El blog de Max Römer: ¿O NU te enteraste?

domingo, 9 de octubre de 2011

¿O NU te enteraste?

Da vergüenza. Dan vergüenza las declaraciones arbitrarias, maniqueas y manipuladoras del canciller Nicolás Maduro, del contralor general de la república Carlos Escarrá, relativas al respeto de los derechos humanos en Venezuela.
Venezuela quedó aplazada, raspada, suspensa. Nada de glorias al chavismo como dicen a la prensa venezolana el par de fariseos que acaban de empezar la campaña de su jefe. Los países de la OTAN en esta reunión convocada por la ONU, con toda razón, le reclaman a Venezuela algunas inconsistencias. Aspectos que, según el canciller,  no pueden ser reclamados porque no están dentro de los criterios soberanos plasmados en la constitución… olvidando deliberadamente quela propia “bicha” (así denomina Chávez a la Constitución que encargó escribir a su medida) reconoce como fundamentales los tratados y convenios internacionales.
Escarrá, como abogado constitucionalista que es, sabe perfectamente que se están violando los derechos humanos en muchos sentidos y, para darle lustre a alguna condición favorable, dice que en Venezuela no hay esclavitud infantil. ¡Claro que no la hay! No podría haberla porque la esclavitud se abolió en el siglo XIX y, además, porque si de algo el gobierno chavista no puede hablar, ni siquiera tener nombre, es del buen trato que ha recibido la infancia abandonada. Chávez prometió que no habría más niños indigentes en y, que si eso seguía ocurriendo, se quitaría el nombre.  ¿Qué mayor esclavitud que no tener la libertad de informarse para educarse? ¿Qué mayor esclavitud que estar condenado al oscurantismo de la ignorancia? ¡Basta de paparruchas!
Si en materia de violencia, Venezuela queda en cuarto lugar del continente americano, alcanza  leer la cantidad de muertes por armas de fuego y las medidas de risa que proponen los secuaces del chavismo, la última, marcar con colores las balas para saber quién fue el que disparó. Si se trata de libertad de expresión, cuente cuantos medios de comunicación pasaron de manos privadas a ser regentadas por el teniente coronel (285 radioemisoras en 2009); si es en derecho a la salud, pasee por los hospitales y pregúntele a los médicos cómo les trata; si es en educación, revise con cuidado los índices de culminación de la escolaridad…
La OTAN tiene razón, señores Maduro y Escarrá. Nada de estarle maquillando la información  supuestamente tendenciosa y malintencionada a los venezolanos que ya están afilando el lápiz para votar en un año. Las condiciones de injusticia social son tan extremas que no hay propaganda política que las tape.
¿Por qué no asumen el fracaso de la revolución y se rinden? ¿Saben por qué? Porque de hacerlo irían al tribunal de La Haya por crímenes de lesa humanidad, por defraudar a las madres que les confiaron sus votos, por no dar oportunidades a la gente para que se desenvolviera en paz, por haber sembrado el odio entre hermanos, por alzar la mano contra los padres.
El examen que presentó el chavismo en la Organización de las Naciones Unidas demostró que no se estudió con conciencia internacional las repercusiones de una política hecha a la medida de los mandantes, sino que se creó una triste caricatura democrática, un parapeto de irrespetos y de vejaciones que están tatuadas en la piel de Venezuela y que, afortunadamente, quedó desnuda, una vez más, ante el mundo en este mes de octubre de 2011. 

No hay comentarios: