El blog de Max Römer: marzo 2012

domingo, 25 de marzo de 2012

Buscarle los tres pies al gato


Cada quien tiene su lado flaco, o su lado gordo. Unos por altos, otros por bajos, los más por feos, aquellos por guapos. En el mundo de la política complacer a la mayoría es tarea imposible, pero si algo tienen los políticos es que tratan por todos los medios de hacer que la vida de la gente siga adelante, a trancas y barrancas.
Que si el candidato tiene respaldo para la campaña, eso es malo porque quién sabe de dónde viene el dinero, máxime si no lo está regalando en las calles. Que si el candidato tiene un ojo torcido, malo también porque qué va a pensar la gente de otras naciones si nos comanda un virolo. En fin, los medios se regodean en los defectos de quienes quieren gobernar y también en aquellos que gobiernan.
Por otro lado, son los propios medios los que se olvidan de que son ellos los que colocan y quitan, los que ensalzan y los que exaltan, son los que buscan y… encuentran tres pies al gato. Unos porque el morbo de las patas del gato, sean tres o cinco, daría pie para mostrar al gato por la televisión, decir quién es propietario del gato, las aficiones de un gato como ese, las políticas de alimentación de un minino que camine un 25% menos, en fin, como a los políticos, machacarle hasta que la gente se haga fan en Facebook del gato en cuestión.
Si se trata de un político, una vez que tiene sus tres pies, el asunto es buscarle la razón de la pelambre, de las muelas que tenga o deje de tener… habrá que preguntarle a tanta impertinencia si estaría dispuesta a emprender una campaña política contra un dictador o, si por el contrario, estaría dispuesta a ser arte y parte de un gobierno. Ahí la respuesta sería bien interesante, un sonrojo particular, una respuesta con sonrisa de faralao, un carraspeo profundo porque sabe el interlocutor que no le gustaría que se sepa que también tiene tres pies.
En la campaña a la presidencia de Venezuela a Capriles Radonski le esperan muchas comparaciones, muchas demostraciones y sobre todo, mucho temple. Temple para andar tranquilo con tres pies o cinco porque, total, se cansará menos si su andar está distribuido entre tantos pies. ¿No?

domingo, 11 de marzo de 2012

La revolución vs. la Real Academia de la Lengua


Un informe sobre el uso del lenguaje en torno al sexo y el género de la Real Academia Española levantó una vez más las rancias angustias de igualitarismo en las filas más acérrimas del chavismo. Aquello de presidenta/presidente, ellas/ellos, niños/niñas y los y las adolescentes (allí pusieron el artículo en femenino y masculino porque si hubiesen podido escribir “adolescentas” lo hubiesen hecho) ha llegado a las mesas de los eruditos del español y se ha convertido en materia de examen.
Por supuesto que los abanderados de la revolución cuestionan a la RAE y mucho más cuando el gran logro de la Constitución Bolivariana –La Bicha- ha sido la inclusión de todos y todas en el proceso revolucionario. A decir de los chavistas esa forma de expresar es incluyente, es bonita, es para el pueblo. Lo que ocurrió de cara a la lengua española es que terminó siendo, como siempre lo fue, una ridiculez. 
Así, un informe que pretende mejorar el uso del español hizo que se elevara la voz de la presidenta del Tribunal Superior de Justicia Luisa Estela Morales quien dijo que el informe de la RAE trataba de eso, de ridiculizar a la revolución del moribundo proceso.
Más atrás fue Ana Elisa Osorio diputada ante el Parlamento Latinoamericano –Parlatino-  la que defendió las formas improcedentes de la carta magna venezolana. Dijo que “El lenguaje es un instrumento para luchar contra la discriminación" y defendiendo el lenguaje no sexista de la constitución agregó que es "uno de los principales logros de la revolución".
Lo más interesante es que si tomaran el tiempo de leer el informe, se darían cuenta de que efectivamente el no sexismo se escapa de lo cotidiano, de las formas del habla que tiene la lengua española y, por si fuera poco, queda como ejemplo panhispanoamericano del no se debe escribir ni hablar así.
Ahora, si nos vamos a condiciones de habla, de inclusión, de no sexismo, no son precisamente los chavistas los que saben incluir. El lenguaje de ellos los malos, los de la derecha, los que se ocupan de oprobiar contrapuesto al discurso de nosotros, los hijos de la revolución, los que sabemos lo que es la Venezuela bonita, no habla precisamente de todos y todas.
Porque y en eso me sumo a mi colega de la Universidad Católica Andrés Bello Francisco Javier Pérez presidente de la Academia Venezolana de la Lengua, cuando expresó que "Hay que comprender el espíritu del texto”. "Si leemos bien el texto de Bosque en realidad es un texto objetivo sobre un problema lingüístico puntual". Y  agregó "Hasta ahora no me he tropezado con nadie, ningún académico, ningún profesor universitario que diga 'Bosque se equivoca”.
Bosque no se equivoca. La equivocada es la revolución.


http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/09/actualidad/1331287609_278750.html

domingo, 4 de marzo de 2012

¿Será casual o causal?


Si vemos la prensa de estos últimos días, contemplaremos un remojo colectivo de barbas. Por una parte las Farc se han desmarcado de sus antiguos sistemas diciendo que devuelven a sus rehenes. Por otro lado la ETA ha dicho que se arrepiente, aunque sutilmente. Más allá es en Siria, Irán y Rusia buscan a toda prisa una lavada de cara con jabón de democracia. Evo Morales va y le dice a los norteamericanos que él no, que no tiene nada con el imperio.
¿Qué pasa? ¿Tendrá que ver la salud de Chávez en todo esto? Vamos a hacer un ejercicio de que así sea. Las Farc tienen el apoyo de Chávez y él es quien soporta los entrenamientos de la ETA en territorio colombiano. Por otro lado, el debilitamiento de la reciedumbre árabe del norte de África se ha desmoronado desde hace un año y mucho más con la muerte de Gadafi y la demostración de fuerza bruta en Siria.
No se escapa a nada que en Corea del Norte estrenan líder político, un chico imberbe que no da muestras de saber lo que hace más allá de calcar las prácticas de su padre. Mejor, alejarse de él. En África las hambrunas dejan con poco margen de maniobra a los líderes de férrea dictadura, porque ellos saben que la ecuación no funciona si la gente no puede alzar la mirada, así no hay reconocimiento de ese liderazgo que valga.
En el plano latinoamericano, las lealtades hacia el comandante Chávez pasan por la genuflexión necesaria, pero saber darle palmadas al posible sucesor está a la orden del día. Si de Irán y Ahmadinejad hablamos, el mostrarse distante es la mejor estrategia luego del final infeliz de Gadafi.
No parece casualidad lo que está pasando. Los países que otrora vendían armas se lo piensan ahora con calma, porque aunque el negocio siga siendo bueno, el terrorismo no está de moda y el armamentismo ha dejado las pasarelas por una política de paz que genere empleo, aunque sea en las tareas que antes eran propias de voluntariado, mientras que las recetas liberales hacen recortes con tijeras filosas ¡nada de punta roma que hacen menos daño!.
Si de sindicatos hablamos, tampoco se comprende cómo es que las reformas que se proponen para salir de las crisis sean tan mal acogidas, si desde hace tiempo plantean los mismos sindicatos reformas laborales que permitan la flexibilización de las contrataciones como vía de solución para mejorar el empleo.
Total que así vamos. No sabemos si es casualidad o causalidad. La situación planetaria depende del petróleo y es el crudo la respuesta obvia para tantas faltas. Pero, ¿y si no lo fuera? ¿Es que acaso no se sabe desde hace mucho cuáles son las soluciones energéticas pero no hay planes secundarios porque los intereses son muchos?
De feria. Así estamos. De feria.