El blog de Max Römer: Pelea de gallos

domingo, 18 de septiembre de 2011

Pelea de gallos

En la contienda electoral por la silla presidencial venezolana, muchos gallos finos se diputan el campeonato para ir en contra del gallo mayor, el de la cresta colorada. El ruedo está armado, los gritos por recoger apuestas por los distintos gallos se oyen a lo lejos, las apuestas en  la banca.
Los gallos expanden sus pechugas, muestran su plumaje, se adornan las patas con espuelas de plata, se rapan las plumas que los hacen vulnerables, les enfrían los calores con aguardiente. Unos, que si tienen la experiencia de las canas y las huelgas de hambre; otros, que estuvieron presos y han batallado siempre dentro del corral del gallo colorado; los mas, sacados del gallinero, acaban de entrar al círculo de la disputa y se creen vencedores.
Pero, y esto lo sabe el gallo mayor, el colorado, los gallineros tienen un solo gallo. No hay espacio para otro, así que las luchas que vienen son para que de todos los gallos surja uno, el que se pueda picar con fuerza el ojo al gallo mayor, el que no le tenga miedo a las espoladas y picotazos, el que sepa combatir desde abajo y dar el golpe de gracia por debajo de la nuca, ese que dejarán sin aliento al gallo perdedor.
En la mesa de las apuestas el gallo colorado paga 60 a 1, mientras que de los demás gallos, el que tiene el mayor favor del pueblo paga 20 a 1. La cosa está en demostrar que la habilidad y la juventud juegan a favor del gallo fino que paga poco, que en el ruedo de una buena pelea, que sepa combatir con las garras, que una vez hecha la faena se monte sobre el cadáver de su contrincante y que el quiquiriquí se oiga en todas las comarcas.
La tarea luego es titánica. Limpiar ese gallinero de tanta desidia, de tanto estercolero, de las corruptelas, va a requerir que el gallo ganador sume a los otros gallos, los que hicieron las muchas peleas por la clasificación, se metan en redil, sean buenos en su gestión de producir para la granja y se dejen de agitar alas y cantarle al sol tratando de destacar. Les toca a los gallos que pierdan en esta justa, hacer la coral de los gallos, una coral con gallinas, pollos y otras aves de corral… porque la gallina de los huevos de oro, la pobre de tanto poner, la mataron los del gallo colorado y, lo que queda, son unas pocas yemas desparramadas por la tierra.

No hay comentarios: