El blog de Max Römer: Sobre gestiones de identidad nacional

domingo, 17 de octubre de 2010

Sobre gestiones de identidad nacional

La noticia de la operación de rescate de los 33 mineros atrapados en Copiapó por 70 días, tuvo en vilo al mundo el pasado día 13. Sebastián Piñera, presidente de Chile, gestionó una operación digna de reconocimiento. Tanto es así que hoy nadie diría que no sabe que Chile es un país orgulloso de la gestión de su dirigente, de su gentilicio y de su propia imagen internacional.
Los mineros han sido atendidos y acogidos por todo el planeta. Se consideran héroes de sí mismos, de su adversidad, de las dificultades que vivieron. Son a la vez, reflejo de una atención esmerada por parte de su país. No les faltó nada, ni siquiera rasuradoras para mantenerse lo más aseados posibles.
Los dramas personales son múltiples. Desde uno de ellos que tenía dos mujeres hasta los que estaban dentro de la tierra haciendo esfuerzos por su familia, por darles un digno futuro.
Chile  colocó en este esfuerzo la guinda de postre de lo que un país puede llegar a ser: respetado, admirado y en franca mejoría porque esta lección le lleva a plantearse serias reformas en su legislación laboral en materia de minas. Un país que merece quitarse el sombrero y por eso marchó orgulloso el 12 de octubre en la celebración de los 200 años de su independencia de la corona española y ahora, lo haría mucho más oronda si la celebración del día de la madre patria –España- hubiese sido el día 14. Ese abanderado tenía en sus manos el honor de representar a más de 17 millones de almas que vibraron junto a sus mineros.
Por su parte, quienes no dan la cara son los gestores del chavismo. Se contentan con argumentar indisposiciones, como las señoritas que padecían tuberculosis en tiempos decimonónicos. Una patraña que escondía un par de días más tarde el gesto despectivo del presidente Chávez “a palabras necias, oídos sordos”.
Los venezolanos no se sienten orgullosos, así como los chilenos, de su presidente. Ni punto de comparación. Las urnas del pasado mes de septiembre desdicen mucho ese sentir honrado por sus gestores. Todo lo contrario, la vergüenza persigue al gentilicio del venezolano. ¿Es que acaso el tan mentado Bolívar no merecía su espacio entre las banderas latinoamericanas en el bicentenario de la independencia? ¿Es que acaso Bolívar no fue junto a los ejércitos de  Colombia, Ecuador y Bolivia artífice de la independencia de 5 naciones americanas?
Pasa que esta historia bolivariana está cargada de tapaderas y relaciones con grupos que no luchan por el bienestar de sus pueblos, sino por acabarlos. Fíjese nada más en las reacciones a demandas internacionales por parte de altos funcionarios del gobierno y las risitas con que tratan temas tan delicados como el terrorismo.
Si de gestiones se trata, Chapeau! Señor Piñera. Póngale usted, señor lector,  la palabra que quiera a Chávez.   

1 comentario:

Lidia dijo...

Lo mejor del manejo comunicacional del rescate de los mineros fueron algunas expresiones del Presidente Chileno, que en mi opinión son célebres, las cuales habla de lo que es un líder: "Cuando Chile se une puede lograr grandes cosas" y "están invtados a la Modena (refiriéndose a los Mineros), la casa de todos". Son mensajes clave que hablan de progreso en cuanto a cultura democrática se refiere...