El blog de Max Römer: Cuando la culpa es del otro

jueves, 1 de julio de 2010

Cuando la culpa es del otro

Ayer la periodista Vanessa Davies entrevistó al Presidente de PDVAL y PDVSA, además de ministro de petróleo Rafael Ramírez, sobre los contenedores de comida podrida –o peor aun que se dejaron podrir- que importó Venezuela. En su alocución televisada por el canal del gobierno (del Estado dejó de ser hace mucho), Ramírez dijo que sí que hubo un error de parte de la empresa importadora y distribuidora – PDVAL- pero que la oposición también era culpable de esa podredumbre al mostrar el entuerto a través de sus medios de comunicación (no fueron exactas sus palabras pero era el sentido) (ver el enlace http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/161498/el-ministro-ramirez-responde-a-las-criticas-en-su-contra-por-el-caso-pdval/ )
Hoy, Víctor Salmerón de “El Universal” (diario opositor) publica que “Salvo Venezuela, Suramérica deja atrás la crisis económica” apuntando que el BBVA considera que 2010  tendrá una caída la economía venezolana del 2,5%, cifra que sitúa –apunta también Salmerón- el Barclays Capital en 5,4% (ver el enlace http://www.eluniversal.com/2010/07/01/eco_art_salvo-venezuela,-sur_1958054.shtml).
Esta información de Salmerón es un contraste muy interesante con las palabras del ministro.
Es siempre interesante leer el discurso del gobierno. La periodista Davies quiso hacerse la dura con Rafael Ramírez, quien como vocero bien entrenado desde los laboratorios de comunicación de PDVSA, manejó el discurso desde los ingresos petroleros y no desde el escándalo que significa que un país sea incapaz de autoabastecerse y mucho menos, distribuir los alimentos que importa y tiene en sus puertos, dejando en evidencia que en alguna ocasión no hubo leche y lanzando la pelota, como siempre, a la oposición.
Recordemos que en el año 2007 en Venezuela no hubo leche porque el gobierno no se puso de acuerdo con los productores lácteos y que sí había leche en los Mercal para los bolivarianos, no para el resto del pueblo al que el ministro Ramírez y todo el chavismo llama oligarca. El cinismo con que se maneja el discurso alimenticio y las políticas de abastecimiento de comida clama al cielo, como decía mi abuela.
Lo triste es que el gobierno del pdte. Chávez que incluye al ministro Ramírez, cree que todo pasa por la buena facturación que se haga del petróleo que mana del subsuelo. Por mucho dinero que se tenga para comprar alimentos, al no existir voluntad política para considerar que es el pueblo –todo junto- el que requiere la atención debida, la distribución de lo importado a través de todo el sistema que existe y no sólo PDVAL. 
Así, si no existe una política de impulsar el agro, sino expropiar las pocas tierras productivas para dárselas al pueblo para su disfrute, es decir, puro circo sin pan, el país no saldrá adelante con palabras de ningún tipo, ni justificaciones, ni acusaciones.
Los que estamos del lado de los textos, del periodismo, de la denuncia, de la lectura del país, vemos como nuestro hacer es impotente frente a un discurso que siempre busca la culpa del otro.

1 comentario:

-.Carla Alvarenga.- dijo...

Más triste es ver cómo, hasta teniendo todos los argumentos, no hay una respuesta contundente para desnudar al gobierno en su disfraz ante la ineficacia.

Un abrazo Max! (siempre leyéndote)