El blog de Max Römer: Mou y el micrófono (y 2)

viernes, 29 de abril de 2011

Mou y el micrófono (y 2)

La otra visión de Mou frente a los micrófonos es la del ególatra. Venía desde antes del partido provocando a Guardiola, llamándolo nuevo modelo de entrenador.
Un actor de primer orden, una visión del trabajo de equipo e institucionalidad que podría llevar a catalogar de triple X las formas. Nada de que los niños vieran esas reacciones, más bien todos en la cama arropados y soñando con la velocidad de sus jugadores en el campo y las peripecias por un gol, antes de que viesen semejante “pornografía” frente a los medios.
Las perlas de su discurso se han replicado en todos los medios, tal y como le gusta hacer. Perlas como, al Barça lo quieren porque luce en la camiseta el logo de Unicef. ¿Cómo se mete con la labor de este organismo que se dirige a los niños? O, que Guardiola ha ganado la Champions anterior por escándalo tal y como hará en esta justa. Otra, que ya se consideraban perdedores porque no estarían ni Torres, ni Pepe, ni él. Y, ¿Los demás? Están Kaká, Benzemá… una afición a la que hay que respetar, un equipo y una tradición que son lo que les hace ser merengues.
“Mou” demostró en la rueda de prensa una patanería indigna del madrilismo. Una antesala para una llamada de Florentino Pérez y el abucheo de muchos de los que lucen la camiseta patrocinada por Bwin.
Claro, hay que reconocer que el árbitro hizo lo que le pareció, que la echada del campo de Pepe fue una atrocidad que se cargó al partido y a la vuelta y, que la UEFA sabe los millones de euros que están por detrás de esos partidos, pero Mou no es quien para descalificar ni mancillar un orgullo que es casi un gentilicio.
Un locutor de radio decía que “Mou” no era del Real Madrid, sino que era del “Real Mourinho”, un comentario que habla de la egolatría de un hombre que no ha sabido hacer equipo sino con él mismo, que piensa en las consecuencias de sus palabras en lo famoso que será después. Todo un juego de comunicación pública y política donde la malacrianza parece una estrategia bien llevada para dar al traste con la Champions y para desde ya, librarse de la pérdida de la copa.
Lo que sí es cierto es que si el PIB subiese por hablar de Mou, sin duda seríamos millonarios.

No hay comentarios: