El blog de Max Römer: diciembre 2009

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Carta a los reunidos en Copenhague

Queridos mandatarios:
Me imagino a tantos niños escribiendo con la dificultad de las primeras letras, sobre la mesa de la cocina, diciendo que han sido niños buenos y hacendosos mientras más abajo, refirieren una lista de juguetes que estarán bajo el árbol de Navidad.
Me imagino que en este momento, millones de manos empuñan un lápiz sobre una hoja de papel, que con mentes inquietas inician su saludo con un "querido Niño Jesús" o "queridos Reyes" o "dear Santa".
Por esos niños y niñas que en el mundo sueñan con pasear en bicicleta o ir en patines, por aquellos otros que además de comer, desearían también un poco de agua fresca y su juguete, por los que sortean largas caminatas para llegar a su escuela y saben que tal vez en la tarde no estará alguno de los suyos por una mina...
Por todos ellos, por los hijos de ellos, pido a ustedes mandatarios y dignatarios, que nos manden y se dignen de firmar y beneficiar con un tratado ambiental que se cumpla.
Como en sus manos está nuestro futuro, el de ellos y la limpieza del aire con que volteemos los ojos al cielo, ustedes, los reunidos en Copenhague, piensen en todos y beneficien a todos los habitantes de este planeta.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Para Evo... por la desconfianza que brinda

En este estertor de la primera década del vigésimo primer milenio, no es de extrañar que los pueblos sigan comportándose como siempre: sumisos por la pobreza en la que viven.
El triunfo de Evo Morales para este segundo mandato es una muestra de ello. Bolivia es un país sumido en el desencanto, adormecido por sus múltiples y traumáticas experiencias democráticas, sumergido en las diferencias irreconciliables.
No dista en su desesperanza de aquella Alemania prenazi de la primera postguerra. Empobrecidos, endeudados y apocados internacionalmente, fueron capaces de seguir cantos de sirena, que en el caso alemán, fue del austríaco Adolf Hitler. Los líderes de palabras fuertes, nacionalistas y contarias a los intereses individualistas de algunos, son las voces que se levantan en tiempos de dificultad: Chávez, Morales, Correa… ejemplos de esa tristeza que tienen los pueblos cuando saben que es poco lo que queda y no se pierde nada con escuchar y apoyar los cantos de las fantasías.
Bolivia, al igual que Venezuela, va en camino a una derrota moral mucho más grave que la vivida hasta por ese pueblo. Va en franco camino a mayores divisiones, a más odios, todos soliviantados por los deseos de superación de algunos que harán todo lo posible por atornillarse en el poder y tomar de la silla gobernante todo lo que les pueda brindar su avaricia.
Ojalá que este blogger esté equivocado y Bolivia pueda salir adelante con el gobierno de Morales, que la sepa encaminar hacia el camino de la grandeza como pueblo, erguido, saludando al progreso, dejando de lado la pobreza y la exclusión. Por los vientos que soplan, Bolivia con Morales al frente, va por el carril rápido al despeñadero moral, tal y como Chávez ha hecho con Venezuela bajo el pretexto de la moralidad y la persecución a la corrupción.