El blog de Max Römer: Cinismo empacado al vacío de información

domingo, 3 de julio de 2011

Cinismo empacado al vacío de información

Con esto de la enfermedad de Chávez -que por cierto nadie desea mal al presidente desde esta columna- y gracias a las artes manipuladoras que ha desarrollado la autocracia ministerial del gobierno colorado, se desataron en Venezuela y el mundo hondas especulaciones, malentendidos y lo que es peor, desinformaciones que contravienen a la constitución.
Resulta que el chavismo se ocupó en 1999 de adjetivar de tal modo a la información que tejió, no sólo para la prensa opositora, sino para la oficial, una serie de compromisos que, en este caso del absceso pélvico del comandante, se les fue de las manos.
Un ejemplo de un mandatario reciente, enfermo y de cáncer, fue el de Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid. La señora se fue a un chequeo médico de rutina y, le descubrieron un tumor. Se operó, estuvo de baja por salud y, airosa, orgullosa, humilde, dejó ver que su gobierno tiene un buen servicio de salud, que los médicos son estupendos y que es bueno acudir a los exámenes médicos de rutina para mantener la buena salud. Sus médicos hicieron lo adecuado, informar de su condición de convaleciente. Tan bien hecha la estrategia en torno a su enfermedad, que su popularidad subió por lo cercana que resultó su condición humana y de mujer.
En el caso de Chávez, ya nadie cree lo de la rodilla y la muleta. El hombre estaba tan adolorido que no podía ni caminar. ¿O sí? ¿Estaba enfermo de la pierna y lo trataron? Dan un paseo por América Latina para marear la perdiz, y termina en Cuba. Lo operan del bajo vientre y… el mutismo. Un mutismo que pasa por la ausencia de un parte médico, de una rueda de prensa del equipo de galenos tratantes. ¿Por qué? ¿Será una estrategia de comunicación política más? Las sospechas están sembradas y nadie sabe a ciencia cierta qué le pasa a Hugo Rafael.
¡El comandante no tiene sino un absceso pélvico! ¡Está de lo mejor! Bramaban sus ministros, todos expertos en adular, engañar y dilatar la información. Nada de cáncer. ¿Cáncer? ¿El inmortal presidente tiene cáncer? ¡No! Inmorales, desvergonzados eso es lo que son los chavistas del gobierno. La madre fue la que dio mejores señales de una enfermedad delicada, madre al fin. ¡Pobre pueblo!
Pasaron los días y la desinformación se convirtió en rumores y los rumores en certezas y las certezas en columnas de prensa que buscaban información lo más veraz posible, atendiendo que lo que se dijera fuese oportuno sin caer en las trampas del chavismo y su constitución a la medida del teniente coronel.
Pues sí. El presidente tiene cáncer. Salió él mismo por televisión diciendo que tiene cáncer y que le toca guardar reposo, seguir un tratamiento y, entonces allí sí, rezó otra vez. Cada vez que tiene un problema, levanta los ojos a la religiosidad y pide que oren por él. De resto, los curas son demonios vestidos con sotana y las religiones son execrables de la faz de la tierra.
Una vez más se violan a los derechos de los ciudadanos. El derecho a la información veraz y oportuna se masacró, se pisoteó, se abofeteó. Jaua, Maduro y los secuaces escarlatas se burlaron de los venezolanos y de todos aquellos que atentos, siguen las peripecias del “héroe” del siglo XXI tocado ahora por la peor de las kriptonitas. Ahora piden que no se haga burla de su condición de salud. ¡Qué entusiasmo para buscar reprimir por todo! ¡Qué cinismo empacado al vacío de información! ¿Y todos los presos políticos que requieren tratamiento? ¿Y el desastre de la cárcel de "El Rodeo"? Hay cánceres sociales y políticos sembrados por el chavismo desde hace más de una década.
Señor presidente, la hombría que tanto le gusta esgrimir hay que expresarla siempre. Si el cáncer le ataca y debe tratarse, pues dígalo y no le dé largas. Sus ministros, usted lo sabe porque así los ha escogido, son focas que tocan el claxon y aplauden… todo por su sardina. Unas sardinas que usted ha sabido administrar muy bien.
Ahora, lo mejor que puede hacer es administrar su tiempo para que se mejore, se someta a la campaña electoral de 2012, pierda las elecciones y vaya directamente al tribunal de La Haya, donde le espera la justicia internacional. Así pues que, ¡Mucha salud!

No hay comentarios: