El blog de Max Römer: A resguardo que empezó la guerra del agua

domingo, 13 de junio de 2010

A resguardo que empezó la guerra del agua

Las excusas del presidente para continuar con su proceso revolucionario no tienen límites. Esta vez, como no ha hecho nada por el manejo de las aguas en Venezuela, como sabe que las bebidas “yankies” son las preferidas para los calores del trópico, amenaza con quitarle el suministro de agua a Cocacola y Pepsicola.
A los venezolanos les gustan las hamburguesas “caltelúas” (muy bien hechas con rellenos varios), pero si les dan a preferir, las de McDonald’s son las favoritas con sus papitas con kétchup y su Cocacola. Hasta a los revolucionarios más férreos gustan de un refresco de cola frío, con su guarnición de hielos, así que esta revolución del agua que el comandante pretende, no es más que un distractor de su incompetencia en materia hidrológica con la excusa de que el agua es parte de la soberanía del pueblo. Y, traduzcamos esa incompetencia en obras públicas insuficientes (11 y 4 meses años van de Chávez en el poder): no siembra de árboles en las cabeceras de los ríos, no construcción de embalses, no atención del “robo” del agua a los acueductos, no atención a los mismos acueductos.
La soberanía de Venezuela, mejor, de la Venezuela de Chávez, está siempre amenazada. Amenazada por él mismo y sus milicias, porque enemigos realmente, no tiene. Ni Colombia, ni Brasil, ni Guyana, ni el Caribe. Ninguno de los países fronterizos de Venezuela tiene apetencias de guerra para estar armándose con rifles ni pistolas como está armado. Lo que sí sabe es desmantelar las empresas que son exitosas y que generan empleo, cosa que el guerrero y su llave de tuercas que cierra el agua, generará más desempleo en un país que, aunque las cifras le favorecen de vez en cuando, lo cierto es que empleo, como agua, no hay.

Dele un vistazo a este enlace: 
http://www.abc.es/20100607/internacional-iberoamerica/chavez-expropia-ahora-agua-201006072106.html

No hay comentarios: