El blog de Max Römer: No puede ser dueño de todo

domingo, 29 de agosto de 2010

No puede ser dueño de todo

El Socialismo del Siglo XXI es de lo más inestable desde el punto de vista ideológico. Depende de los vaivenes de quienes rodeen a comandante.
Lleva desde 2007 en una feroz estatización y nacionalización de todo lo que su dedo indique hasta que se reunió con los Castro esta semana. Dijo el pdte. Chávez que “El Estado no puede ser dueño de todo. Ese es el estatismo y eso llevó al fracaso al proyecto de la Unión Soviética. El capitalismo de Estado, ese no es nuestro camino”[i]. Entonces ¿En qué quedamos? ¿Cómo es esto? ¿Cuál es el camino?
Quedamos, querido lector, en que la única filosofía válida en la cabeza del comandante es la de Eudomar Santos[ii], mientras vaya viniendo, vamos viendo. Once años viendo lo que va viniendo con aquellas apetencias de dominio y control.
Llegó su momento, ese en el que necesita votos después de todas las expropiaciones que ha hecho, luego de ver que el llanto de los ex-trabajadores de Éxito le quita camiones de votantes, ahora sí, habla del fomento de la empresa privada, la pequeña, la familiar como base de una economía que no es totalmente del Estado… Ahora sí, esas empresas familiares que empezaron pequeñas o medianas como las de alimentos y bebidas, los periódicos, los supermercados. ¿Será que son ejemplo a seguir?, se preguntó el comandante en un paseo por su socialismo vigesimal primero, y corrió a verse con los Castro para que le den las soluciones de cómo hacer para salir de tanto berenjenal en que solito se metió. ¡Claro el hambre y el desempleo ya no generan resteo! Como tampoco la inseguridad que ha sido su toque de queda civil, ni la salida de venezolanos por Maiquetía hacia destinos diversos para no volver, ni la comida podrida que no tiene perdón, ni la corrupción que se le pudre en sus noches de insomnio.
Chávez busca en el arcón de sus estrategias alguna que le sirva un rato más para mantenerse en la silla colorada… No puede ser dueño de todo, aunque le gustaría echar tierrita y no jugar más quedándose con las metras[iii], dejando la dignidad de los oponentes embarrada, la de los propios en la puerta de un tribunal y pensando que se salió con la suya.
Por ahora, le bastará con tener sus buenos curules rojitos en la Asamblea Nacional, seguros en afirmar con la cabeza, para así, sólo así, descalificar a los diputados opositores desde su tribuna mediática, sembrando odios a través de sus esporas hertzianas y así, también sólo así, podrá decir que el hambre y el desempleo es culpa de la empresa familiar, que los empresarios pequeños tampoco no saben gestionar trabajo, que son incompetentes y que sólo él, el ungido de la verdad y la ideología del socialismo del Siglo XXI será capaz de sacar al país del desasosiego en el ya no tan remoto 2012…

No hay comentarios: