El blog de Max Römer: Barájalo mas despacio

domingo, 8 de mayo de 2011

Barájalo mas despacio


El discurso de Obama del 1 de mayo, como dije en el artículo anterior, no tiene desperdicio. Lo que sí nos ha dejado perplejos ha sido la entrega de información a lo Corín Tellado que ha permitido todo tipo de especulaciones.
Primero, un tiro de gracia en el ojo, luego otro en el pecho, más tarde, no lo mostramos porque no es apto para cardíacos. Una información super secreta que desvela por twitter el exsecretario de Rumsfeld (además del observador ingenuo de Sohaib Athary) que, en apariencia, lleva a Obama a apurar un discurso, con las palabras adecuadas que nos generó una confianza instantánea. Luego, una aparición a través de CBS en la que se dice que no, de ninguna manera se mostrará como un trofeo a Bin Laden. ABC y NBC hacen fila esperando tener en sus estudios al protagonista de excepción que es Obama.
Los medios de comunicación se revientan de opiniones, comentarios de lectores, especulaciones y algunas certezas. La gente no hace sino preguntarse cómo es la cosa de ahora en adelante y, mientras tanto, se trata de hablar de fútbol, de la boda real, o del beato Juan Pablo II, así, como para no imaginar demasiado, como en una conversación frente a un féretro que no estamos muy seguros si será el nuestro.
¿Cómo es la cosa? ¿Qué debemos esperar? Lo que si creemos es que la administración de Barack Hussein Obama no se va a jugar una carta falsa sobre la muerte de Bin Laden con todo lo que está sobre la mesa. Para muestra, los vídeos entregados a los medios de comunicación en los que se ve a ese Bin Laden doméstico, en la misma casa en la que fue asesinado. Son demasiados frentes para jugar a la popularidad con una información de este tipo en la que se implica, como el mismo Obama dijo en su discurso del domingo, no sólo a los Estados Unidos, sino a sus aliados.
Si uno lo medita desde la paz de su sillón, le da pavor el solo hecho de pensar que no se midieron con frialdad cada una de las causas y sus consecuencias. Por ejemplo, arrojar el cuerpo al mar, disparar sobre un hombre desarmado… En fin, la lista de las inquietudes recorre el planeta y no hay cafetería en la que no se remueva el azúcar con cierta desconfianza por el futuro.
La secretaria de estado, Hillary Clinton dijo que fueron los 38 minutos más intensos de su vida, y Obama visitó Ground Zero y colocó una ofrenda floral en memoria de los muertos del 11S… Para Irán, esta operación de asesinato de Bin Laden es muestra del fracaso norteamericano. Les llevó diez años de búsqueda y ahora no tienen razón para seguir en la zona. En fin, las imágenes y declaraciones se irán sucediendo hasta que vayamos esclareciendo –o no- este momento de nuestra historia contemporánea. Algunos han dicho que pareciera que 10 años de búsqueda no les permitió tiempo para desarrollar una estrategia de comunicaciones más allá del discurso de Obama y de allí, el rosario de equívocos, aunque desde nuestro punto de vista, lo que se ve son jugadas de expertos en póker porque Al Qaeda salió al ruedo y dijo que sí, que su líder había sido asesinado por los EE.UU. y, que estaban preparando la contraofensiva.
Lo que sí se debe pensar, es que especular sobre lo que se ha debido hacer o no, no tiene sentido. Ya pasó. Lo importante es qué va a pasar, qué medidas tomarán los gobiernos no afectos a la Yihad (guerra santa musulmana) y a Al Qaeda y, en especial, dónde debemos depositar la confianza los ciudadanos porque esa mano de baraja la vemos muy rápida y preocupa.

No hay comentarios: