El blog de Max Römer: RCTV y el ponchao

domingo, 24 de enero de 2010

RCTV y el ponchao

Es definitivo. La cobardía del presidente llegó hasta donde tenía que llegar: a tomar las decisiones de los controles remotos de los televisores. Abanicó el bate y esta bola lo ponchó. El primer strike fue el agua y las duchas a 3 minutos; el segundo, la planificación de los cortes eléctricos; el tercero, RCTV y las cable operadoras.
La ejecución de obligar a las cable operadoras de sacar de sus parrillas de programación a RCTV es la muestra inequívoca del pavor que siente el dictador ante que se sepa la realidad que ocurre en Venezuela.
Este show no es nuevo. Es como las comiquitas de Pinky y Cerebro. Todas las mañanas Cerebro (Chávez) quiere conquistar al mundo. Pinky (hoy es Diosdado, mañana otro de sus cómplices) se emociona y hace lo que Cerebro le diga. Así, cada día van derrotados por el mundo, con el único inconveniente es que los venezolanos estamos prisioneros dentro de la jaula de estas dos ratas de laboratorio.
Por una parte, 10 años de desinversión en infraestructura llevan a que el país del Orinoco tenga carencia de agua y en consecuencia de electricidad. Ingresos nunca antes vistos malbaratados en regalos internacionales a sus secuaces de la serie de comiquitas, o en regalos mensuales a los ciudadanos que le sigan (como al Chapulín) en ese "si-oui" que no hace tampoco inversión privada que dé empleo. Es seguir el lema del hambre y el desempleo, aquel lema del resteo.
Es el toque de queda a juro por la delincuencia desatada, el duelo que va por las calles y caminos a causa de las balas y armas que están en manos del hampa que muere a su vez de hambre. Un hambre que nos tiene embobados por falta de nutrientes vitales para el desarrollo del ser humano.
Lo que no sabe Cerebro es que la fuerza de la verdad se impone tarde o temprano, tal y como le recuerda Pinky en cada capítulo y que en esa condición de bateador ponchao es que ha hecho su gran paso a la historia.

No hay comentarios: