El blog de Max Römer: ¿Hay libertad?

sábado, 24 de septiembre de 2011

¿Hay libertad?

Esta semana antes de la entrada del otoño, la libertad de prensa, opinión, información y comunicación ha tenido dos importantes zarpazos. En un caso, una herida mortal, en el otro, un punto de sutura.
En Ecuador, a la usanza chavista, “la corte de apelaciones ratificó la sentencia contra el exjefe de opinión del diario “El Universo” por una demanda de injurias presentada por el presidente Correa” (Agencia EFE), acción que levantó muchas voces de protesta desde el mundo periodístico.
En España, el consejo de informativos de Radio Televisión Española, adoptó una medida que ocasionó que la opinión pública ibérica se enfocara en denunciar los intentos de limitaciones a la libertad de expresión, y en especial de información, lo que hizo que el consejo reculara y hasta dimitiera el representante de Comisiones Obreras.
En otras latitudes, lo de siempre. Cuba, Venezuela, Irán, China son ejemplos diarios de estos cercenamientos. Pero, aquí viene el acento, ya no se trata de gobiernos de derechas o de izquierdas, sino de usar a la información o las decisiones institucionales para tapar las crisis diversas, internas, externas, económicas con esos criterios simplones de querer usar un dedo para excluir al Sol del firmamento.
La pregunta de rigor, desde la ciudadanía, desde el periodismo, desde el derecho y la justicia es si realmente existe la libertad. Es una pregunta que cae en el terreno de lo retórico cuando está en manos de quienes sabiéndose poderosos, esgrimen conclusiones para todos desde la singularidad de su cargo. Se consideran abanderados de la verdad, de su verdad y no se dan cuenta de que tienen una influencia enorme, sin contar que por todas partes surgen Robin Hoods que defienden los intereses de quienes son sus verdaderos empleadores: los ciudadanos.
Uno de estos paladines de la justicia fue Juan Ramón Lucas cuando en su programa “En días como hoy” que se emite por Radio Nacional de España, entregó al consejo de informativos de RTVE, una muestra de la decisión arbitraria que habían tomado. Colocó el jingle musical de los noticiarios franquistas, el NO-DO. Lucas sintió que le estaban latiendo en la cueva y sacó su artillería de creatividad. Fue suficiente. La prensa, los twitts se hicieron eco de los desmanes de los funcionarios y, aparentemente, fin de la historia, al menos por el momento.
En Ecuador, se vivirán tiempos complejos en materia de libertad. Sobre todo, porque cuando son los tribunales superiores los que emiten fallos en contra del derecho, es la autocensura la que opera como escudo protector, o el cuerpo mismo cuando es penetrado por una bala silenciadora.
En las diferentes latitudes los periodistas y los medios de información son cómodos para llegar al poder, mas sobran cuando se convierten en esa voz de la conciencia colectiva que puede sacar del poder a los que están sentados en las sillas de terciopelo. Así pues que, periodistas y ciudadanos son los garantes de las libertades de prensa, información, comunicación, pensamiento y opinión, porque si la tarea se la damos a los medios o a las instituciones, quien sabe si se podrá hacer la pregunta ¿hay libertad? Pues, a ratos. Solo a ratos en algunas calles. 

No hay comentarios: