El blog de Max Römer: diciembre 2010

domingo, 26 de diciembre de 2010

ser familia

a mi familia, a mis lectores
¡Feliz Navidad!

ser familia es superar
ir pasando etapas
una carrera a tiempos diversos
de obstáculos
es ir sorbiendo sopas
aplacando calenturas

ser familia
la que hicimos un día
la que harán nuestros hijos
empieza en un beso
ese arrebolado de patio
que nos dice mucho del otro
que nos lleva a ser pareja

más familia se es al vivir los hijos
seres divisibles de nosotros sus padres
gente estupenda que se cree versión 2.0
que sabemos débiles
y que dejamos demostrarse que son de formato beta
-que ya verán si siguen evolucionando-
porque seguro que estaremos allí

ser familia es dejar la luz encendida
ese candil de la puerta
que es faro para puerto seguro

serán los hijos de los hijos
que ocuparán las rodillas cansadas
y que veremos tras las lentes de aumento
les contaremos los dedos
y les diremos los nombres de los árboles
nos reiremos de las gracias del perro
silbaremos juntos como el canario de la jaula
haremos una casa
jugaremos con las tazas
vestiremos muñecas otra vez
giraremos balones
gritaremos goles o no
luciremos los colores que nos hacen familia

familia es la madre
ser centrífugo y centrípeto
núcleo de afecto
distribuidor de sensaciones
árbitro sin silbato
césped siempre verde

ser familia es coger la maleta
hacer el equipaje de ilusiones
cruzar el océano cargando el hogar a cuestas
abrir nueva puerta dejar fluir la vida
tener un felpudo donde limpiar el corazón al llegar

ser familia es tomar la mano de la esposa
esa que es puro cariño
mirar la tele sabiéndola cerca
y descubrir que nos observa con pasión entusiasta
como ese día del patio

es ese café que le llevas a la esposa a la cama
que es despertador y ahuyenta las sombras
café de sonrisa
café cómplice
como aquel del primer paseo
o como ese otro que cerró una discusión
o como aquel de las vacaciones que quedó retratado en la mesa de las fotos

ser familia es estudiar con los hijos
saber que cada día estamos más lejos de las lecciones
maravillados con los trazos de tiza que quedan en sus mentes

familia es un viaje en automóvil
es una parada en el camino para ver el musgo
con la lupa salida de la navaja suiza
mojarse los pies en un río
revolcarse en esa ola que deja carcajadas
preparar una olla con los moluscos atrapados en la orilla

también es cara de sueño y tibieza en los cuerpos
es risa de nada y chiste de todo
es mesa compartida con los suegros de ambos
con los niños de todos
entre hermanos y cuñados
tenerse paciencia y saber callar
disculparse y perdonar

es dejar que nos contemos
cuenta tu
luego yo
saber que todos somos igual de importantes
que el éxito tuyo
es el orgullo nuestro
y que las derrotas
se lavan en casa
se enmarcan en aprendizajes
se hacen escudos para después

es saber encontrarse en las noches
-y no dejar de buscarse-
son búsquedas y encuentros
descubrir que los gestos han hecho nueva geografía
y las noches han dejado destellos en las cabezas de ambos
que son condecoraciones
que son halagos del tiempo a nuestros cuerpos

también es sacar cuentas y rendir lo que hay
legar la ropa del mayor al menor
parchar zapatos
compartir lo mucho
disfrutar lo poco con ojos agradecidos

ser familia es darse las manos
tener al abrazo dispuesto
-aunque seamos viejos-
porque los pasos se hacen certeza
si vamos juntos
porque la acera se conoce mejor a dúo
porque nos decimos lo mucho que nos queremos
porque nos sabemos unidos
porque nos sabemos familia



domingo, 19 de diciembre de 2010

Y dio su golpe de estado

Luego de las elecciones de septiembre de 2010, Chávez se puso nervioso. Había perdido su hegemonía parlamentaria y le tocaría un período gris de legislaciones muy peleadas… Nada, una jugada maestra final: un proceso temporal que tuviera a los medios e internautas ocupados con la ley de contenidos en Internet y,... ¡un decreto de ley habilitante por 18 meses! ¡18 Meses! El tiempo exacto para terminar su período presidencial en 2012, buscar su reelección o crear los parapetos y artilugios legales para no permitir que, en caso de perder las elecciones del año 12, pudiera quedar fuera del juego del poder al que está acostumbrado desde 1999.
Magistral la jugada en el tablero del gobierno Ad-Hoc que ha creado en todo este tiempo. Un autogolpe de estado que acaba con la poca institucionalidad que se creía ganada hace apenas tres meses.
Un gobierno en crisis, no sólo por la corrupción que acaba con los supuestos valores que lo pusieron en el poder, sino que es su propio partido político, el PSUV, el que le llama la atención por sus desatenciones. Por no profundizar la revolución y porque el capitalismo sigue intacto, según palabras del diputado Eustoquio Contreras. En crisis porque se le acaba el dinero y está buscándolo donde esté, donde sea, para seguir con las misiones que son el diseño del desempleo institucionalizado y estatizado.
Nada más que decir, Chávez se blindó y el chavismo se queda para mostrar que la fuerza está consigo, aunque no lo esté haciendo bien.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Cuando deje de llover

En estos días de Wikileaks, han salido defensores de la libertad de información a ultranza -enmascarados al estilo de "V" de Venganza-, otros han defendido el valor de los secretos y los más, contemplan un desenlace indeterminado. Mientras esto pasaba, algunos de los gobernantes bolivarianos aplaudían con furia que los Estados Unidos hubiesen quedado desnudos con todos esos cables emitidos por la ONG.  Y, como siempre, las cosas son de esperar. La pobreza venezolana queda desvelada (ver trabajo de Edgar López en El Nacional http://bit.ly/h7nVtL), las intenciones de control del poder quedan manifiestas en una cuarta solicitud de ley habilitante, nuevamente son usados como excusas los niños para aprobar leyes que limiten al ¿Twitter de @chavezcandanga? Una vez más se ve el cinismo de la demagogia política del besa mejillas del presidente que ofrece irse a una carpa a trabajar para dejarle el palacio de Miraflores a los damnificados, mientras los líderes de la oposición plantean unirse para trabajar en pro de aquellos que, necesitados, quisieran tener los pies secos durante mucho más que un día.
Las cosas siguen como siempre, dejando ver, como decía Ugalde en su artículo titulado “El espejo del Metro”, que el deterioro del país se observa en esas instalaciones que fueron ejemplo mundial de buen mantenimiento y trato gentil y respetuoso. Hoy son ejemplo de la indignidad a la que nos ha llevado este estado de indefensión y oprobio.
¡Qué escampe de una vez! Veamos quienes son los que llevan la sartén de la corrupción, los que quieren manejar los destinos del pensamiento, los que quieren hacernos creer que son buenos y que se ocupan del país ¿Qué pasó con el estado Vargas de 1999? ¿Dónde están las muchas mejoras prometidas? ¿Qué pasa con las lluvias de hoy cuando se conviertan en un mañana enlodado y los damnificados dejen de estar en la agenda pública?
Escampará y veremos.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Wikileaks y el baile de máscaras

A mis estudiantes

El mundo ha cambiado mucho desde la caída del muro de Berlín. Luego de su derribo se acaba el comunismo como lo conocíamos y el capitalismo emerge como la panacea económica. Más tarde, es el terrorismo el enemigo universal hasta que caen las Twin Towers (11.9.2001) y vivimos dos grandes atentados contra civiles: Atocha (11.03.2004) y  Londres (07.07.2005).
Desde entonces la desconfianza reina entre los paladines de las grandes economías enfundados en sus lycras de superhéroes hasta que un chico con cara de ser amigo de todos en facebook lanza la bomba que faltaba luego del crack económico de agosto de 2008: los archivos secretos de la guerra de Afganistán –solo para darse posicionamiento- en mayo de 2010 y ahora en noviembre, para quebrar la confianza alcanzada en la última cumbre de la OTAN y justo antes de la cumbre Iberoamericana los archivos secretos de los norteamericanos.
Wikileaks entrega estos secretos de Estado a los medios de mayor credibilidad del planeta y estrella su semilla del mal contra el único bien que se trataba de cultivar: la confianza para salir de la crisis.
Si antes hubo desconfianza, ahora hay recelo. Si antes hubo precaución, ahora hay temor. La diplomacia se basa ahora en el manejo de esas desconfianzas, poner las cartas sobre la mesa y que estas sean de vidrio para poder leer la baraja por ambas caras. Las relaciones internacionales dejan atrás el protocolo de las corbatas negras y trajes largos por las formas más cercanas a la de la Mafia: todas las balas y armas sobre la mesa y por si acaso, todos los contertulios bajo la vigilancia de los matones de cada quien. Cualquier bala es posible y los pechos de todos son vulnerables.
Si hace nueve años el desplome de los edificios de Manhattan nos parecieron la antesala y signo del siglo XXI, la autoría de Julian Assange fundador de Wikileaks y máximo artífice de mal de estos días, deja sin efecto todos los criterios de buen hacer comunicativo y protocolario del mundo. De ahora en adelante las comunicaciones internacionales serán del tipo take it or leave it, ya que no se trata ahora del buen trato y buenas relaciones, sino del comercio que nos interese y los aspectos militares que nos unan. Basta, punto y final. Hay desde siempre países más iguales que otros y las relaciones diplomáticas serán al estilo del far west. Ahora hay certezas de esas igualdades.
Assange nos ha dejado perplejos y sin libros de referencia. Al mundo del periodismo en un debate sobre el valor de la libertad de información y expresión. A la diplomacia reinventándose al menos en las nuevas formas porque los fondos no son nada fáciles de dialogar y tal vez mejor no hacerlo. Al mundo político aprendiendo cada vez más a callar y a estar atento de lo que escribe, habla y piensa. A los ciudadanos que son los que cuentan, indefensos y sin saber dónde mirar ni a quien creer.
Si las cumbres y actividad del planeta se estuvieron basando en darse confianza, el saber todos este “demasiado” que Wikileaks ha destapado acaba con esa palabra… termina siendo como cuando sabemos algo desviado de alguna persona y dejamos de creer en ella.
Por ahora los países bolivarianos aplauden las debilidades de los grandes líderes, hasta que les toque a ellos porque confianza no hay en nadie, en ninguno. La palabra confianza quedó en los diccionarios, no en el uso corriente.
Ahora al mundo político, empresarial, corporativo  –y es lo único interesante y para reflexionar que nos deja este atentado a la información- le queda la verticalidad moral y las hojas inmaculadas de sus actores. ¿Las habrá? Por lo que sabemos ni Assange la tiene.
Así de sencillo, así de complejas son las caídas de las máscaras.