El blog de Max Römer: noviembre 2011

domingo, 27 de noviembre de 2011

Déjà vú alimenticio


Ahora resulta que es la oligarquía venezolana la que esconde alimentos. Ahora resulta, otra vez, que los militares irrumpen en los depósitos de víveres para decir que es la oposición la que acapara. ¿Recuerdan los lectores al general Acosta Carlés dando una lección de urbanidad y buenas costumbres? Por si lo olvidaron, les copio este enlace de sus buenas maneras http://www.youtube.com/watch?v=px04jhigE-0
También resulta que todo el aparato del gobierno a través de Mercal, sus marcas creadas ad-hoc y sus criterios de importación desde todo aquel país que les venda cualquier cosa que se pueda comer, son meras especulaciones de los medios de comunicación. Resulta, ministro de la alimentación Osorio que ya está. Que el cuentico nos lo sabemos, que la gente sabe de los contenedores repletos de comida que dejaron podrir en los puertos por la inoperancia del gobierno militar y despótico que gobierna a Venezuela desde el siglo pasado.
Es patético ver cómo con una cámara de TV y un par de periodistas, sean los chavistas tan manipuladores y hacer creer que la crisis alimentaria venezolana se debe a los pocos distribuidores privados que quedan en el mercado de abastecimiento de comestibles. Si no hay leche es porque no se ha fomentado el agro, si no hay legumbres, igual. Lo que falta en Venezuela para dar de comer es voluntad, gónadas para emprender transformaciones en materia agrícola, no shows mediáticos, ni acusaciones a la oligarquía. Observe que, de tanto señalarla, ha quedado minimizada a una especie de sombra a la que hay que acusar de cualquier manera, así como se acusa a los gatos cuando alguna cosa falta en la batea (artesa para lavar).
Lleva tanto tiempo en el poder el comandante colorado que se les olvida la larga lista de estrategias comunicativas que emprendieron un día. Lleva tanto tiempo la desmedida política que la falta de alimentos ya no es noticia, es lo ordinario, es lo que falta en los anaqueles de los mercados desde hace tanto que da igual lo que se ponga en ellos. Total, como me dijo un cubano hace dos décadas, cuando tenemos dentífrico no tenemos con qué ensuciarnos los dientes y cuando tenemos qué comer, no sabemos con qué limpiarnos.
Como ha sido la consigna, hay que hacer que la sociedad venezolana se iguale con la revolución. Se iguale hacia abajo. Que si le quedaba alguna cosa era dignidad y ya, de tanto manoseársela el comandante y sus secuaces no queda ni eso. ¿Cómo se llamaba? ¿Honor? ¿Era esa la divisa de la Guardia Nacional? ¿No era una de las frases del himno nacional venezolano? ¿No decía la virtud y honor?
De tanto bolivarianismo las palabras del comandante ya lucen a Caribe (piraña) disecado, a baba (caimán bebé) con liqui-liqui, a chinchorro (hamaca) con tricolor patrio tan mancillado. Un venezolanismo que es una caricatura, no un orgullo de serlo, sino una especie de sorna permanente, de mofa insulsa, de risita de adolescentes en un patio de recreo.
Si hay una vergüenza planetaria es lo que ha hecho Chávez con Venezuela. Un país que le confió su futuro, que creyó en que lo libertaría de la corrupción, que le sacaría del hambre, de la falta de trabajo, que le devolvería la dignidad y le diferenciaría de aquellos tiempos del “ta’ barato mayamero”, es hoy un país devastado, acabado, con una población diezmada a balazos o, que de tanto horror, huyó fuera de las fronteras y hace vida en otras latitudes.
Si en algo se parece el comandante mandante venezolano y su gobierno es a un sábado por la tarde haciendo zapping. Seguramente nos topamos con las mismas noticias de hace 10 o 12 años. Un déjà vu. Esta vez  alimenticio.

domingo, 20 de noviembre de 2011

¡Llamen al fontanero!


Las reparaciones domésticas tienen sus días. Todos lo sabemos, nos creemos manitas y tenemos un montón de herramientas en los armarios para ese día en que tengamos que arremangarnos y meternos bajo el lavabo. Pero, de tanta chapuza, de tanto maquillaje mal hecho en el hogar, hay que llamar al fontanero.
Y eso está pasando ahora en la política. Italia es un ejemplo de las chapuzas llenas de maquillaje e implantes capilares, atenciones de signorinas ofrecidas por Il Cavaliere que no sólo hicieron mofa de su capacidad de playboy, sino de su propio gobierno que terminó necesitando de un trabajo de fontanería mayor.
Grecia, otro tanto parecido. Portugal no se quedó atrás, y hoy, España a falta de fontaneros, de tecnócratas, elige su futuro político en una crisis que, a decir de la vecina de las monedas de oro Ángela Merkel, es peor que la posterior a la segunda guerra mundial.
La semana que pasó dejó una estela de aullidos de dolor y pánico en todos los mercados del Euro. Desde el país del Roquefort para abajo le pedían de rodillas a los alemanes piedad en materia de apoyos, de subsidios a sus economías. Mientras, enfundada en su espartana chaqueta, la canciller les decía que los recortes en casa eran los que salvarían a la economía. Nada de seguir sacando dinero por el tapón de goma de la hucha para comprar chorizo para las lentejas, mejor que las hagan con lo que quede del hueso.
Y así. Hasta los dibujantes de la prensa, pintan a la de la Prima de Riesgo como una chica gorda que come sin parar, que se mete en los palacios de gobierno y parece que sacan a los inquilinos. Términos que si para los dibujantes son complejos de expresar, quienes tienen a parte de su parentela en casa por la misma crisis, y oyen hablar por la radio de primas italianas, griegas, españolas, francesas, están que se compran un cerrojo más grande y se encierran bajo siete llaves hasta que las primas esas se ahoguen de tanto comer.
Pues ha llegado el tiempo de que el fontanero nos explique, factura en mano, que no le demos muy fuerte al grifo -porque se rompen-, que no arrojemos alimentos por el caño del lavaplatos –porque se tapan-, en fin, consejos que nos damos en casa a diario y que, hasta que viene la cuenta del fontanero, no emprendemos con la disciplina que nos toca.
Ha llegado ese momento en que apretarse el cinturón es una tarea colectiva, porque de todos ha sido el esfuerzo de crear la zona euro. Ha llegado la hora de que nos pongamos serios y exijamos apoyos técnicos para salir de la crisis. Apoyos económicos de las grandes empresas trasnacionales para inyectar confianza en los mercados, mirar hacia oriente donde las economías lucen más prósperas aunque tengan salarios de cuenco de arroz.
El próximo partido mayoritario de España no va a necesitar suerte, va a necesitar energía, aguante y empuje, capacidad de explicación, buena comunicación para mostrar la factura y, poder decirle a los españoles que sí, que la prima de riesgo es alta, que debemos adelgazarla, pero que, con el sacrificio de todos, se saldrá adelante.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Apuntes de cuaderno


Esta entrada coincide con el cuarto aniversario del blog. 
Agradecemos su compañía y lectura, así como el ánimo que nos insuflan 
cada vez que colgamos un artículo en este espacio.
Max Römer

Vender el sofá, ha sido la estrategia encontrada en la eurozona para solventar la crisis de la moneda europea. Irlanda, Portugal, Grecia e Italia han salido de sus jefes de gobierno para dar pie a las medidas políticas necesarias para sanear las economías. El mecanismo español ha sido el menos drástico, pero con salida presidencial también.
Lo interesante es el futuro inmediato que, sin la adecuada comunicación política, será imposible dar a entender a los miles de funcionarios públicos que los recortes que vienen y, se deberán mantener, son el sacrificio que corresponde al anterior estilo de vida lleno de dispendio.
Boicot a Telecinco por manipular la información en el caso de Marta del Castillo ha sido la estrategia que tanto anunciantes como público ha encontrado para dar a entender al medio de comunicación que con el derecho a la información no debe tergiversarse. La Noria, con su otrora empaque de seriedad periodística deterioró su imagen, sus arcas y lo que es peor, su credibilidad por algunos segundos de gloria.
De libertad de información hay una demanda por parte de Radio Nacional de España a la Liga de Fútbol Español por no dejar que las radioemisoras transmitan los juegos directamente en los campos deportivos. Si hay una tradición es narrar el futbol por radio, un ejercicio de descripción periodística que es seguido por fanáticos que, buscando en las voces de sus narradores, pretenden imaginar  glorias y desventuras de las oncenas.  
El debate de Rajoy y Rubalcaba ha dado un tono interesante a la campaña de las elecciones generales españolas. En el debate, a ratos de aparente triunfo de Rajoy, en otros de Rubalcaba, ha dado un tono reflexivo a quienes buscando en los planes de gobierno han visto que de retórica pareciera que están llenos y que bajo el camuflaje de las palabras bien sonantes se esconden medidas de dura austeridad, recortes en los distintos asuntos que son propios del estado. Estas llamadas de atención, a nuestro juicio, son debidas a la forma subrayada que Rubalcaba dio al debate… aunque por lo que las encuestas dicen, las decisiones para bien o para mal, estarán en manos en breve del Partido Popular y Mariano Rajoy.
De otras campañas destaca la Operación SWAT encargada por Chávez para rescatar al beisbolista secuestrado Wilson Ramos. La opinión pública volcó sus twitts a solicitar el rescate y, como si de una acción enfundada en lycra se tratara, el comandante logró liberar al deportista en tan solo 48 horas. Ojalá que a los hijos del pueblo, esos que no son topic trend también los liberaran del yugo opresor de la delincuencia organizada y desatada desde que el comandante está en el poder.
El deporte no es solo para superdotados. Maickel Melamed, da demostrado que el deporte es para quienes tienen empeño y afán de superación. No es político, sino activista por los derechos humanos y eso, es digno de ser felicitado y emulado.




domingo, 6 de noviembre de 2011

La ecuación del pensamiento único


Las acciones estratégicas del comandante colorado siguen sin dejar de sorprender. Ya en 2001 el pueblo protestó, y bastante, contra la intervención del gobierno en la educación. Bastaron 10 años para que el texto único escolar se convirtiera en una realidad que lleva al pensamiento único.
La reciente decisión de hacer que los estudiantes de los colegios en Venezuela lean solamente los libros editados por el gobierno del presidente Chávez, es la vía más expedita para que el disenso deje de existir en las aulas. Se acabaron los debates, las manos alzadas para decirle a los compañeros de clase lo que también leí en el otro libro, las posibilidades de ver otros ejercicios y formas de ver. Se acabaron los esfuerzos de profesores por escribir textos escolares y, las editoriales que vayan a la quiebra, total, al comandante lo que le interesa es que la gente le siga a pesar del hambre y el desempleo. Vea que los niños limpios y en uniforme se ven muy bonitos al lado del comandante en las fotos y si los libros son iguales, mejor, que así la foto queda más linda.
Los autócratas necesitan del pensamiento único. Es la forma de manejar los hilos del poder hacia el pueblo. Si el dictador dice algo, que los demás lo copien con letra clara y bonita, lo repitan como loritos amaestrados, porque… ¡Ay de aquel que no lo haga así! ¡Mire que se convierte en el tuerto del país de los ciegos! Y el único ojo que puede quedar en un país así es el del que manda más.
En los derechos humanos la libertad de pensamiento está unida a la de expresión, a la de información, a la de prensa, a la de opinión, así que en el pensamiento retorcido y sin hilvanar del presidente rojo sale esta ecuación: libro único + contenidos aprobados desde mi despacho + discursos por televisión y radio = patria libre para seguir cometiendo fechorías.
Esa ecuación de poder al mejor estilo de Mao funciona, señor Chávez, un ratico, ese que usted sabe le queda en la silla, porque en cuanto espabile alguno que venga con su baúl con un par de libros diferentes, estos circularán de mano en mano envueltos en papel de estraza –porque de periódico pronto no dejará usted que se haga, so pena de convertirse en quien lo porte en traidor a la patria-  llevarán la cultura al pueblo, dejarán la vista clara, pondrán en perspectiva al mundo, darán luces a quienes se quieran ilustrar.
Déjese de democracias de cuaderno y aplique las promesas televisuales que ha hecho. Déjese de señalar con el dedo y ponga a trabajar a las empresas que ha expropiado. Déjese de cerrar medios de comunicación y permita el flujo de información. Déjese de tapar el sol con un dedo y combata la inseguridad.
¡Claro! Ya recordamos por qué es que no lo hace. Porque necesita a un pueblo ignorante y sumiso, que se conforme con un cuenco de comida al día, que no trabaje por lo suyo sino que le deba la vida, que le deba el caminar y la respiración. Que por una escudilla de arroz vista su camiseta rojita, vocee en las calles su nombre, lo enaltezca en el poder y le permita lucir esa mirada única en ese país de ciegos que está creando desde 1999 cuando en aquel febrero fatídico juró acabar con lo que había y darle vida a un proyecto revolucionario que no ha sido más que hambre, desempleo y permisividad a todo aquel que le sea leal.