El blog de Max Römer: septiembre 2010

viernes, 24 de septiembre de 2010

Una vez más, el voto comprado

Las noticias del chavismo son un calco de acciones populistas. Cerró la campaña electoral y acto seguido, como quien no quiere la cosa, se anuncia que “En las próximas horas, el Gobierno entregará las primeras Cédulas del Buen Vivir, informó este viernes el ministro de Estado para la Banca Pública y presidente del Banco de Venezuela, Humberto Ortega Díaz” (Fuente: http://economia.noticias24.com/noticia/34406/estiman-que-247-mil-personas-tienen-su-dinero-del-intervenido-banco-federal/, tomado el 24 de septiembre de 2010).
Como siempre, la inteligencia del chavismo es pasmosa. Las acciones son impresionantes para obtener votos. A los ciudadanos les encanta tener un carnet y más si este carnet es para comprar.
Adicionalmente, se desvela quien será el gran usurero. Será el Estado Venezolano. ¿Por qué? Porque como el pueblo no sabe usar el crédito, será este Juan Bimba y su mujer los que se vayan ahorcando con los intereses de las tarjetas de créditos usadas en los mercados y hoteles del chavismo.
Nada muy distante de la realidad de la colonia en la que los hombres libres recibían su paga para gastarla en las bodegas de los dueños de la tierra. La misma cosa, con la única diferencia de que el dinero es plástico.
Lo otro que es muy interesante es que este control económico según informan, es hasta de 3 meses de salario del ciudadano que se va a endeudar, lo que genera una pregunta ¿dónde trabajan estos ciudadanos? ¿Son beneficiarios de alguna misión que les garantiza el empleo? ¿Trabajan en alguna empresa que ha sido expropiada? ¿Qué será expropiada en breve? Si es así, y si recibe usted una tarjeta del buen vivir, deje de dormir y empiece a trabajar de noche porque de lo contario puede contar con vender a su perro para pagarle al gobierno.
La otra pregunta que uno se hace es ¿cómo va a hacer el gobierno para tener unas tasas de interés especiales para estas tarjetas de crédito? ¿Por qué son diferentes a las de los bancos tradicionales? La respuesta es más pasmosa aún que la política comunicacional: que se va a hacer creer que se tiene crédito cuando no hay posibilidades de uso real de este tipo de instrumento financiero. Algo así como: -“señora, son mil doscientos bolívares. –Tenga, dice oronda la señora mostrando su tarjeta de crédito tricolor. La cajera pasa la tarjeta y la respuesta es “rechazada”. ¿Qué pasa? ¿Es que la tarjeta es lugar de ser Visa da Risa? ¡No! Pasa que no tendrá respaldo de la banca, razón por la cual sin empleo y con hambre de compra, el resteo se seguirá perdiendo.
Vaya, vaya. Que la tarjeta de crédito del buen vivir se las trae, igual que los votos.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Vivir a costa del Estado

“El presupuesto debe equilibrarse, el tesoro debe ser reaprovisionado, 
la deuda pública debe ser disminuida, 
la arrogancia de los altos funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, 
y la ayuda a otros países debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota. 
La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa del Estado” 
Marco Tulio Cicerón, año 55 a.C.

Hace más de 2000 años el político romano Marco Tulio Cicerón tenía claridad en la potencia de su voz para tratar de enderezar las políticas públicas de su tiempo. Había que tener sensatez y sobre todo sindéresis política en conjunto con la población. Darle a la ciudadanía su sitio y dejar que el Estado tomara las decisiones y acciones para alcanzar el bien común.
Si vemos la tarea de Chávez y el chavismo es exactamente lo contrario a este pensamiento de Marco Tulio Cicerón. El presupuesto es un desastre porque no hay vías de reaprovisionamiento que no sea la mono-producción petrolera, los funcionarios públicos son tan arrogantes y a la vez tan dependientes del jefe que sus campañas electorales están escudadas en el líder indiscutible de la televisión. Los regalos a los países que son afectos al chavismo y a la chequera de Chávez reciben mucho más que la propia Venezuela. Y, lo que es peor, la política social ha enseñado a depender aún más del Estado (no es que antes no se hiciera).
Si miramos a Venezuela con ojos de futuro, es decir, dentro de 8 años más, la caída estrepitosa del imperio chavista mostrará las languideces que tuvo el Imperio Romano hace 2000 años. Un mega Estado que abarcaba a casi toda Europa y parte de África, con todas las riquezas de su tiempo, podridas en la corrupción de los gobernantes y civiles aduladores que vivían de los recursos provenientes de las provincias romanas.
Chávez se ha ocupado de construir el peor de los mundos. Con las riquezas insólitas que ha obtenido, no ha sabido ahorrar sino despilfarrar y bajo ese criterio, creer y hacer creer que la vida es fácil combatiendo enemigos diluidos y mantenidos con la misma vehemencia que el “coco” visita a los niños cada noche.
Y claro, en ese ámbito de sindéresis política del que hablo, el Estado debe ayudar al pueblo, construir políticas sociales suficientemente sustentadas que permitan al ciudadano una vida cómoda y asegurada, producto de su aporte individual que se hará colectivo gracias a un manejo adecuado de un Estado que vele por todos. El Estado está también, de acuerdo a lo que son las pautas del buen vivir internacional, a apoyar a otras naciones menos favorecidas. Lo que no debe fomentar es el clientelismo y la frenética búsqueda de riquezas extraídas del erario público, como tampoco se debe fomentar que todos los problemas los debe resolver el Estado con miras a mantenerse en el poder, porque fuera de él, será el propio pueblo el que reclame esas múltiples miradas de reojo que el gobierno de Chávez hace a diario y que deja fuera del juego democrático a tantos miles de ciudadanos.
El presidente de Venezuela debiese demostrar que algún día estuvo sentado en los pupitres del postgrado de política y retomar esos libros clásicos para ver que la situación que creó, es irremediable, irreversible e increíble.
La división creada por estos 11 años de discursos incendiarios cargados de odio, llevará a algunos diputados opositores a la Asamblea Nacional el 26 de septiembre y serán estos ciudadanos los que lleven cierta dignidad y pluralidad a un país que perdió la ilusión, que debate sus días entre desafecciones y afectos que han permeado a las familias en las que algunos viven a costa del Estado y los otros, sobreviven con lo que va quedando.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Vamos a ver...

Voy por partes en este artículo:
1) Las dos noticias: En estos días la prensa mundial se ha sorprendido por las declaraciones de Fidel Castro acerca de la inviabilidad del modelo cubano, inclusive en Cuba.
No es sorprendente. Basta con leer las declaraciones de su secuaz venezolano sobre la importancia y fomento que se debe dar a la empresa pequeña y familiar para dejar de lado al Estado como gran proveedor de bienestar (ver post "No puede ser dueño de todo" http://elblogdemaxromer.blogspot.com/2010_08_01_archive.html ).
Luego, Fidel Castro dice que lo han mal interpretado, que lo que no sirve es el capitalismo.
¿De qué estamos hablando? Sencillamente de que Fidel Castro es un político que ha sabido servirse de un país a su antojo y, en las postrimerías de la vida, cuando sabe que no tiene los recursos que tuvo provenientes del comunismo, tiene que abrirse ideológicamente a la prensa norteamericana ¡A la prensa norteamericana! ¡La del imperio! ¡Qué barbaridad! y luego, dirigirse al mundo diciendo que sigue ahí, firme en sus convicciones.
Evidentemente, la labor del periodista Jeffrey Goldberg para la revista The Atlantic se quedó un poco corta. Yo hubiese preguntado ¿Y la guerra de Angola? ¿Y los suministros de la URSS? ¿Y las nuevas prevendas con Venezuela? ¿No son suficientes para que se pueda mantener los ideales de la revolución cubana? Bueno, como el trabajo lo hizo el colega Goldberg, hay que confiar que le hizo las preguntas que pudo y Fidel le contestó lo que quiso y vaya que sí dijo lo que quiso, porque luego se desdijo.
2) ¿Las debilidades del modelo?: Ahora, vamos a ver, si Chávez se quiere deslastrar del modelo del socialismo del Siglo XXI, si Fidel quiere que se fomente la libre empresa en la isla de un modo familiar ¿Qué van a hacer Bolivia, Nicaragua, El Salvador, Uruguay y Ecuador? ¿Cómo quedan parados los nuevos modelos de socialismo latinoamericanos sin el mentor principal y sin el ideólogo del materialismo petrolero que es Chávez? ¿Qué pretende Fidel de los judíos cuando le dice hasta Admadinejab que no se meta con el pueblo hebreo? ¿De qué banco saldrán los recursos para ese impulso que Cuba necesita para dejar el comunismo cubano en las postrimerías de la vida de Fidel?
Si lo vemos con pausa, las cosas no pintan tan claras. Los de las izquierdas revolucionarias: Castro, Chávez y Admadinejab, nunca han sido amigos de la libre empresa ¿Qué pasa?
3) Los enemigos se desarman: Pasa que saben que los misiles de Rusia y Estados Unidos están desarmándose, que no hay contrincantes importantes desde el punto de vista ideológico, que los guerrilleros ya no son "sexys", que el dinero es necesario y que el socialismo trae mucha patria, poca comida, más hambre y desempleo y que el "resteo" popular se agota.
4) La inversión necesaria: Vamos a ver, si las órdenes del líder supremo de la revolución cubana son suavizar toda su represión y estatismo, busca sin duda los capitales de los rusos -esos nuevos del dinero en abundancia-, el dinero de los cubanos mayameros, de los judíos y sus potencialidades de reactivación económica y el dominio del desierto para producir alimentos y buen trabajo bajo los criterios de los kibutz.
O sea que se trata de adecuar todo en un proceso de transición a la cubana-iraní-venezolana para que los líderes de la izquierda universal se vayan a un ámbito de una política light, sin calorías, tipo sugar-free (considerando que la caña de azúcar deje de ser el principal ingreso de recursos para Cuba), con el auxilio del dinero que pueda ingresar en la isla, con la inteligencia desarrollada por otros pueblos, en fin, una colección de oportunidades para los cubanos, que por cierto, merecen desde hace mucho y Fidel les negó.
Entonces, después de medio siglo de oprimir a un pueblo, de exportar ese pensamiento a otros muchos millones de almas, resulta que Fidel plantea su jubilación en términos ideológicos y prácticos de esta forma, así, en una declaración a un periodista norteamericano sin darle la cara al pueblo que le apoyó y que ahora defrauda para luego decir que se debe seguir en el modelo comunista.
Detrás de todo esto, está un agotamiento del modelo, la necesaria apertura de mercados, pero a la vez, manejar el dominio sobre el pueblo, mantenerlo con la brida corta para que se dependa del liderazgo del partido comunista.
5) Conclusión: Pienso más allá de lo que dicen los analistas con respecto a la transición hacia Raúl Castro, que se están llenando las libretas de racionamiento de esperanzas fundadas en el vacío, que la comida sigue sin estar en los anaqueles de los abastos de alimentos tanto en Cuba como en Venezuela, que todo ese empresariado familiar fomentado sin bases y como comentario suelto serán la excusa para dejar de ayudar al pueblo que ha creído en el padre Estado que tiene rostro barbado o la chaqueta colorada.
Toda esta nueva identidad de la izquierda latinoamericana no es casual, tiene la causalidad de orientar las filas de los esfuerzos hacia metas políticas de permanencia, de crear una imagen de bondad y entrega y procurar aliarse con el pensamiento chino de apertura económica que se basa en grandes industrias con salarios de cuenco de arroz, es decir, hacer creer que se vive un bienestar que no es sino más de lo mismo.

domingo, 5 de septiembre de 2010

¡A cadalso!

Franklin Brito murió digna y valientemente defendiendo sus derechos. Más de uno de los funcionarios del gobierno del presidente Chávez -que miraron de lado este caso- no se atreverían a emular la verticalidad moral de Brito.
En el caso de Brito, los organismos del Estado, ministerios, tribunales, personalidades hicieron lo adecuado porque este señor muriera. Le mintieron para que luego volviese a exponer sus quejas. Todos como personas que son, como representantes de funciones e instituciones, todos pusieron su piedra para emparedar a este hombre digno y sobre todo, firme en sus principios.
Si estuviéramos en tiempos de los cadalsos, más de una cabeza rodaría con el beneplácito de las feroces voces de la opinión pública, empezando por esta palestra. Esas caras de “yo no fui” y esa declaración una vez que se habían concluido las exequias de Brito, están fuera de lugar. Lo que tuvieron que hacer, no lo hicieron y punto. Asuman su responsabilidad todos, o mejor dimitan de una vez y sean honestos con sus familias y con el país, asuman que son incompetentes y renuncien que Venezuela les queda grande y sobre sus conciencias ya llevan muchas muertes, la de Brito de hambre, las de 16.000 venezolanos en 2009 por las balas que pululan en las calles, más los que van este año 2010.
Vamos ¡A cadalso! ¡Que los crímenes por lesa humanidad no prescriben!