El blog de Max Römer: La estratagema es un bumerán

domingo, 19 de febrero de 2012

La estratagema es un bumerán


Es muy interesante cómo se maneja el discurso político de Venezuela. Ahora que hay dos candidatos para las elecciones del 7 de octubre, el discurso de Henrique Capriles Radonski es de unidad, de suma, de todos, de contar unos con otros[1]. De emocionarse por el futuro, de saberse un solo pueblo con vocación democrática.
Hugo Chávez, por su parte, muestra haciendo un dibujo delante de las cámaras cómo ve al país. Lo divide entre buenos, a quienes llama “nosotros” y “ellos”, es decir los otros, los opositores a su gobierno, dice que son los que engañan a la patria que es de “nosotros” los socialistas, los patriota. Establece fronteras, pone colores. El rojo para el “nosotros”, el negro para el “ellos”[2]. Así, dando a entender que son menos que “nosotros” y que “ellos” deben ser arrojados al abismo fuera de las fronteras de la patria que es de “nosotros” los rojos.
Haciendo un análisis de la situación política, la condición de ambos candidatos es compleja. Por una parte, Capriles debe aglutinar cerca de siete millones de votantes duros para obtener la victoria presidencial. La fecha electoral es el 7 de octubre, día cercano en la que las lluvias torrenciales marcan el fin de la temporada y, que por lo general, dejan inundaciones y complejidad en las vías de penetración.
Chávez tampoco lo tiene fácil. Lucha por su salud y por devolverse aquellos seguidores que le han ido abandonando a lo largo del camino. No sabe cómo sumar, su trabajo se basa en la división, en la resta, la expropiación, el dar regalos sin fundamentos, en mantener a sus votantes contentos gracias a las dádivas milagrosas llamadas misiones. No ha sabido aglutinar, en 13 años de gobierno, al pueblo Ni-Ni (ni es de la oposición ni de chavismo) que es un tercio del electorado.
Capriles tiene el respaldo de todo el mundo político opositor. Debe ir con tiento y certeza de pasos avanzando sin equivocarse, sin dar traspiés. Chávez debe buscar por todos los medios cómo ponerse una piel de cordero sobre esas fauces de lobo que han destrozado todo el parque empresarial. Tiene el empuje de querer aglutinar a los Ni-Ni, sabe que debe luchar con astucia en contra del oprobio y, lo más importante, no tiene miedo porque conoce las debilidades del monstruo.
Chávez está aterrado. Por un lado el cáncer que lo va mimando como dicen las lenguas galenas y por el otro lado, el cáncer de su propia inacción política, de la corrupción de los suyos, de las complejas situaciones que no puede manejar en el interior del chavismo, divisiones y pugnas que él mismo ha ido creando por aquella máxima militar de “divide y vencerás”.
El gobierno de Chávez a la vez, no sabe cómo batallar contra la avalancha de votos opositores que le viene. Quiso tomar las riendas revisando las papeletas electorales, hacer una nueva lista de persecución y le salió el tiro por la culata. Ahora sus secuaces dicen que las primarias fueron fraudulentas  y que la oposición es el ogro al que sus huestes deben vencer, así como en el dibujo bicolor del comandante.
La estratagema, que significa es su segunda acepción “engaño artificioso” se le devuelve al comandante como un bumerán, va directo a su cuello. Una estratagema que lleva 13 años usando y que la juventud impetuosa de Capriles conoce de cerca. Solo el tiempo, la fortaleza de la ciudadanía y su ejercicio democrático delante de las urnas dirá quién será el vencedor: David o Goliat.


1) http://www.noticias24.com/venezuela/noticia/91382/en-video-asi-fue-el-efusivo-cierre-del-discurso-de-henrique-capriles-radonski/

No hay comentarios: