El blog de Max Römer: ¡11 años de involución hacia el siglo XIX!

miércoles, 3 de febrero de 2010

¡11 años de involución hacia el siglo XIX!

El tiempo pasa y da cuenta del deterioro de Venezuela. Ya el discurso de los 40 años precedentes suena hueco, vacío y a la vez, atroz.

Celebrar con bombos y platillos tanta verborrea superficial y a la vez destructiva hace que el pueblo saque cuentas y vea que los niños que nacieron en febrero de 1999 ya son jovencitos alzados del suelo, con la vivacidad en los ojos, el hambre en el estómago y las mentes rellenas de chavismo o antichavismo.

Ha acabado con todo: la infraestructura, la poca salud que había, la poca educación también y hasta con la dignidad de quienes se han convertido en sus seguidores.

Ha llevado al país a fuerza de toque de queda porque desató el hampa con patentes de odio hacia aquel que tenga algo más que el otro.

Con su andanada de insultos, con sus modos de militar de montonera, ha llevado a Venezuela a ser el país del hazmerreir: un rico que vive mal.

¡Y era tan fácil! Chávez tuvo todo lo necesario: dinero en ascenso, un indulto que lo hizo demócrata de la noche a la mañana, las voluntades de muchos intelectuales (a mí nunca me engañó), una clase política disminuida y aburrida de gobernar, una constitución a su medida, un pueblo esperanzado en las promesas electorales. Pero le ganó su propia soberbia, sus formas inadecuadas de dirigirse a sus oponentes a los que consideró desde siempre, enemigos.

Ha gobernando al país desde el tablón de un estratega militar: mueve unos insultos cargados de bombas por el este... ahora un batallón que golpee a algunos ciudadanos por el oeste... por el norte nos atacan, pónganse los cascos... desde el sur no nos quieren, ataquemos con la artillería de los medios de comunicación.

Si tuviese el pelo lacio y un bigote cuadrado resonaría a lo Hitler frente a este tablón lleno de rayas y alfileres de colores de sus avances hacia sus enemigos.

Un país se destruye cuando se piensa desde la resta y no desde la suma es la demostración decimonónica de esta involución del siglo XXI al XIX.

¡Lástima Chávez! ¡Pusiste la "torta" en tu cumpleaños en el poder!

2 comentarios:

Humberto dijo...

Así es Max, 11 años de locura a quién pudiésemos decirle: "Lengua sin manos, ¿cómo osas hablar?"... Una mala lengua.

Dr. Max Römer Pieretti dijo...

Humberto, gracias por tu comentario.
Es vergonzoso cómo Chávez ha destruido al país con su lengua.