El blog de Max Römer: "Cuidar es Querer"

martes, 9 de febrero de 2010

"Cuidar es Querer"

Cuando hace 30 años PDVSA se planteó llegar al país con un mensaje de uno de sus valores rectores, el mantenimiento, no se imaginó nunca Venezuela ni el venezolano, que el lema que cubrió vallas, camisetas y anuncios se convertiría en una añoranza.

Con Guri y la emergencia eléctrica se sueña inmediatamente con aquellos tiempos en los que se vivía mejor, y no es que fuera Suiza, sino que nos sentíamos orgullosos de la represa hidroeléctrica de Guri, de la industria petrolera, petroquímica y carbonífera nacional, de las empresas del hierro y del aluminio.

Era un país -al menos así se veía- de pujanza.

El país para querer que la Conahotu acuñó con imágenes de exuberancia y belleza. El país del petróleo, la belleza femenina y las telenovelas que dieron la vuelta al mundo como embajadoras de aquel "Cristal" de la cultura nacional.

Así pues, ahora que la luz se apaga, que el agua se aleja de la represa y los embalses, que las novelas del "2" (RCTV) no se verán más, que se muestra el tramojo de la desinversión y poca credibilidad en el país de Chávez, ese de los 11 años de amenazas y cumplimiento de lo ofrecido, extrañamos aquellos mensajes de la empresa que, por tecnocrática, se acercó a la gente con un lema sencillo y pegajoso: Cuidar es Querer (y la gente le agregaba su apellido) Petróleos de Venezuela y sus empresas filiales.

¿Cómo hizo para que se perdiera todo? ¿Cómo hicimos para que nos arruinara? Ya nos reclamarán, ya lo harán. El porvenir se encargará de mostrarnos nuestro (des)hacer.

2 comentarios:

SantoelDiablo dijo...

Mi estimado profesor, sobre tu reflexión me hago la siguiente pregunta: No sería que durante los años de "Cuidar es Querer", las telenovelas y el dólar a 4,30 (sin BsF) preferimos vivir en un espejismo donde todo estaba "supuestamente bien"? Alguien dijo en alguna oportunidad (creo que fue Orlando Urdaneta con su verbo encendido) que Chávez es el aborto de las malas políticas pasadas.

Creo que, parafraseando a Cerati, "cuando pase el temblor" (porque nada es para siempre) nos tocará tener el cuidado de no volver a generar caldos de cultivo donde se reproducen este tipo de bacterias.

Todavía recuerdo mi malestar estudiantil, en la época de CAPII, por las injusticias, atropellos, actos de corrupción que quedaban impunes y el típico "vivismo" venezolano. Los de hoy superan a los de la 4ta República, pero no justifica que pensemos que el pasado fue mejor. Mejor es que aprendamos de todos estos errores, y de una buena vez por todas, nos dediquemos a construir un país digno, limpio, donde realmente "Cuidemos lo que queremos".

Un fuerte abrazo

Adolfo

Dr. Max Römer Pieretti dijo...

Estimado Adolfo:
De acuerdo contigo. Por eso el final del artículo es relativo a la deuda que tenemos con el futuro.
Un abrazo y gracias por tu comentario,
Max