El blog de Max Römer: De campañas…

martes, 3 de abril de 2012

De campañas…


¡Que estamos en campañas! De campañas electorales. Chávez, así macilento y tristón como está con la recaída de su cáncer no deja de mover fichas. Capriles va enérgico, directo, visitando de casa en casa. Sus seguidores invitando a la inscripción al registro electoral. Los dos en su propio frenesí de campaña.
Es curioso cómo se van tejiendo los hilos del poder, de cualquiera de los dos. Si es de Chávez, acaba de poner a Ramírez, su gestor de la economía petrolera al frente de otro tipo de fuente monetaria, el Fondo Simón Bolívar. Ya se verá qué deja en las arcas.
Si es por Capriles, anda haciendo las cosas muy decentemente. Directamente le dice a los chavistas que si hay un responsable es él, que nada de culpabilizar al estado Miranda de sus errores. Sus propuestas van encantando a quienes ya desesperanzados de tanta tinta roja en sus vidas, saben que el mesianismo no funciona en materia de política y que tampoco llena ollas.
Si la campaña la dirigiera Aleida Josefina, la hija de aquella mujer que desde una carraca de Caucagüita se dirigía a los políticos, al pueblo mostrando a su hija pequeña como ejemplo de esperanza nacional, la situación de los candidatos sería otra. La austeridad que David Garth imprimió en aquel entonces al trabajo de campaña de Luis Herrera Campins en 1977 es lo que le falta al chavismo y es la tilde que está imprimiendo Capriles, con toda la distancia que tiene él mismo con esa forma de ser del finado presidente Herrera.
Aleida Josefina diría algo así: “mire candidato, la cosa es que pasamos hambre, necesidades, penurias. ¿No ve que acaban de matar de cuatro tiros al exgobernador del estado Apure? Pues, la vaina es que a nosotros nos matan todos los días. El hijo de Petra, la que plancha ajeno, a esa le han matado a dos de sus hijos. María, la mujer del bodeguero, bueno su viuda, ¿Qué le puedo decir? Ni marido, ni hijos, ni yernos. Tiene cinco nietos y dos de las hijas están triponas y sin hombre que las ayude más que a poner flores en el cementerio. Entonces, la vaina es buscar la manera de que la gente no se mate más, que nos den comida, que haya agua y electricidad, coño, un empleo, que los muchachos tengan donde jugar un ratico con la pelota y se dejen de pistoladas de andar por ahí. Las muchachas toditas de uniforme en su colegio, mire que mujer estudiosa no se preña”.
Pues una campaña así, directa con sus palabrotas y nombrando las circunstancias tal y como las llamaría Aleida Josefina es lo que necesita el país. A calzón quitao, una campaña que aliente las ganas de votar, que lleve al ciudadano a sentirse que la deuda que le ha dejado este sentimiento rojo-rojito es pura demagogia y habladera del comandante, que el país no se arregla por televisión sino a fondo, modificando las cosas desde los colegios, desde las comunidades de vecinos, así como son los cruzados, esas sopas en las que cada quien pone lo que tiene una yuca, un par de papas, un ocumo, un  ñame, una presa de pollo o un corte de carne.
Cuando un candidato entienda que el país es así, como un cruzado hecho en una lata de manteca sobre unas tapias, con unas arepas cocidas en las brasas del cruzado sobre una parrilla vieja, esas que son el resto de un horno, allí será que el pueblo se sienta ciudadano y deje sus rencillas y odios instalados por el comandante de lado, los eche al fuego del mismo cruzado y levante los ojos para mirar a su vecino y hasta el ofrezca una cerveza. 

3 comentarios:

Miguelon dijo...

Max, amigo, excelente reflexion. Estoy seguro que esa debe ser la campaña de Capriles.La campaña y el mensaje que la gente quiere escuchar. De acuerdo contigo 100%. Ojala que llueva cafe.

Reyes Theis dijo...

Excelente artículo. Un dato adicional a tu reflexión. De acuerdo a la más reciente encuesta de Datanalisis la gran diferencias a favor de HCh se da en el estrato D. Cuando se pregunta si Ch no fuera candidato, el aspirante oficialista pierde el respaldo de la mitad de ese estrato que decide abstenerse. Una campaña sencilla como la que propones sería de alto impacto en ese sector. Un abrazo.

PCARLES dijo...

Max, anos sin saber de ti...excelente articulo (esta compu no tiene acentos)...En Venezuela necesitamos un mondongo de PAZ con todos los venezolanos, al mejor estilo de un partido Caracas/ Magallanes, donde las diferencias pueden caldearse, pero donde triunfa el espiritu deportivo y nacionalista por sobre todas las cosas.