, mostrando resultados, dejando de lado mezquindades y ofreciendo manos tendidas y confiadas en que habrá futuro.


[i] Este es el vídeo del ministro Fuentes Quintana. Tenga paciencia y espere a que pase el anuncio publicitario que lo que dijo el ministro en 1977 sigue vigente: http://www.youtube.com/watch?v=zrWYWHtGhRY

domingo, 13 de mayo de 2012

Una vergüenza más

El gobierno revolucionario de Chávez no haya qué hacer para tapar sus desastres. Está como los gatos que una vez que han obrado buscan tierra para ocultar sus vergüenzas. La nueva moda del chavismo es retirarse de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos -que es el brazo jurídico de la Organización de Estados Americanos- y ante el cual hay una larga lista de denuncias de violaciones a los derechos humanos por parte del gobierno del comandante colorado.
Claro, las cosas se le están poniendo más oscuras que de costumbre. Tienen disidentes por todas partes, aquellos que en un momento de lucidez prefieren poner al sol sus trapos sucios antes de ir directo a la cárcel por cómplices de semejantes desmanes. Aponte Aponte que dijo lo suyo por TV ahora ha sido secundado en el mismo canal por otro exmagistrado, Luis Velásquez Alvaray. En el programa[i] Velásquez Alvaray menciona nombres tan cercanos a Chávez que entre los dos exmagistrados muestran lo que sería la punta del iceberg de un entramado de corrupción que solo tiene como posibilidad de librarse el que Venezuela no tenga relación con ningún tribunal internacional. Los juicios de Nüremberg serían una simple introducción a lo que se podría saber si los juicios pendientes se llevan adelante.
Esto sería una vergüenza más para la historia de Venezuela. Salirse de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) es una demostración de los atropellos que se viven dentro de ese país latinoamericano. Pero, lo más resaltante es que la primera denunciada en estos dos programas de televisión es la magistrada Luis Estela Morales, precisamente la persona propuesta para encabezar desde el ámbito de la justicia la Comisión de Estado que estudiaría la posibilidad de salir de la CIDH.  
Basta escuchar las dos denuncias, tanto la de Aponte Aponte como la de Velásquez Alvaray para con lápiz y papel, ir trazando las líneas de vida del gobierno de Chávez e imaginar lo que significaría que Venezuela se enfrentara a esta limpieza de corrupción e irregularidades de los personeros colorados.
Así como estos dos exmagistrados han salido a cantar todo lo que saben, cada uno de los personajes que rodean a Chávez, quien prometió acabar con la corrupción en 1998, saben que hoy están y mañana pueden estar en televisión haciendo parte del coro de los que una vez tuvieron poder y ahora ya no lo tienen. Saben los que gobiernan que mientras menos gente les abandone el barco, menos se sabrá lo que ha hecho y, saben también que en tiempos electorales poder controlar las lenguas de muchos sólo es posible si se silencian de alguna manera. ¿No se han dado cuenta que la Interpol busca a Aponte Aponte para ver si lo capturan y lo silencian en Venezuela?
Si hay un gobierno que se ha ocupado de destruir a una nación, de corromperla hasta las bases más profundas, de destruir la institucionalidad, de construirla a su manera para darse oportunidades de disponer de los dineros públicos y la justicia a su modo, ese gobierno es el del teniente coronel retirado Hugo Rafael Chávez Frías, el sátrapa que se ha ocupado además de sembrar odios y diferencias que harán irreconciliable al país hasta que esta banda de facinerosos no sea enjuiciado.  
Una vergüenza más es la forma de entender que el gobierno de sinvergüenzas debe salir del poder e ir a juicio no sólo en la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, sino en el tribunal de La Haya.

domingo, 6 de mayo de 2012

Ataques por la banda izquierda

Un 16% más de posesión del balón ha tenido la política agresiva de Chávez en contra de la libertad de expresión. Dicho en términos futbolísticos pareciera que el partido está en manos del equipo rojo, y será verdad hasta que el balón salga por la esquina derecha.
La acumulación de posibilidades de cartulinas o tarjetas rojas rojitas en el terreno de juego –no pitadas por el árbitro- han dejado en 2011 denuncias desde el campo y el banquillo en términos como los que siguen: “agresión (25,9%); intimidación (21,9%) y amenaza (17,9%) lo que implica que en 2011 hubo un incremento de hechos violentos contra periodistas con respecto al 2010 en el que las restricciones con mayor reiteración fueron la censura (26,9 %), agresiones (23,8 %) y el hostigamiento judicial (15,5%)”i.
Mientras este desangramiento ocurre en materia de libertad de expresión, persecución a la prensa, vejación a los periodistas y medios de comunicación, el comandante colorado se ha ocupado desde La Habana, usando su teléfono móvil y su red twitter (@chavezcandanga), de anunciarle al ministro de comunicación e información Andrés Izarra -el hegemónico de la comunicación- este texto "¡Epa Izarra! Aprobé ahora mil cien millones de Bs. para el MPP Comunicación para gastos de personal y funcionamiento ¡Pa' lante!”ii.
Como siempre, una vergüenza que en el campo de juego de la democracia la información sea tratada desde el régimen con celo y cariño, largas cadenas de radio y televisión, manipulación mediática para encontrar culpables en todos los rincones del infinito y más allá, mientras a los medios de comunicación en manos de particulares se les priva de todo tipo de oportunidades, inclusive, de entrevistar a ministros, asistir a ruedas de prensa o acceder a las fuentes oficiales. Es como ir por un campo de fútbol minado en que las claves del enterramiento de las minas están en manos del equipo rojo.
Y es que 2011 ha sido el año con más agresiones a la prensa en Venezuela desde el año 2002. Un país que se preciaba de ser abanderado de la libertad, desde el que se usó la imprenta para difundir las ideas libertarias decimonónicas de Bolívar, una nación que se mostró como líder de la democracia es ahora la mofa planetaria en materia de libertad de expresión, esa misma por la que gimoteaba Izarra en 2003 cuando siendo reportero de Radio Caracas Televisión se le impedía informar censurando a los periodistas.
Además, el equipo rojo rojito quiere salirse de la Fifa. Ahora busca todo tipo de pretextos para que las tarjetas rojas que merece Chávez y sus secuaces queden impunes, así como que si los árbitros fuesen despojados de sus ojos. Salirse de la Fifa, es decir, de la Corte Interamericana de loa Derechos Humanos (Cidh) es dejar a Venezuela a la deriva, fuera de control, en una violenta y encarnizada lucha de “sálvese quien pueda” porque ni la constitución será garantía de nada, porque si de violaciones hablamos, la primera ultrajada en masa por la liga colorada ha sido la pobre “bicha”.
Las multas a los equipos son siempre de poca monta –si consideramos lo mucho que ganan- pero las deudas con la justicia por crímenes de lesa humanidad no prescriben y, dentro o fuera de la Cidh, sabe la oncena de los colorados que la vida es larga y las manos de la justicia internacional firmes.  
¿Se trata de venganzas o de construcción de ciudadanía? ¿Se trata de amenazas porque tengo el poder? ¿Se trata de hacer creer que el chavismo es quien detenta la verdad al tener el poder de masacrar a la prensa y a la sociedad?
Por mucho que pretendan esconder con su hegemonía mediática las meteduras de pata en la zona de gol, de las manos para empujar al balón hasta la malla, los balones suelen irse al córner y desde la banderilla de esa esquina del campo por lo general no hay minas. Goles bien metidos se hacen desde esa posición en el terreno de juego que, si no tiene medios de comunicación, habrá algún aficionado en las gradas que lo mande desde su teléfono por twitter. ¡Sépalo señor presidente!
__________________________________________