El blog de Max Römer: Paroxismo de la ridiculez o cómo ser líder del infinito y más allá

domingo, 27 de marzo de 2011

Paroxismo de la ridiculez o cómo ser líder del infinito y más allá

El comandante no tiene de qué hablar. Ya cayó en el paroxismo de la ridiculez. Es tal su incultura, su forma de hacer creer que es un erudito, que dijo en días pasados que la ausencia – a la fecha– de vida en Marte se debe al capitalismo que acabó con todo ser existente en ese planeta, tal y como ocurrirá si se sigue batallando por el petróleo. ¡Señor! ¡Deje de hacerse el sabio! Si la NASA invierte en explorar Marte para saber de nuestra posición en el cosmos, sus opiniones quedan sin altura.

De temas espaciales no sabe, porque de petróleo usted es el que más sabe. Se lo sabe al dedillo, al punto, que fue capaz de despedir, silbato en boca, a casi toda la industria petrolera en el año 2002-2003 para contratar gente nueva que sí sabía de exploración, explotación, producción y refinación de crudo. Sabe esta gente suya tanto de comercialización de derivados del oro negro que le llevan boyantes las arcas del estado. ¿No? Si no es cierto, está usted en serios problemas de liquidez y entonces, el paroxismo de la ridiculez será su signo.

Si quiere demostrar su admiración por Gadafi y el resto de sus amigos del planeta, hágalo. Total, todo el mundo sabe que usted es aliado de los despotismos de muchos y que a medida que pasan los días, más relaciones de afecto muestra hacia el totalitarismo. Por favor, sus opiniones sobre la vida de otros planetas nos demuestra lo ridículo que es usted frente a un micrófono.

Ya su ridiculez llega a tal altura, que perdió el respeto que se le tenía y, para muestra, en las fallas de Valencia de este año lo vistieron de Superman, así con licra y capa, con los calzoncillos por fuera… Pero, le recuerdo señor de los anillos de Saturno, que el súper héroe tiene su debilidad, la criptonita verde. Una criptonita que se llama Maigualida, esa que se le plantó (sugiero ver este vídeo http://www.globovision.com/news.php?nid=182101) y le dijo sus cuantas verdades. Que se cansó de tanta mentira de funcionario. Ella, señor comandante, es gente de pueblo, es una mujer de esas que no se frenan ante nada, de esas que son ejemplo y guía. Ella es de esas mujeres que creía en usted y que ahora, defraudada de tanta tontería, le reclama con justicia que le resuelva su problema. Usted pensará, en esas reflexiones de baticueva, que no hay tantas maigualidas visibles en el panorama colorado venezolano y que ese dislate de sus secuaces al no controlar a la Maigualida, lo tapará con más horas de ridiculez televisada. Creo, señor de todos los poderes y propiedades, que se equivoca. La criptonita se esconde bajo los rostros más lánguidos. Rostros como los de los estudiantes, que ya cansados de que nos tomen en serio con sus huelgas de hambre, se cosen los labios para protestarle a usted, presidente del sistema solar, por las formas cruentas con las que trata a las universidades.

Eso sí, como todos los programas cómicos de la TV tiene su audiencia, y las encuestas dicen que sigue con alta popularidad para las elecciones del 2012. Que ya no tanta como en 2005, pero que ahí va. Encuestas que dicen que si la oposición se pone las pilas y se termina de decidir por un candidato único, podrían ponerle las cosas difíciles señor comandante interestelar. Sabemos que seguramente sabrá buscarse aliados en Venus, planeta inexplorado por el capitalismo y el comunismo que, probablemente esté intacto de chavismo y al que le está poniendo el ojo, por si acaso se queda sin el apoyo de sus “súper amigos”: Gadafi, Castro, Almadinejab, Correa, Morales y ese largo etcétera que vienen del infinito y más allá.

No hay comentarios: