El blog de Max Römer: Cambien ya al disc-jockey

domingo, 6 de febrero de 2011

Cambien ya al disc-jockey

De liderazgos aguerridos y economías globales
A los jóvenes estudiantes

Cuando en 2006 los jóvenes caraqueños de la Universidad Católica Andrés Bello tomaron las calles en repudio por el secuestro y asesinato de los hermanos Faddoul, la sociedad en pleno los respaldó. Se sumaron en minutos todas las universidades de Caracas. Pasó un cuarto de hora y toda la Venezuela estudiantil era un solo clamor. Una fórmula que esbozaba una sonrisa de satisfacción pegada al grito ya manido desde 2001 en la plaza Brión, aquel de “se va, se va, se va”.
Más tarde, la amenaza de cierre de RCTV se convirtió en bastión de lucha juvenil por la libertad de expresión, prensa y opinión. A esta suma, ya los profesores defensores de los derechos humanos, ninguno, nos quedamos quietos frente a las pizarras. Salimos a las calles a acompañar ese grito que culminó al mejor estilo chavista, con el cierre de RCTV y el estreno de TVES[i], canal de la revolución sin resultados de audiencia casi cuatro años después, como pasa con todas las acciones violentas y arbitrarias del comandante Chávez, estropeada, vejada y olvidada, eso sí, sumada a eso que llaman la revolución bolivariana y bonita.
Muchos de esos jóvenes hoy son representantes en instituciones políticas. Son diputados –que harán lo que puedan- en esta nueva asamblea nacional, espacio por cierto, también manipulado para obtener los votos necesarios para su adecuada constitución para respaldo de la revolución que, ya de tanto tiempo, parece un disco rayado en el mismo surco: “oligarcas, oligarcas, oligarcas”. El dics-jockey no se acuerda de levantar la aguja y, conforme con lo que oye, deja por años esa cantaleta que solo le gusta a él.
Los políticos opositores que debieron acompañar y tomar la batuta en ese ya lejano 2007, no lo hicieron con la contundencia social necesaria y, pasó lo que pasó. El disc-jockey siguió con la misma cancioncita, sin cambios en el dial, sin atender a los oyentes, total, la radio es de él y él es su propia audiencia.
Les toca su turno a los jóvenes en otra parte del mundo. Es el egipcio quien reclama ahora la salida de su disc-jockey. Quieren música en Ipods, renovación de espíritu político sin descargas piratas, sin retóricas políticas de partidos vetustos, y, ahí van, pegados a su plaza de la libertad, acompañados de la sindéresis del liderazgo y auctoritas moral de un hombre sabio, opositor al régimen de tres décadas de Mubarak,  Mohamed El Baradei.
Así, parece que la música cambia en todas partes. Como una radio de onda corta, la Unión Europea y los Estados Unidos ven con ojos de bondad la actividad de protesta. Les gusta esa tonada. Saben que la democracia no resiste embates de jóvenes bien conducidos, y que la situación democrática siempre es preferible a las diferencias religiosas con occidente. Ya verán cómo resuelven sus asuntos con los islámicos, por lo pronto, democracia, democracia y democracia. Suena tan bien como waka, waka.
Ahora, las cosas cambian. Así como Túnez encendió la yesca, Egipto no deja de ser ejemplo. Veremos qué le va a pasar a los gendarmes caribeños en estos tiempos de twitter, facebook y jóvenes aguerridos respaldados por la democracia y los ideales libertarios recién redescubiertos por los grandes de los dos continentes a los lados del Atlántico. La preocupación es el precio del petróleo y abastecer es el problema del momento. Si los jóvenes ayudan a abastecer de petróleo y gas, estupendo, sobre todo si nos permiten esgrimir democracia.
El Caribe y su petróleo venezolano serán el nuevo objetivo. Uno que garantice unos precios asequibles y, si el precio es democracia, los grandes irán por ello, fin de la historia de las autocracias. Así que ¡Vivan los jóvenes! ¡Viva la democracia! Se acabaron los respaldos ciegos y las negociaciones por conveniencia política. Los economistas globales queremos libertad económica, derechos humanos, libertad religiosa, control democrático, los depósitos de los coches llenos y, punto.


[i] Sugerimos leer este artículo de Ángel Ricardo Gómez del día 5 de febrero de 2011 en El Universal: http://espectaculos.eluniversal.com/2011/02/05/til_art_tves-privilegia-prod_2182875.shtml

No hay comentarios: