El blog de Max Römer: Gestores que enaltecen: VICENTE DEL BOSQUE

domingo, 24 de octubre de 2010

Gestores que enaltecen: VICENTE DEL BOSQUE

En el plano de la gerencia de instituciones, el deporte tiene un lugar preponderante. Van de la mano gestiones colectivas: entrenadores, deportistas, personal de apoyo y por supuesto, fanaticada. Con esa vocación de observar el esfuerzo colectivo, se otorgó el pasado viernes el premio Príncipe de Asturias a los Deportes a la Selección Española de Fútbol.
La entrega de los premios Príncipe de Asturias estuvo, como es su naturaleza, cargada de emociones y agradecimiento de las diferentes personas que hacen posible que nos enorgullezcamos de ser humanos.
En Oviedo, se vivió no sólo un premio, sino un acto de humildad, agradecimiento y generosidad. Vicente del Bosque, rompiendo –muy bien rotos por cierto- los cánones protocolares, se acercó a su antecesor, Luis Aragonés para hacerlo mucho más partícipe de la trayectoria triunfal de la selección española de fútbol. Con del Bosque, campeones del mundo, con Aragonés, de Europa.
Un momento conmovedor, sin duda cercano. Pudimos sentir el clamor de los aplausos de las tribunas. Dos hombres unidos por el fútbol y esa pasión que significa comandar a esos jóvenes que llevan en sus botas las ilusiones de un gol.
Los príncipes y la reina no podían ocultar su orgullo, los presentes, estudiosos todos de la humanidad en sus más complejos sentidos, tampoco pudieron esconder la sonrisa emocionada que esos entrenadores de canas y ojos sabios nos hicieron sentir.
Vicente del Bosque es un ser extraordinario. Un gerente de emociones, un gestor de éxitos, un enamorado de la vida, un padre ejemplar. Un hombre que una vez más nos ha demostrado que la humildad es uno de los más altos valores humanos. Subrayó y así lo recogen los medios de comunicación, que es posible ser un triunfador también con gestos amables, esos gestos de éxito que los fanáticos hicieron en falta y que hoy, con esa prudencia de quienes saben que el triunfo es mejor llevarlo dentro, aglutinó todos esos vítores para sumarlos a los de Aragonés y así, darle a su predecesor y a todos los que han gritado gol, a todos esos años de logros y fracasos en fútbol su justo sitial en este premio.
Los gerentes, más allá de conducir a la gente que le apoya y le da lustre deben ser ejemplos a seguir por su inteligencia, por su valentía, por su bonhomía y sobre todo, por su humildad.

No hay comentarios: