El blog de Max Römer: Las efemérides que nos deja el chavismo

miércoles, 11 de abril de 2012

Las efemérides que nos deja el chavismo

Chávez, tan afecto de celebrar y conmemorar fechas patrias creadas por él mismo, nos ha dejado una serie de días en el calendario que, con el paso del tiempo, serán ocasión para recordar cómo fue posible que un ser como ese dominase los destinos de tantos millones de almas.
Si es febrero, destaca su “por ahora” como un triunfo, como el logro de haberse alzado contra la institucionalidad democrática desde la trinchera de las fuerzas armadas. Una bestialidad que le mereció cárcel y de la cual no debió salir indultado. También hace suyo de febrero las luchas heroicas de la independencia, de la justa patriótica de José Félix Ribas y el grupo de estudiantes que se enfrentaron a los ejércitos realistas.
Antes de 2006, en marzo se celebraba el día de la bandera el día 12. Luego, en una de esos arrebatos de grandilocuencia cambió la bandera y ahora celebra el día justo el 3 de agosto para que la gente se olvide de que hay una patria qué venerar y una bandera que arropa, aunque razones históricas lo amparan para tomar la decisión, una fecha patria en mitad de las vacaciones escolares es ara que no sepan los niños que tienen bandera de ocho estrellas y caballo comunista que pintar en sus cuadernos.
Abril, es lo peor para las efemérides. Si recordamos, se montó a propósito en cadena de televisión para que no se viese que se estaba matando gente en las calles. Que los canales de televisión se negaron a seguir en cadena y mostraron al pueblo lo que estaba pasando. Que fue la Guardia Nacional la que cortó la señal de las televisoras... En fin, fue a él a quien llevaron ante los tribunales militares y luego, la oposición encabezada por Carmona metieron la pata al hacer las cosas sin contar con la institucionalidad... Son fechas para recordar con luto como fuimos capaces de dejar caer al país lo más bajo posible. Fue ocasión para verle orar por sí mismo -por primera vez porque lo ha hecho más veces , la última este pasado jueves santo-. Abril es para el comandante Chávez mes de celebración por haber vuelto al poder. Es un mes para reconocer que los entuertos de hace 10 años dejaron al descubierto la raza de más de uno cuando se escondieron prácticamente en los albañales, pero es un mes en el que los chavistas -basta con darle un vistazo a la prensa- olvidan que vejaron al poder del pueblo y lo que es peor, murieron unos cuantos abaleados. Que la responsabilidad del gobierno de entonces que es el mismo de ahora, no se ha puesto a derecho desde aquel 2002 y que, así como le gusta recordar a él mismo que tuvo que alzarse en armas en febrero de 1989 contra el pueblo, Chávez también mandó a disparar contra el pueblo. Chávez olvida que lo que se le obligó hacer un día, lo hace él todos los días al no controlar la seguridad de los ciudadanos. 
El 19 de abril que se había conocido siempre como día de la independencia, ahora se llama Proclamación de la Junta Suprema Conservadora de los derechos de Su Majestad Española (1810) y así le da ese toque de imperialismo a la cosa que tanto le gusta.
En mayo no tiene fechas propias. Ya tiene bastante con hablar de su madre y de su abuela todo el año para recordar que es hijo de mujer y que debiese ocuparse de ellas al no dejar que les maten a los hijos…
En junio celebra dos fechas patrias y una comercial. La patrias son el decreto de guerra a muerte y la batalla de Carabobo y la comercial, como es tan paternalista, su día del padre bien rodeado de sus hijos  nietos… Todo un pater familia.
En julio celebra su cumpleaños y por supuesto, el de Bolívar, porque sin duda se cree la rencarnación de El Libertador. Además celebra el día la batalla naval del lago de Maracaibo.
En octubre también cambió el día 12 que era conocido como de la raza, para el de la resistencia indígena y en diciembre conmemora la muerte de Bolívar.
Pronto se sumará el día que salió de la radioterapia, de la afeitada de la cabeza por la quimioterapia, de la oración cristiana que hicieron por su salud, de los bailes de los chamanes también por su salud, a la barba de Fidel, a los cascos del caballo de Maisanta su abuelo, en fin, busca un pretexto en el calendario para encadenarse por televisión y radio y ahí se lanza a celebrar a lo grande con arpa, cuatro y maracas su corrío de vanaglorias y de fechas patrias que le sirven para que el pueblo le aplauda y le venere en esa supuesta memoria que encarna de esa Venezuela seca de esperanza que él mismo ha gestado.

No hay comentarios: