El blog de Max Römer: 2010

domingo, 26 de diciembre de 2010

ser familia

a mi familia, a mis lectores
¡Feliz Navidad!

ser familia es superar
ir pasando etapas
una carrera a tiempos diversos
de obstáculos
es ir sorbiendo sopas
aplacando calenturas

ser familia
la que hicimos un día
la que harán nuestros hijos
empieza en un beso
ese arrebolado de patio
que nos dice mucho del otro
que nos lleva a ser pareja

más familia se es al vivir los hijos
seres divisibles de nosotros sus padres
gente estupenda que se cree versión 2.0
que sabemos débiles
y que dejamos demostrarse que son de formato beta
-que ya verán si siguen evolucionando-
porque seguro que estaremos allí

ser familia es dejar la luz encendida
ese candil de la puerta
que es faro para puerto seguro

serán los hijos de los hijos
que ocuparán las rodillas cansadas
y que veremos tras las lentes de aumento
les contaremos los dedos
y les diremos los nombres de los árboles
nos reiremos de las gracias del perro
silbaremos juntos como el canario de la jaula
haremos una casa
jugaremos con las tazas
vestiremos muñecas otra vez
giraremos balones
gritaremos goles o no
luciremos los colores que nos hacen familia

familia es la madre
ser centrífugo y centrípeto
núcleo de afecto
distribuidor de sensaciones
árbitro sin silbato
césped siempre verde

ser familia es coger la maleta
hacer el equipaje de ilusiones
cruzar el océano cargando el hogar a cuestas
abrir nueva puerta dejar fluir la vida
tener un felpudo donde limpiar el corazón al llegar

ser familia es tomar la mano de la esposa
esa que es puro cariño
mirar la tele sabiéndola cerca
y descubrir que nos observa con pasión entusiasta
como ese día del patio

es ese café que le llevas a la esposa a la cama
que es despertador y ahuyenta las sombras
café de sonrisa
café cómplice
como aquel del primer paseo
o como ese otro que cerró una discusión
o como aquel de las vacaciones que quedó retratado en la mesa de las fotos

ser familia es estudiar con los hijos
saber que cada día estamos más lejos de las lecciones
maravillados con los trazos de tiza que quedan en sus mentes

familia es un viaje en automóvil
es una parada en el camino para ver el musgo
con la lupa salida de la navaja suiza
mojarse los pies en un río
revolcarse en esa ola que deja carcajadas
preparar una olla con los moluscos atrapados en la orilla

también es cara de sueño y tibieza en los cuerpos
es risa de nada y chiste de todo
es mesa compartida con los suegros de ambos
con los niños de todos
entre hermanos y cuñados
tenerse paciencia y saber callar
disculparse y perdonar

es dejar que nos contemos
cuenta tu
luego yo
saber que todos somos igual de importantes
que el éxito tuyo
es el orgullo nuestro
y que las derrotas
se lavan en casa
se enmarcan en aprendizajes
se hacen escudos para después

es saber encontrarse en las noches
-y no dejar de buscarse-
son búsquedas y encuentros
descubrir que los gestos han hecho nueva geografía
y las noches han dejado destellos en las cabezas de ambos
que son condecoraciones
que son halagos del tiempo a nuestros cuerpos

también es sacar cuentas y rendir lo que hay
legar la ropa del mayor al menor
parchar zapatos
compartir lo mucho
disfrutar lo poco con ojos agradecidos

ser familia es darse las manos
tener al abrazo dispuesto
-aunque seamos viejos-
porque los pasos se hacen certeza
si vamos juntos
porque la acera se conoce mejor a dúo
porque nos decimos lo mucho que nos queremos
porque nos sabemos unidos
porque nos sabemos familia



domingo, 19 de diciembre de 2010

Y dio su golpe de estado

Luego de las elecciones de septiembre de 2010, Chávez se puso nervioso. Había perdido su hegemonía parlamentaria y le tocaría un período gris de legislaciones muy peleadas… Nada, una jugada maestra final: un proceso temporal que tuviera a los medios e internautas ocupados con la ley de contenidos en Internet y,... ¡un decreto de ley habilitante por 18 meses! ¡18 Meses! El tiempo exacto para terminar su período presidencial en 2012, buscar su reelección o crear los parapetos y artilugios legales para no permitir que, en caso de perder las elecciones del año 12, pudiera quedar fuera del juego del poder al que está acostumbrado desde 1999.
Magistral la jugada en el tablero del gobierno Ad-Hoc que ha creado en todo este tiempo. Un autogolpe de estado que acaba con la poca institucionalidad que se creía ganada hace apenas tres meses.
Un gobierno en crisis, no sólo por la corrupción que acaba con los supuestos valores que lo pusieron en el poder, sino que es su propio partido político, el PSUV, el que le llama la atención por sus desatenciones. Por no profundizar la revolución y porque el capitalismo sigue intacto, según palabras del diputado Eustoquio Contreras. En crisis porque se le acaba el dinero y está buscándolo donde esté, donde sea, para seguir con las misiones que son el diseño del desempleo institucionalizado y estatizado.
Nada más que decir, Chávez se blindó y el chavismo se queda para mostrar que la fuerza está consigo, aunque no lo esté haciendo bien.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Cuando deje de llover

En estos días de Wikileaks, han salido defensores de la libertad de información a ultranza -enmascarados al estilo de "V" de Venganza-, otros han defendido el valor de los secretos y los más, contemplan un desenlace indeterminado. Mientras esto pasaba, algunos de los gobernantes bolivarianos aplaudían con furia que los Estados Unidos hubiesen quedado desnudos con todos esos cables emitidos por la ONG.  Y, como siempre, las cosas son de esperar. La pobreza venezolana queda desvelada (ver trabajo de Edgar López en El Nacional http://bit.ly/h7nVtL), las intenciones de control del poder quedan manifiestas en una cuarta solicitud de ley habilitante, nuevamente son usados como excusas los niños para aprobar leyes que limiten al ¿Twitter de @chavezcandanga? Una vez más se ve el cinismo de la demagogia política del besa mejillas del presidente que ofrece irse a una carpa a trabajar para dejarle el palacio de Miraflores a los damnificados, mientras los líderes de la oposición plantean unirse para trabajar en pro de aquellos que, necesitados, quisieran tener los pies secos durante mucho más que un día.
Las cosas siguen como siempre, dejando ver, como decía Ugalde en su artículo titulado “El espejo del Metro”, que el deterioro del país se observa en esas instalaciones que fueron ejemplo mundial de buen mantenimiento y trato gentil y respetuoso. Hoy son ejemplo de la indignidad a la que nos ha llevado este estado de indefensión y oprobio.
¡Qué escampe de una vez! Veamos quienes son los que llevan la sartén de la corrupción, los que quieren manejar los destinos del pensamiento, los que quieren hacernos creer que son buenos y que se ocupan del país ¿Qué pasó con el estado Vargas de 1999? ¿Dónde están las muchas mejoras prometidas? ¿Qué pasa con las lluvias de hoy cuando se conviertan en un mañana enlodado y los damnificados dejen de estar en la agenda pública?
Escampará y veremos.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Wikileaks y el baile de máscaras

A mis estudiantes

El mundo ha cambiado mucho desde la caída del muro de Berlín. Luego de su derribo se acaba el comunismo como lo conocíamos y el capitalismo emerge como la panacea económica. Más tarde, es el terrorismo el enemigo universal hasta que caen las Twin Towers (11.9.2001) y vivimos dos grandes atentados contra civiles: Atocha (11.03.2004) y  Londres (07.07.2005).
Desde entonces la desconfianza reina entre los paladines de las grandes economías enfundados en sus lycras de superhéroes hasta que un chico con cara de ser amigo de todos en facebook lanza la bomba que faltaba luego del crack económico de agosto de 2008: los archivos secretos de la guerra de Afganistán –solo para darse posicionamiento- en mayo de 2010 y ahora en noviembre, para quebrar la confianza alcanzada en la última cumbre de la OTAN y justo antes de la cumbre Iberoamericana los archivos secretos de los norteamericanos.
Wikileaks entrega estos secretos de Estado a los medios de mayor credibilidad del planeta y estrella su semilla del mal contra el único bien que se trataba de cultivar: la confianza para salir de la crisis.
Si antes hubo desconfianza, ahora hay recelo. Si antes hubo precaución, ahora hay temor. La diplomacia se basa ahora en el manejo de esas desconfianzas, poner las cartas sobre la mesa y que estas sean de vidrio para poder leer la baraja por ambas caras. Las relaciones internacionales dejan atrás el protocolo de las corbatas negras y trajes largos por las formas más cercanas a la de la Mafia: todas las balas y armas sobre la mesa y por si acaso, todos los contertulios bajo la vigilancia de los matones de cada quien. Cualquier bala es posible y los pechos de todos son vulnerables.
Si hace nueve años el desplome de los edificios de Manhattan nos parecieron la antesala y signo del siglo XXI, la autoría de Julian Assange fundador de Wikileaks y máximo artífice de mal de estos días, deja sin efecto todos los criterios de buen hacer comunicativo y protocolario del mundo. De ahora en adelante las comunicaciones internacionales serán del tipo take it or leave it, ya que no se trata ahora del buen trato y buenas relaciones, sino del comercio que nos interese y los aspectos militares que nos unan. Basta, punto y final. Hay desde siempre países más iguales que otros y las relaciones diplomáticas serán al estilo del far west. Ahora hay certezas de esas igualdades.
Assange nos ha dejado perplejos y sin libros de referencia. Al mundo del periodismo en un debate sobre el valor de la libertad de información y expresión. A la diplomacia reinventándose al menos en las nuevas formas porque los fondos no son nada fáciles de dialogar y tal vez mejor no hacerlo. Al mundo político aprendiendo cada vez más a callar y a estar atento de lo que escribe, habla y piensa. A los ciudadanos que son los que cuentan, indefensos y sin saber dónde mirar ni a quien creer.
Si las cumbres y actividad del planeta se estuvieron basando en darse confianza, el saber todos este “demasiado” que Wikileaks ha destapado acaba con esa palabra… termina siendo como cuando sabemos algo desviado de alguna persona y dejamos de creer en ella.
Por ahora los países bolivarianos aplauden las debilidades de los grandes líderes, hasta que les toque a ellos porque confianza no hay en nadie, en ninguno. La palabra confianza quedó en los diccionarios, no en el uso corriente.
Ahora al mundo político, empresarial, corporativo  –y es lo único interesante y para reflexionar que nos deja este atentado a la información- le queda la verticalidad moral y las hojas inmaculadas de sus actores. ¿Las habrá? Por lo que sabemos ni Assange la tiene.
Así de sencillo, así de complejas son las caídas de las máscaras.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Dijo que dijéramos lo que quisiéramos así que…

… Lo que queremos decir de las posiciones no adoptadas ante Corea del Norte... no se deje presionar – como usted mismo dice -  pero deje de querer impresionar echándole la culpa de todos los que le disientan... si para condenar a Corea del Norte se debe condenar primero a los Estados Unidos, entonces para acabar con sus alianzas de extrema izquierda y fundamentalistas hay que condenar a quién. Pues será a usted ¿No?...
En el tema de las guerras se necesitan dos bandos y ambos bandos quieren demostrar su poderío. Corea del Norte tiene apetencias muy diferentes a las de Corea del Sur. El primero está sumido en el fracaso de la izquierda comunista. El segundo es uno de los tigres asiáticos.
Belicismo es una fórmula que ha dado buenos resultados para los países en crisis y usted lo sabe porque llegó a Teniente Coronel en su carrera militar. De hecho usted compra armas para la guerra que quiere tener con el planeta entero y como sabe que si adopta una posición pública pondrá a Venezuela del lado de Corea del Norte, usa un lenguaje cantinflérico cuando no sabe cómo decir lo que tiene que decir más que adoptar posiciones, señor.
“Para los países amantes de la paz, resulta imprescindible denunciar la acción premeditada de factores de la ultraderecha estadounidense”, que tienen “el objetivo de crear diversos focos de inestabilidad en el planeta, como parte de la necesidad de mantener en marcha y bien aceitado el complejo industrial-militar estadounidense”, dijo Chávez en una alocución por VTV.
Venezuela siempre ha sido un país neutral desde que culminó la guerra de independencia y las guerras caudillistas, así que pronúnciese y diga que somos neutrales, que somos amantes de la paz y punto. ¿Verdad que no le sale? ¿Verdad que le gustaría estar con algún batallón armado al lado de Corea del Norte y vestir charreteras de gran estratega al lado de unos mapas y algunos militares de esos países con los que se ha aliado?
¡Dígalo! ¡Déjese de rodeos!

domingo, 21 de noviembre de 2010

La solución: construir valores

Leyendo los comentarios que dejan los lectores en este blog, no sólo los que cuelgan, sino los que me envían directamente a mi correo electrónico, observo que la vida de los venezolanos está llena de descorazonamientos.
Son decepciones por las acciones y decisiones arbitrarias del gobierno. Son decepciones de los políticos de la oposición y su soberbia infinita de no querer dar espacio a quienes han demostrado tener la fortaleza y la humildad del liderazgo.
Son tristezas por las familias divididas, primero por ideologías irreconciliables, luego por la migración que va dejando cada vez más vacías las cenas de Navidad.
Son las realidades de saber que los estudios no valen nada porque no hay empresas donde emplearse y si se habla del extranjero, igual, somos tan competitivos como cualquier país del tercer mundo queriéndose integrar en el primero.
Son las carencias económicas de ver que los ingresos se hacen sal y agua porque los salarios son muy bajos o porque no hay posibilidades de completar casi nunca la cesta con los alimentos porque simplemente no los hay.
¿Qué nos pasó? Éramos un país sencillo y orgulloso de lo que teníamos y éramos. Nos gustaban las mismas cosas, celebrábamos con alegría los pocos triunfos que obteníamos. La democracia de los 40 años fue llevando a un lado toda esa ilusión y modos de vivir y desplazó a los que no disfrutaban de las riquezas de las vacaciones en Miami, a ser ciudadanos de segunda categoría con los odios correspondientes a una condición social disminuida.
La soberbia de los líderes de AD y COPEI nos llevó a tener como opciones a octogenarios hasta que llegó el momento de que se enfrentara en las elecciones de 1998: el representante del pueblo oprimido (Chávez), el garbo de miss Venezuela (Irene) y la más rancia aristocracia (Salas).
Ninguno era lo que se pudiera decir, un líder que aglutinara en torno a sí el favor de lo que es un buen político. Me refiero a trabajos de base desde partidos políticos, dilatadas carreras en cargos sucesivos. El primero, Chávez, hecho por la fascinación de los medios de comunicación que ahora son perseguidos por él; la segunda con una gestión positiva en materia de gobierno local sin más preámbulos que eso, su buena gestión; el tercero igual, con otra gestión positiva de gobierno local, pero alejado del pueblo que esperaba representación. El otro contrincante, una muestra más de soberbia política: Luis Alfaro Ucero.
El menos malo resultó ser Chávez. Campechano y directo con una oferta de acabar con la corrupción, sumó las voluntades con más de 3 millones de votos que lo llevaron a la presidencia. Muy lejos quedó Salas con un poco más de dos millones de votos. La jugada del indulto que le diera Caldera a Chávez le salió cara a la nueva democracia surgida a partir del intento de golpe de Estado que encabezó Chavéz en 1992. Los mecanismos democráticos lo pusieron del “por ahora” a jurar sobre la “moribunda constitución” y a plantear sin cortapisas su proyecto revolucionario que lleva casi 12 años, tiempo suficiente para que la generación de quienes nacieron después de 1990 no conozcan otro modelo político que el del comandante.
Montones de aviones salen del aeropuerto de Maiquetía dejando incompletas a las familias. Maletas llenas de ilusiones que buscan los puertos de los que zarparon hace un poco más de medio siglo los abuelos y padres de esos hijos que hoy fundan familias en los 50 países en los que está la diáspora venezolana.
Otros, vestidos de colorado por conveniencia o convicción veneran al líder porque saben que con él tendrán hambre y desempleo –como tuvieron siempre–, pero al menos están en la boca del presidente que los recuerda y honra.
Los más, sumados a tratar de llevar su vida un día a la vez, saben que no hay futuro pero no lo dibujan, no hay cómo y es complejo planteárselo. 
La solución: construir valores con ciudadanos listos para ello. Nada a corto plazo, es día a día y en pequeñas acciones. Hay mucha gente haciéndolo, no hace falta que los subrayemos porque son reconocidos. Construir valores es respetando las colas, el tránsito. Es botando la basura ordenadamente, es reclamando con justicia y certeza los derechos a pesar de que nos quieran aplastar, es entender que lo ajeno no es propio, que el trabajo es la única vía para obtener un país digno, que la honestidad es un norte, es acabar con la corrupción en todos los niveles desde el taxista que va por la ruta más larga, hasta el estudiante que se copia en los exámenes, es seguir luchando en la calle y contando con la mirada internacional que, atenta, apoya y se ocupará de hacer lo suyo en el momento oportuno.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Un día de estos…

Cada día que pasa las cosas se ponen peor… ese es el sentido general de los mensajes que recibo a través de todos los mecanismos de comunicación que existen. No falta ningún día que no se diga que uno de estos días sí, ahí sí que se pondrá la cosa fea. Lo que pasa es que la cosa está fea desde hace mucho: asesinatos, robos, corrupción, cercenamiento a las libertades de expresión hasta en camisetas -así como los fundamentalistas musulmanes, persiguiendo todo y a todos- cadenas de TV en las que se ofrece de todo al pueblo solidario con el gobernante, nacionalizaciones, expropiaciones, tipos que andan por ahí jugando al chino de Recadi en versiones más extravagantes y dignas de series de TV de estos tiempos de animaciones computarizadas, más amenazas al libre empresariado, en fin, la lista es reiterativa con denominaciones diversas y uno se pregunta ¿Cansa? No, para nada. La batalla es hasta que cese en el poder, un día de estos que cada vez está más cerca.

Basta recordar el silbato del réferi de las conciencias despidiendo gente por televisión. Lo sigue haciendo ahora con su dedo. Indica y van sus colorados secuaces y expropian, vejan o determinan el futuro de quien sea solamente por no vestir de colorado y asentir como esos perritos que se ponen en los tableros de los carros.
Un día de estos nos vamos a calentar de verdad y ahí sí que se pondrá la cosa fea. Y se pone y nos calentamos por facebook, por twitter, por blogs, dejamos las suela de los zapatos en las calles y así le dejamos espacio a los políticos para que se calienten y al rato, el comandante nos vuelve a enfriar con cualquier cosa que nos deja perplejos, como el reciente voto emitido a favor de un conflicto bélico entre Nicaragua y Costa Rica.  Está pintada la oportunidad para el comandante de mandarle tropas a los nicaragüenses y de probar todo ese arsenal que ha estado coleccionando y hacer como Cuba con Angola, buscarse una guerra en tierras lejanas para decir que los ideales de la revolución hay que defenderlos donde haya que hacerlo.
Pareciera que el día de esos, ese que tanto ha ansiado el comandante está llegando, el día de plantarse delante de la pantalla de una computadora y decir para dónde deben moverse los tanques, qué colinas y ríos sortear, pensamos que le encantaría ser inmortalizado en una foto al estilo de Hitler en su bunker con sus generales alrededor y entonces, el mundo entero de tanto advertirle le mostrará el camino que merece, ese que usted y yo sabemos.
Mientras mueve tropas por Centroamérica en esa lucha por los ideales de su revolución bonita en Nicaragua (bien lejos de las balas por si acaso), seguirá expropiando y determinando cuándo es que nos vamos a calentar de verdad para que llegue ese día tan mentado en que la revolución de paso quién sabe a qué cosa o involución hacia a el grado superlativo de la pobreza: lo paupérrimo.
Y llegan días de esos. Por ejemplo, cuando de tanta amenaza recibe a contraprestación la confianza de quien sabe que hace las cosas bien para si empresa y sus empleados y eso, le vuelve loco porque sabe que hay vías de dignidad que no sabe alcanzar. Otro ejemplo, la gente que le protesta en el beísbol y lo manda de paseo como hace él, o como cuando la gente se queja con razón y no hace más que reprimir y llevar ante el fiscal.
Los días de esos son a diario, son esos que lo van mermando, que llena de trolls los espacios de comentarios de los medios de comunicación que, aunque señalados y perseguidos, se mantienen en su capacidad de detallar la protesta.
Cada día las cosas se ponen peor, para el comandante. Ganaremos los dignos, los que creemos en la libertad, los que sabemos que las cosas se construyen con esfuerzo, confianza en todos, en la honorabilidad y la respetabilidad. 

domingo, 7 de noviembre de 2010

El precio de la foto

De la reciente visita de Juan Manuel Santos presidente colombiano a Venezuela, se desprende con claridad las intenciones de cada uno de los mandatarios. Chávez le dijo a Santos "Pido a nuestro padre, Bolívar, que nos guíe siempre por los caminos de la hermandad, que no haya fuerza extraña alguna que sea capaz de lograr algún tipo de daño (...) entre dos pueblos que en el fondo somos el mismo pueblo".
¿Qué nos quiere decir? Que al proyecto de la Gran Colombia que Chávez quiere fundar junto a Ecuador y Bolivia, le falta Colombia y que quien debiese comandar esta hazaña, es Chávez, el heredero de Bolívar.
Por su parte, Santos quien recibió de Uribe un proyecto de nación consolidado entre empresarios y gobierno, que a su vez está respaldado por el “Plan Colombia” del cual Santos es artífice y claro dirigente desde que era ministro de la defensa, le contestó "Tenemos nuestras diferencias, pero respetarlas y discutirlas en forma amigable y constructiva, es lo que fortalece una relación. Si trabajamos juntos, nuestros pueblos saldrán beneficiados; si peleamos, nuestros pueblos saldrán perjudicados. Y usted y yo, presidente Chávez, entendemos eso muy bien".
Santos nos dice que sí, que la historia está y que hay que seguirla construyendo sobre la base de acuerdos, pero que los países son diferentes, que los propósitos muy distintos y que su visita es para dejar las cosas en su sitio, comercio y buena diplomacia.
Una evidente diferencia. A Santos le interesa retomar la buena relación con Venezuela para colocar sus productos y reforzar su seguridad. Es Venezuela para Colombia su socio natural con el que comparte una larga frontera con todo lo que implican las relaciones fronterizas: tráfico de personas, bienes y hasta servicios. Para Venezuela, Colombia es un seguro suplidor de los alimentos que no es capaz de producir.
Que Venezuela no importe productos de Colombia genera para el primero más inflación, y para Colombia más desempleo. Resolver estos temas era crucial para ambos mandatarios, así como dejar sobre la mesa las firmas necesarias para alcanzar la paz en el territorio colombiano, cosa que sabe Santos no podrá lograr en un primer momento, pero gestionar la economía de su país y ayudar a la colocación de sus productos, merece la pena.
Las sonrisas esconden el conocimiento que ambos se tienen. Santos sabe muy bien cómo se manejan las FARC y hasta dónde pueden llegar los coqueteos con los revolucionarios bolivarianos. Por su parte, Chávez sabe que Santos lo conoce muy bien. El colombiano le sigue los pasos desde hace mucho y está atento a sus maniobras militares e ideológicas.
Chávez tiene esta cumbre con Santos pocos días después de mostrarle al mundo las compras de armas que hiciera, así como los acuerdos para la construcción de una central nuclear, los abrazos de sus aliados Gadafi, Ahmadinejab. Santos tiene el respaldo militar, estratégico y táctico de los Estados Unidos. En una palabra, entre los dos países las tensiones por el dominio del poderío militar y las visiones de dos mundos distintos –ideológicamente hablando- mostraron que las sonrisas para las fotos son el precio.

domingo, 31 de octubre de 2010

Véndele los ojos (con glosario)

Ya no hay capacidad de sorpresa. Son once años de sube el telón y aparece firme bajo el avión. Baja el telón y vuelve a subir y nueva postura firme en otras tierras acompañando un duelo… El mandatario se ocupa de coquetear con sus secuaces por todo el planeta mientras la gente sigue tratando de sobrevivir a las tormentas que tiene desatadas en la cárcel en la que tiene sometidos a los nacionales: el hambre, la delincuencia, el desabastecimiento,  el desempleo... van mermando el resteo. En franca decadencia. Así van estos días las cosas en el Palacio presidencial de Miraflores.
Visita y compra. Un “tabaratismo” al mejor estilo “mayamero” a lo grande: unos tanques, una central nuclear. Por si acaso y le faltan soldados va a sigue firme en sus convicciones de teniente-coronel y une a sus ejércitos algunos fundamentalistas religiosos, algunos de esos aliados que nunca faltan y que son caridad con uñas.
Los secuestros no perdonan ni a los octogenarios, ni a los industriales, ni a las personas de bien, esas que despiertan a los gallos en las mañanas colando su café.
Además, todo este plan se rocía con el manejo absoluto de la alimentación. No se conforma con el dominio de la importación de comida que deja podrir, ni con la cadena de supermercados que creó, sino que domina el embasado en vidrio. Cerveza –la siempre solidaria compañera-, compotas, jugos, salsas… un sinfín de productos que ahora dominará gracias a su dedo mágico de expropiar para luego no producir. Una forma de hacer que el aparato productivo del estado siga descendiendo.
Los políticos de la oposición despertaron y ya le laten fuera de la cueva advirtiéndole que en el 2012 no va a lucir la banda presidencial (aunque saben que no van a poder mandar mucho por la composición de la Asamblea Nacional) y el colorado también sabe que va a hacerles la vida imposible como opositor porque tiene blindadas las instituciones que son chavistas.
Así pues, el país se cae a pedazos. Toda la prensa mundial lo destaca. Los gobernantes del mundo le piden explicaciones y él solo da largas decimonónicas y trasnochadas del oprobio colonial del pasado. ¡Ya el guión de esa telenovela roja se sabe comandante! Búsquese otro escritor que le haga unas buenas letras de canciones para su próxima aparición en “Aló” y véndale por los ojos su revolución, o mejor, véndele los ojos a los que todavía le siguen para que no puedan ver lo que va usted haciendo.
Glosario:
Tabaratismo: es una forma de expresar que las cosas están baratas y hay que comprarlas. Es propia la expresión de la Venezuela Saudita de los años 70 del siglo pasado.
Mayamero: el gentilicio de Miami.
Compota: Potito.
Resteo: Seguir ciegamente a un líder.

domingo, 24 de octubre de 2010

Gestores que enaltecen: VICENTE DEL BOSQUE

En el plano de la gerencia de instituciones, el deporte tiene un lugar preponderante. Van de la mano gestiones colectivas: entrenadores, deportistas, personal de apoyo y por supuesto, fanaticada. Con esa vocación de observar el esfuerzo colectivo, se otorgó el pasado viernes el premio Príncipe de Asturias a los Deportes a la Selección Española de Fútbol.
La entrega de los premios Príncipe de Asturias estuvo, como es su naturaleza, cargada de emociones y agradecimiento de las diferentes personas que hacen posible que nos enorgullezcamos de ser humanos.
En Oviedo, se vivió no sólo un premio, sino un acto de humildad, agradecimiento y generosidad. Vicente del Bosque, rompiendo –muy bien rotos por cierto- los cánones protocolares, se acercó a su antecesor, Luis Aragonés para hacerlo mucho más partícipe de la trayectoria triunfal de la selección española de fútbol. Con del Bosque, campeones del mundo, con Aragonés, de Europa.
Un momento conmovedor, sin duda cercano. Pudimos sentir el clamor de los aplausos de las tribunas. Dos hombres unidos por el fútbol y esa pasión que significa comandar a esos jóvenes que llevan en sus botas las ilusiones de un gol.
Los príncipes y la reina no podían ocultar su orgullo, los presentes, estudiosos todos de la humanidad en sus más complejos sentidos, tampoco pudieron esconder la sonrisa emocionada que esos entrenadores de canas y ojos sabios nos hicieron sentir.
Vicente del Bosque es un ser extraordinario. Un gerente de emociones, un gestor de éxitos, un enamorado de la vida, un padre ejemplar. Un hombre que una vez más nos ha demostrado que la humildad es uno de los más altos valores humanos. Subrayó y así lo recogen los medios de comunicación, que es posible ser un triunfador también con gestos amables, esos gestos de éxito que los fanáticos hicieron en falta y que hoy, con esa prudencia de quienes saben que el triunfo es mejor llevarlo dentro, aglutinó todos esos vítores para sumarlos a los de Aragonés y así, darle a su predecesor y a todos los que han gritado gol, a todos esos años de logros y fracasos en fútbol su justo sitial en este premio.
Los gerentes, más allá de conducir a la gente que le apoya y le da lustre deben ser ejemplos a seguir por su inteligencia, por su valentía, por su bonhomía y sobre todo, por su humildad.

domingo, 17 de octubre de 2010

Sobre gestiones de identidad nacional

La noticia de la operación de rescate de los 33 mineros atrapados en Copiapó por 70 días, tuvo en vilo al mundo el pasado día 13. Sebastián Piñera, presidente de Chile, gestionó una operación digna de reconocimiento. Tanto es así que hoy nadie diría que no sabe que Chile es un país orgulloso de la gestión de su dirigente, de su gentilicio y de su propia imagen internacional.
Los mineros han sido atendidos y acogidos por todo el planeta. Se consideran héroes de sí mismos, de su adversidad, de las dificultades que vivieron. Son a la vez, reflejo de una atención esmerada por parte de su país. No les faltó nada, ni siquiera rasuradoras para mantenerse lo más aseados posibles.
Los dramas personales son múltiples. Desde uno de ellos que tenía dos mujeres hasta los que estaban dentro de la tierra haciendo esfuerzos por su familia, por darles un digno futuro.
Chile  colocó en este esfuerzo la guinda de postre de lo que un país puede llegar a ser: respetado, admirado y en franca mejoría porque esta lección le lleva a plantearse serias reformas en su legislación laboral en materia de minas. Un país que merece quitarse el sombrero y por eso marchó orgulloso el 12 de octubre en la celebración de los 200 años de su independencia de la corona española y ahora, lo haría mucho más oronda si la celebración del día de la madre patria –España- hubiese sido el día 14. Ese abanderado tenía en sus manos el honor de representar a más de 17 millones de almas que vibraron junto a sus mineros.
Por su parte, quienes no dan la cara son los gestores del chavismo. Se contentan con argumentar indisposiciones, como las señoritas que padecían tuberculosis en tiempos decimonónicos. Una patraña que escondía un par de días más tarde el gesto despectivo del presidente Chávez “a palabras necias, oídos sordos”.
Los venezolanos no se sienten orgullosos, así como los chilenos, de su presidente. Ni punto de comparación. Las urnas del pasado mes de septiembre desdicen mucho ese sentir honrado por sus gestores. Todo lo contrario, la vergüenza persigue al gentilicio del venezolano. ¿Es que acaso el tan mentado Bolívar no merecía su espacio entre las banderas latinoamericanas en el bicentenario de la independencia? ¿Es que acaso Bolívar no fue junto a los ejércitos de  Colombia, Ecuador y Bolivia artífice de la independencia de 5 naciones americanas?
Pasa que esta historia bolivariana está cargada de tapaderas y relaciones con grupos que no luchan por el bienestar de sus pueblos, sino por acabarlos. Fíjese nada más en las reacciones a demandas internacionales por parte de altos funcionarios del gobierno y las risitas con que tratan temas tan delicados como el terrorismo.
Si de gestiones se trata, Chapeau! Señor Piñera. Póngale usted, señor lector,  la palabra que quiera a Chávez.   

domingo, 10 de octubre de 2010

La mala política informativa

El presidente anda repartiendo culpas por su derrota del 26 de septiembre. Ahora es que la burguesía le quita espacios porque ellos no se encadenan más. Exige a sus ministros de educación e información que se encadenen ellos para mostrar la enorme cantidad de escuelas que inauguran todos los días a lo largo y ancho del territorio nacional y reconoció un error: él es la política comunicacional del gobierno porque es él quien con su compañía anuncia los logros de la revolución.
Por supuesto que es él artífice de todo ese proceso de amores y odios hacia la gestión de su gobierno. Un presidente que en la palestra de la televisión es capaz de insultar y no responder o dilatar respuestas sobre la base de descalificaciones, es la mala política de su gobierno. Un presidente que busca reforzar el adoctrinamiento de los ciudadanos en una ideología que se asume como buena, siendo las otras malas y execrables, es un mal gestor de comunicación y mucho más de política.
La política informativa del gobierno debe ser de refuerzo de conceptos que se amparan en obras, no en obras que se conviertan en conceptos. Es la comunicación para la política la forma de convertir acciones gubernamentales en reformas para la vida en común de los ciudadanos, es decir, para que los nacionales de Venezuela, los venezolanos, se sientan partícipes de la actividad de sus gobernantes en los temas que son objetos del gobierno: la salud, la seguridad ciudadana, la educación, y como el gobierno de Chávez se encadena para tratar tapar el sol con un dedo, obviando los temores y angustias de las familias que tienen su muerto en manos del hampa, que saben que los niños más que educados son adoctrinados, que la salud es inexistente en los hospitales que son del gobierno central, en fin, no hay nada que comunicar sino ver vociferar al líder tricolor.

domingo, 3 de octubre de 2010

Un pizarrón, por favor

Luego de las elecciones parlamentarias del domingo 26 de septiembre, lo que apetece es tener una conversación larga con amigos para explicarnos lo que viene y barajar con gusto todo lo bien que nos sentimos los ganadores de este proceso: el pueblo opositor. Pero como todo en el mundo político, tenemos que tener calma para tratar de entender lo que viene. Por eso, un pizarrón, por favor.
Por una parte, la nueva asamblea se muestra fundamentalmente bipolar. Eso luce bien, sobre todo porque desde el punto de vista de los votos que respaldan a la oposición, los parlamentarios chavistas andan tan molestos como su jefe.
Por otra parte, si pensamos en la posibilidad de que en las elecciones de 2012 un candidato opositor ganase las elecciones a Chávez, tendría que gobernar hasta el 2015 con una asamblea completamente adversa y con un cuerpo de leyes hechas a la medida de Chávez: la Ley de Educación, la Ley del Sufragio (entre otras) además de las leyes habilitantes que la asamblea genuflexa le va a dar antes de hacer mutis por el foro quitándose vestimentas rojas y tratando de mimetizarse con cualquiera.
Muchas personas se hacen las mismas preguntas que le hiciera la colega Andreína Flores de la Agencia France Press al presidente Chávez. Lo que no sabían era que el señorón tricolor le iba a salir con semejante respuesta al clamor mundial de solicitud de explicaciones. Una demostración de machismo y cobardía frente a una dama del periodismo, una muestra de su debilidad política y una franca exhibición de su autoritarismo.
¿Qué se esconde con este triunfo? Se esconde que es el mejor de los mundos para Chávez y una esperanza cargada de trabajo para la oposición, que por cierto, sabe que no puede dejar de trabajar por una Venezuela digna, honesta y justa, y eso la honra. Es el mejor de los mundos para el comandante porque queda camuflado de demócrata, tiene pluralidad en su gobierno y, si las cosas le salen mal, va y le echará la culpa a la oposición. Culpas renovadas en esta telenovela chavista, porque las viejas –las de los 40 años, las del golpe del 2002- ya se le están caducando como la comida de los contenedores de PDVAL.
Tiene además la posibilidad de decirle a la oposición con argumentos frescos que no ayuda al pueblo por ser burgueses, que no dejan gobernar, que son los responsables de todo lo que pasa y, si llega a perder las elecciones presidenciales en 2012, se convierte en opositor garantizado desde dentro, desde la asamblea nacional, nada menos que toda la primera mitad del período del quien le suceda.
Claro, como dice Rafael Poleo, vamos a ver a Chávez bailar joropo desde ahora hasta enero de 2011, aprobando leyes, reglamentos, con poderes plenipotenciarios, aprobando la ley de medios de comunicación para cerrar de una vez a todos los que le molesten, quitando margen de maniobra a los opositores y cegando las ilusiones del pueblo que le dijo: calla y vete de una vez.
Vamos a ver cómo arrecia sus planes sociales, la regaladera de neveras y tarjetas de crédito, vamos a ver cómo va a distribuir la riqueza entre aquellas regiones que le dieron su apoyo ciego, vamos a ver cómo va a tratar de seguir aplastando a los gobernantes que le han salido al paso y le han demostrado inteligencia y voluntad de cambio con un compromiso con el pueblo a pesar de los desmanes del presidente.
¿Qué es evidente? Que más de cinco millones de venezolanos le dijeron a Chávez que ya basta. Y sí, la oposición tiene oportunidad de meterle el dedo en el ojo, de llamar la atención de todo lo que está mal llevado por este gobierno de indignidades, de decir desde la palestra legislativa los desmanes del manejo presupuestario… tiene en sus manos el rescate del honor desde uno de los poderes públicos.
El pueblo, un respiro. Un alivio a los pies cansados de marchar. Ojo, no es la hora de guardar banderas, sino de doblar esfuerzos, de acompañar la lucha, de dar lustre a lo alcanzado en las urnas.
Oponerse ahora no es en los medios de comunicación, ni al lado del pueblo, es con todo, en todo y por todos. Es en el meollo del poder. Donde se hacen las leyes. Es tener la autoridad de David frente a Goliat.
Un pizarrón es lo que hace falta para ir explicando todo este enredo creado por el chavismo, cosa que sabían los colorados que venía, que lo sabía Merentes y su encuesta. Que saben que les conviene, que es garantía de futuro porque la otra vía, esa al estilo de “la victoria siempre” y de “patria o muerte”, también la saben y está tan corrompida, que la solución es a la sombra y no precisamente de un samán.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Una vez más, el voto comprado

Las noticias del chavismo son un calco de acciones populistas. Cerró la campaña electoral y acto seguido, como quien no quiere la cosa, se anuncia que “En las próximas horas, el Gobierno entregará las primeras Cédulas del Buen Vivir, informó este viernes el ministro de Estado para la Banca Pública y presidente del Banco de Venezuela, Humberto Ortega Díaz” (Fuente: http://economia.noticias24.com/noticia/34406/estiman-que-247-mil-personas-tienen-su-dinero-del-intervenido-banco-federal/, tomado el 24 de septiembre de 2010).
Como siempre, la inteligencia del chavismo es pasmosa. Las acciones son impresionantes para obtener votos. A los ciudadanos les encanta tener un carnet y más si este carnet es para comprar.
Adicionalmente, se desvela quien será el gran usurero. Será el Estado Venezolano. ¿Por qué? Porque como el pueblo no sabe usar el crédito, será este Juan Bimba y su mujer los que se vayan ahorcando con los intereses de las tarjetas de créditos usadas en los mercados y hoteles del chavismo.
Nada muy distante de la realidad de la colonia en la que los hombres libres recibían su paga para gastarla en las bodegas de los dueños de la tierra. La misma cosa, con la única diferencia de que el dinero es plástico.
Lo otro que es muy interesante es que este control económico según informan, es hasta de 3 meses de salario del ciudadano que se va a endeudar, lo que genera una pregunta ¿dónde trabajan estos ciudadanos? ¿Son beneficiarios de alguna misión que les garantiza el empleo? ¿Trabajan en alguna empresa que ha sido expropiada? ¿Qué será expropiada en breve? Si es así, y si recibe usted una tarjeta del buen vivir, deje de dormir y empiece a trabajar de noche porque de lo contario puede contar con vender a su perro para pagarle al gobierno.
La otra pregunta que uno se hace es ¿cómo va a hacer el gobierno para tener unas tasas de interés especiales para estas tarjetas de crédito? ¿Por qué son diferentes a las de los bancos tradicionales? La respuesta es más pasmosa aún que la política comunicacional: que se va a hacer creer que se tiene crédito cuando no hay posibilidades de uso real de este tipo de instrumento financiero. Algo así como: -“señora, son mil doscientos bolívares. –Tenga, dice oronda la señora mostrando su tarjeta de crédito tricolor. La cajera pasa la tarjeta y la respuesta es “rechazada”. ¿Qué pasa? ¿Es que la tarjeta es lugar de ser Visa da Risa? ¡No! Pasa que no tendrá respaldo de la banca, razón por la cual sin empleo y con hambre de compra, el resteo se seguirá perdiendo.
Vaya, vaya. Que la tarjeta de crédito del buen vivir se las trae, igual que los votos.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Vivir a costa del Estado

“El presupuesto debe equilibrarse, el tesoro debe ser reaprovisionado, 
la deuda pública debe ser disminuida, 
la arrogancia de los altos funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, 
y la ayuda a otros países debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota. 
La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa del Estado” 
Marco Tulio Cicerón, año 55 a.C.

Hace más de 2000 años el político romano Marco Tulio Cicerón tenía claridad en la potencia de su voz para tratar de enderezar las políticas públicas de su tiempo. Había que tener sensatez y sobre todo sindéresis política en conjunto con la población. Darle a la ciudadanía su sitio y dejar que el Estado tomara las decisiones y acciones para alcanzar el bien común.
Si vemos la tarea de Chávez y el chavismo es exactamente lo contrario a este pensamiento de Marco Tulio Cicerón. El presupuesto es un desastre porque no hay vías de reaprovisionamiento que no sea la mono-producción petrolera, los funcionarios públicos son tan arrogantes y a la vez tan dependientes del jefe que sus campañas electorales están escudadas en el líder indiscutible de la televisión. Los regalos a los países que son afectos al chavismo y a la chequera de Chávez reciben mucho más que la propia Venezuela. Y, lo que es peor, la política social ha enseñado a depender aún más del Estado (no es que antes no se hiciera).
Si miramos a Venezuela con ojos de futuro, es decir, dentro de 8 años más, la caída estrepitosa del imperio chavista mostrará las languideces que tuvo el Imperio Romano hace 2000 años. Un mega Estado que abarcaba a casi toda Europa y parte de África, con todas las riquezas de su tiempo, podridas en la corrupción de los gobernantes y civiles aduladores que vivían de los recursos provenientes de las provincias romanas.
Chávez se ha ocupado de construir el peor de los mundos. Con las riquezas insólitas que ha obtenido, no ha sabido ahorrar sino despilfarrar y bajo ese criterio, creer y hacer creer que la vida es fácil combatiendo enemigos diluidos y mantenidos con la misma vehemencia que el “coco” visita a los niños cada noche.
Y claro, en ese ámbito de sindéresis política del que hablo, el Estado debe ayudar al pueblo, construir políticas sociales suficientemente sustentadas que permitan al ciudadano una vida cómoda y asegurada, producto de su aporte individual que se hará colectivo gracias a un manejo adecuado de un Estado que vele por todos. El Estado está también, de acuerdo a lo que son las pautas del buen vivir internacional, a apoyar a otras naciones menos favorecidas. Lo que no debe fomentar es el clientelismo y la frenética búsqueda de riquezas extraídas del erario público, como tampoco se debe fomentar que todos los problemas los debe resolver el Estado con miras a mantenerse en el poder, porque fuera de él, será el propio pueblo el que reclame esas múltiples miradas de reojo que el gobierno de Chávez hace a diario y que deja fuera del juego democrático a tantos miles de ciudadanos.
El presidente de Venezuela debiese demostrar que algún día estuvo sentado en los pupitres del postgrado de política y retomar esos libros clásicos para ver que la situación que creó, es irremediable, irreversible e increíble.
La división creada por estos 11 años de discursos incendiarios cargados de odio, llevará a algunos diputados opositores a la Asamblea Nacional el 26 de septiembre y serán estos ciudadanos los que lleven cierta dignidad y pluralidad a un país que perdió la ilusión, que debate sus días entre desafecciones y afectos que han permeado a las familias en las que algunos viven a costa del Estado y los otros, sobreviven con lo que va quedando.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Vamos a ver...

Voy por partes en este artículo:
1) Las dos noticias: En estos días la prensa mundial se ha sorprendido por las declaraciones de Fidel Castro acerca de la inviabilidad del modelo cubano, inclusive en Cuba.
No es sorprendente. Basta con leer las declaraciones de su secuaz venezolano sobre la importancia y fomento que se debe dar a la empresa pequeña y familiar para dejar de lado al Estado como gran proveedor de bienestar (ver post "No puede ser dueño de todo" http://elblogdemaxromer.blogspot.com/2010_08_01_archive.html ).
Luego, Fidel Castro dice que lo han mal interpretado, que lo que no sirve es el capitalismo.
¿De qué estamos hablando? Sencillamente de que Fidel Castro es un político que ha sabido servirse de un país a su antojo y, en las postrimerías de la vida, cuando sabe que no tiene los recursos que tuvo provenientes del comunismo, tiene que abrirse ideológicamente a la prensa norteamericana ¡A la prensa norteamericana! ¡La del imperio! ¡Qué barbaridad! y luego, dirigirse al mundo diciendo que sigue ahí, firme en sus convicciones.
Evidentemente, la labor del periodista Jeffrey Goldberg para la revista The Atlantic se quedó un poco corta. Yo hubiese preguntado ¿Y la guerra de Angola? ¿Y los suministros de la URSS? ¿Y las nuevas prevendas con Venezuela? ¿No son suficientes para que se pueda mantener los ideales de la revolución cubana? Bueno, como el trabajo lo hizo el colega Goldberg, hay que confiar que le hizo las preguntas que pudo y Fidel le contestó lo que quiso y vaya que sí dijo lo que quiso, porque luego se desdijo.
2) ¿Las debilidades del modelo?: Ahora, vamos a ver, si Chávez se quiere deslastrar del modelo del socialismo del Siglo XXI, si Fidel quiere que se fomente la libre empresa en la isla de un modo familiar ¿Qué van a hacer Bolivia, Nicaragua, El Salvador, Uruguay y Ecuador? ¿Cómo quedan parados los nuevos modelos de socialismo latinoamericanos sin el mentor principal y sin el ideólogo del materialismo petrolero que es Chávez? ¿Qué pretende Fidel de los judíos cuando le dice hasta Admadinejab que no se meta con el pueblo hebreo? ¿De qué banco saldrán los recursos para ese impulso que Cuba necesita para dejar el comunismo cubano en las postrimerías de la vida de Fidel?
Si lo vemos con pausa, las cosas no pintan tan claras. Los de las izquierdas revolucionarias: Castro, Chávez y Admadinejab, nunca han sido amigos de la libre empresa ¿Qué pasa?
3) Los enemigos se desarman: Pasa que saben que los misiles de Rusia y Estados Unidos están desarmándose, que no hay contrincantes importantes desde el punto de vista ideológico, que los guerrilleros ya no son "sexys", que el dinero es necesario y que el socialismo trae mucha patria, poca comida, más hambre y desempleo y que el "resteo" popular se agota.
4) La inversión necesaria: Vamos a ver, si las órdenes del líder supremo de la revolución cubana son suavizar toda su represión y estatismo, busca sin duda los capitales de los rusos -esos nuevos del dinero en abundancia-, el dinero de los cubanos mayameros, de los judíos y sus potencialidades de reactivación económica y el dominio del desierto para producir alimentos y buen trabajo bajo los criterios de los kibutz.
O sea que se trata de adecuar todo en un proceso de transición a la cubana-iraní-venezolana para que los líderes de la izquierda universal se vayan a un ámbito de una política light, sin calorías, tipo sugar-free (considerando que la caña de azúcar deje de ser el principal ingreso de recursos para Cuba), con el auxilio del dinero que pueda ingresar en la isla, con la inteligencia desarrollada por otros pueblos, en fin, una colección de oportunidades para los cubanos, que por cierto, merecen desde hace mucho y Fidel les negó.
Entonces, después de medio siglo de oprimir a un pueblo, de exportar ese pensamiento a otros muchos millones de almas, resulta que Fidel plantea su jubilación en términos ideológicos y prácticos de esta forma, así, en una declaración a un periodista norteamericano sin darle la cara al pueblo que le apoyó y que ahora defrauda para luego decir que se debe seguir en el modelo comunista.
Detrás de todo esto, está un agotamiento del modelo, la necesaria apertura de mercados, pero a la vez, manejar el dominio sobre el pueblo, mantenerlo con la brida corta para que se dependa del liderazgo del partido comunista.
5) Conclusión: Pienso más allá de lo que dicen los analistas con respecto a la transición hacia Raúl Castro, que se están llenando las libretas de racionamiento de esperanzas fundadas en el vacío, que la comida sigue sin estar en los anaqueles de los abastos de alimentos tanto en Cuba como en Venezuela, que todo ese empresariado familiar fomentado sin bases y como comentario suelto serán la excusa para dejar de ayudar al pueblo que ha creído en el padre Estado que tiene rostro barbado o la chaqueta colorada.
Toda esta nueva identidad de la izquierda latinoamericana no es casual, tiene la causalidad de orientar las filas de los esfuerzos hacia metas políticas de permanencia, de crear una imagen de bondad y entrega y procurar aliarse con el pensamiento chino de apertura económica que se basa en grandes industrias con salarios de cuenco de arroz, es decir, hacer creer que se vive un bienestar que no es sino más de lo mismo.

domingo, 5 de septiembre de 2010

¡A cadalso!

Franklin Brito murió digna y valientemente defendiendo sus derechos. Más de uno de los funcionarios del gobierno del presidente Chávez -que miraron de lado este caso- no se atreverían a emular la verticalidad moral de Brito.
En el caso de Brito, los organismos del Estado, ministerios, tribunales, personalidades hicieron lo adecuado porque este señor muriera. Le mintieron para que luego volviese a exponer sus quejas. Todos como personas que son, como representantes de funciones e instituciones, todos pusieron su piedra para emparedar a este hombre digno y sobre todo, firme en sus principios.
Si estuviéramos en tiempos de los cadalsos, más de una cabeza rodaría con el beneplácito de las feroces voces de la opinión pública, empezando por esta palestra. Esas caras de “yo no fui” y esa declaración una vez que se habían concluido las exequias de Brito, están fuera de lugar. Lo que tuvieron que hacer, no lo hicieron y punto. Asuman su responsabilidad todos, o mejor dimitan de una vez y sean honestos con sus familias y con el país, asuman que son incompetentes y renuncien que Venezuela les queda grande y sobre sus conciencias ya llevan muchas muertes, la de Brito de hambre, las de 16.000 venezolanos en 2009 por las balas que pululan en las calles, más los que van este año 2010.
Vamos ¡A cadalso! ¡Que los crímenes por lesa humanidad no prescriben!

domingo, 29 de agosto de 2010

No puede ser dueño de todo

El Socialismo del Siglo XXI es de lo más inestable desde el punto de vista ideológico. Depende de los vaivenes de quienes rodeen a comandante.
Lleva desde 2007 en una feroz estatización y nacionalización de todo lo que su dedo indique hasta que se reunió con los Castro esta semana. Dijo el pdte. Chávez que “El Estado no puede ser dueño de todo. Ese es el estatismo y eso llevó al fracaso al proyecto de la Unión Soviética. El capitalismo de Estado, ese no es nuestro camino”[i]. Entonces ¿En qué quedamos? ¿Cómo es esto? ¿Cuál es el camino?
Quedamos, querido lector, en que la única filosofía válida en la cabeza del comandante es la de Eudomar Santos[ii], mientras vaya viniendo, vamos viendo. Once años viendo lo que va viniendo con aquellas apetencias de dominio y control.
Llegó su momento, ese en el que necesita votos después de todas las expropiaciones que ha hecho, luego de ver que el llanto de los ex-trabajadores de Éxito le quita camiones de votantes, ahora sí, habla del fomento de la empresa privada, la pequeña, la familiar como base de una economía que no es totalmente del Estado… Ahora sí, esas empresas familiares que empezaron pequeñas o medianas como las de alimentos y bebidas, los periódicos, los supermercados. ¿Será que son ejemplo a seguir?, se preguntó el comandante en un paseo por su socialismo vigesimal primero, y corrió a verse con los Castro para que le den las soluciones de cómo hacer para salir de tanto berenjenal en que solito se metió. ¡Claro el hambre y el desempleo ya no generan resteo! Como tampoco la inseguridad que ha sido su toque de queda civil, ni la salida de venezolanos por Maiquetía hacia destinos diversos para no volver, ni la comida podrida que no tiene perdón, ni la corrupción que se le pudre en sus noches de insomnio.
Chávez busca en el arcón de sus estrategias alguna que le sirva un rato más para mantenerse en la silla colorada… No puede ser dueño de todo, aunque le gustaría echar tierrita y no jugar más quedándose con las metras[iii], dejando la dignidad de los oponentes embarrada, la de los propios en la puerta de un tribunal y pensando que se salió con la suya.
Por ahora, le bastará con tener sus buenos curules rojitos en la Asamblea Nacional, seguros en afirmar con la cabeza, para así, sólo así, descalificar a los diputados opositores desde su tribuna mediática, sembrando odios a través de sus esporas hertzianas y así, también sólo así, podrá decir que el hambre y el desempleo es culpa de la empresa familiar, que los empresarios pequeños tampoco no saben gestionar trabajo, que son incompetentes y que sólo él, el ungido de la verdad y la ideología del socialismo del Siglo XXI será capaz de sacar al país del desasosiego en el ya no tan remoto 2012…

domingo, 22 de agosto de 2010

Una semana pa’llá y pa’acá

En la política, sobre todo cuando las elecciones están de por medio, el gobierno del pdte. Chávez se ha caracterizado por ir de allá para acá.
Un mareo que termina como siempre, con medidas duras, decisiones arbitrarias y que atentan contras las libertades del ciudadano… eso sí, por cuotas.
Esta semana la hemos tenido de ejemplo. Los muertos reflejados en el programa “Los guardianes de Chávez” transmitido por CNN dio pie para que los diarios se hicieran eco de la mayor preocupación de los venezolanos: la inseguridad.  Primeras páginas elocuentes le dieron en la espinilla al pundonor del chavismo, si hay cifras en los medios, la cosa no es tan fea, pero si hay imágenes…  claro, ellos que se han ocupado de dominar hegemónicamente las comunicaciones del país, saben que el valor por el que multiplican las fotos.
Luego, al darse cuenta de que tapar el Sol con un dedo es imposible, aflojan y deciden que mejor dejan las cosas como están… a decir de boca, porque en la Asamblea Nacional siguen cocinando a todo vapor la ley de prensa que dejará sin tinta al papel.
El problema de todo esto, señores que conducen la política comunicacional del estado venezolano, es que todo se sabe. Más tarde o más temprano, todo se sabe por twitter, facebook, los muros grafitados o el olor podrido que sale de la morgue de Bello Monte.
Saldrán los temas, los muchos pendientes, así como saldrán diputados de la oposición a la Asamblea Nacional para que se les pongan las cosas no tan fáciles, aunque todavía las tendrán a su favor para poner al comandante en el poder en 2012. La cuenta es regresiva y el trabajo de la oposición muy duro, sobre todo en el manejo de sus acuerdos.
Es interesante como se trata de llevar cortinas de humo de cigarrillo hasta con los piropos que el presidente les dice a las periodistas de Palacio. Ni la belleza de la reportera, ni eso será capaz de tapar los desastres que pretenden ocultar impidiendo que se muestren muertos o podredumbre. ¿O es que olvidan que el chavismo dice que Venezuela está “completamente alfabetizada”? 

domingo, 15 de agosto de 2010

Carcajadas histéricas sin argumento

A Andrés Izarra

Han pasado varios días desde que Andrés Izarra hiciera honor a las víctimas de la violencia a través de CNN con unas carcajadas histéricas. Fue tal su desparpajo, que las palabras que usó para tratar de defender sus argumentos se perdieron en el estupor del llanto de los miles de madres que a diario ven caer a sus hijos gracias a las balas que siegan sus vidas.
Un gobierno como el de Chávez, que maneja los medios de comunicación a su antojo, que funda una televisora, que dirige Izarra -el burlón de la corte-, para combatir a CNN y todo el aparato mediático que viene del imperio, no tiene perdón de Dios ni de ningún mortal cuando se buscan argumentos que se refugian en esas carcajadas histéricas.
Hace años conocí a Izarra. Era un muchacho que clamaba por la libertad de expresión en el auditorio Hermano Lanz de la UCAB. Un joven periodista que buscaba que su jefe, Marcel Granier, les hubiese dado a los periodistas del canal la oportunidad de mostrar los desmanes de abril de 2002. Años más tarde, se hizo célebre por su frase publicada en El Nacional de la hegemonía mediática. Ahora, su paso a la historia es una bofetada a la dignidad, carcajadas a quienes le disientan en su verdad fabricada en una oficina resguardada por la imagen de Fidel Castro.
En los laboratorios de comunicación hay que tener todos los cabos atados, de lo contrario, las complicaciones imprevistas del humor de los voceros, en este caso la histeria del momento provoca risas nerviosas, descalificaciones y lo que es peor, muestra el verdadero yo de quien gobierna, gente sin escrúpulos que se vuelca a su egolatría y a la de sus jefes, aquellos que le han dado palestra y una Hummer.
En abril de 2002 quería decirle al mundo que su derecho a informar se había violentado desde RCTV. Hoy es él quien violenta los hogares, la memoria de los asesinados, el dolor de quienes se saben que no tienen respaldo en los medios de comunicación del estado venezolano. ¡Lástima Izarra que el cinismo le lavó aquellos sentimientos de lucha por la verdad que mostró en la UCAB hace años! ¿Se acuerda?

domingo, 1 de agosto de 2010

Vestida de garza blanca

A quienes abren caminos y se preguntan por qué
Cuando se piensa en la llanura venezolana, se piensa en garzas, no indispensablemente blancas, sino rojas y rosas. Si se sube por el pie de monte, el verdor es la constante, si se ve desde el cielo de las cumbres, los escarpados Andes dejan sus paisajes de frailejón.
Si bajamos hacia el lago de Maracaibo, lo exótico de un “Bocachico relleno” nos devuelve el alma al cuerpo y si tomamos la costa, un dulce de leche de cabra es capaz de engolosinarnos hasta empalagar.
En nuestra travesía hacia oriente, las playas de diverso tono nos dicen que azul es más que un color, un concepto inventado entre el mar y el sol, que río Orinoco es pasión dorada que se confunde en el Atlántico y que trae recuerdos de saltos de vértigo y formaciones rocosas antiquísimas.
Cada paisaje de Venezuela es una lección de geografía del mismo carácter de los venezolanos: amplio, generoso y ameno.
Un orgullo de ser, de tener y conocer, de compartir el pocillo de café, de mostrar que se tiene gusto a ajíes y que los plátanos completan la mesa junto a la redondez de las arepas.
Los venezolanos y su paisaje son una misma cosa, una fusión de espíritu de emociones y pasiones, tanto como vestirse de garza blanca para celebrar las 15 primaveras y la alzada del suelo de las hijas en baile con los muchachos.
Vacacionar por Venezuela es eso, es profundizar en esas raíces del indio, negro y español, es ver que cada familia tiene en su seno tantos tonos de piel como colores el arco iris, es disfrutar del alma de un pueblo que ama su tierra y comparte una cerveza bajo un árbol entre amigos con piedras de dominó. Es tener cariño unos por otros, ayudarse con lo poco para saberse que todos están bien, en ese compadrazgo que hace familia a todos.

domingo, 25 de julio de 2010

Y con agosto, fuga de cerebros

El mes de agosto es de cierre de maletas y salida de Venezuela. Hace años, era el mes de vacaciones, de ir a ver a Mickey Mouse, el mes de las quinceañeras visitando Europa, el mes de la familia y de las cámaras de fotografías para plasmar recuerdos imborrables. Hoy, es el mes de ver si nos dan empleo vestidos bajo el traje de peluche del ratón de Disney o de camareros en un bar, o de taxistas, “lo importante es tener empleo y para tenerlo, hay que irse” como me decían dos amigos en días pasados.
El aeropuerto de Maiquetía se llena todos los días de familias desilusionadas y se carga de nuevas ilusiones. Los que se van, se llevan en sus maletas la vida. Los que se quedan, guardan en los armarios, el resto de la vida de los viajantes. En cada maleta de mano, una laptop, el cordón umbilical para conectarnos por Skype después. Las abuelas, una vez enseñadas en el manejo informático, serán las que seguirán gestionando las comunicaciones familiares a la distancia de un click.
Los migrantes, una vez revisados y requisados por la Guardia Nacional (lea también el post "El cabo Guerra") con todo el talento de la patanería de la que se precia hoy día ese cuerpo de seguridad venezolano, hace que la guinda del postre, que el amargo momento, subrayen de más razones para no querer volver.
Se conocen datos.  A un colegio con nombre de montaña  se le van 48 familias. A otro, el del gentilicio 100. Es agosto el mes para cerrar porque los muchachos terminan las clases y hay tiempo de que inicien su otro año sin demasiadas interrupciones.
“La familia de Fulano se espera  hasta el 2012”, dice una joven en la cena familiar, “si Chávez se queda en el poder, se van”, completa. Otros, ya desesperados y sin esperanzas ni en la oposición, los que saben que no hay para donde coger, cierran sus maletas, hacen respaldo de todo en un pendrive, guardan sus saberes en un tubo de dibujante, agarran a sus muchachos y, a pesar de las humillaciones que saben que recibirán en el aeropuerto, de la ropa interior vista a trasluz y hasta olida por uno de esos enfundados en verde oliva a las órdenes de quien sabe qué capitán, no miran atrás.
Oleadas de venezolanos formados con criterio, que talentosos serán acogidos en otras fronteras dejan el territorio sabiendo que no hay más salida, que no hay marcha ni consigna que haga cambiar las cosas, que por más educación de élite no se cambiarán las circunstancias porque sienten que los políticos de todos los bandos no tienen ganas de progresar sino de estancar más al país, que vivir amenazados de secuestro o de cortes eléctricos o que cuando haya luz el entretenimiento sea una cadena nacional con Chávez comandando alguna de sus alucinaciones del pasado encarnadas en alguno de los herederos de la historia por el hecho de compartir un gentilicio, cierran sus maletas, apagan la luz y salen –al menos por ahora- para siempre de Venezuela.
Agosto es un mes de luto activo, es el mes del llanto contenido de los adultos y de los nietos abrazados a las rodillas, el mes de saber que hay que seguir adelante y que no se puede flaquear, el mes de renovar votos matrimoniales para seguir emprendiendo la vida juntos, con los hijos en otra parte, es el mes de la gran fuga de cerebros.