El blog de Max Römer: mayo 2009

jueves, 28 de mayo de 2009

Abdalá Bucaram en “Aló Presidente”

Recordarán algunos lectores a aquel expresidente ecuatoriano que fue destituido por incapacidad mental, sí, Abdalá Bucaram. Era un señor divertido. Cantaba, hizo programas maratónicos de TV en uno de los cuales se afeitó el bigote, hasta que finalmente, los ecuatorianos hartos –en tan sólo seis meses- de sus payasadas, protestaron en las calles hasta que el congreso en un acto de soberanía, lo removió del cargo.
Hoy los venezolanos veremos por TV el programa maratónico político más largo que se haya transmitido en el Caribe. A un Hugo Rafael Chávez Frías, teniente coronel retirado, explicar las “bondades y maravillas” de su gestión de 10 años a través de la televisión que es de todos los venezolanos. Seguramente se encadenará por radio y TV públicas y privadas varias veces, se reirá de sus oponentes nacionales e internacionales, tildará de actor de segunda categoría a más de uno, sin darse cuenta él mismo de la comedia barata en la que ha convertido al país.
Será un espectáculo lamentable de cuatro ¡cuatro! días. Demostrará el mandante su gran capacidad comunicativa, su manejo político a través de la TV y dejará ver a quienes sigan este maratón, que Venezuela está en el fondo de un despeñadero donde no hay libertades, ni poderes con capacidad para decirle al presidente que se equivoca, que los maratones de televisión son para recaudar fondos por causas nobles como la lucha contra el cáncer, que ese dinero que se invertirá en querer demostrar lo indemostrable, se podría usar para reforzar la dotación de pupitres o medicinas. ¡Aló! ¿Alóoooo? ¿Me escucha? ¿La asamblea nacional (en minúsculas a propósito) me escucha? ¿El tribunal supremo (en minúsculas a propósito también) me escucha?
Desde esta palestra pública, desde el poco poder que tiene el derecho de palabra del ciberespacio, rechazo enérgicamente esta nueva barbaridad que se suma a tantas otras.

sábado, 23 de mayo de 2009

La gripe “CH”

La gripe “CH” se llamaba hace tiempo, Fidel. De esta nueva cepa de gripe ya se contagiaron Morales y  Correa. Mantiene constipada a Cristina, le estornudaron a Lula (pero no le pasó nada). Tiene en cama a Ortega y la lleva el chapulín viral con frecuencia a los líderes que odian la libertad.

La gripe “CH” tiene una característica. Si ve una institución fuerte, un buen tosido hace que se transformen los ya contagiados, en tosedores alrededor de ese cuerpo, van todos, sin pañuelo, tosiendo a boca abierta, estornudando  y escupiendo para que la institución se enferme y quede, o muy grave o enferma para siempre o muera .

Esta gripe “CH” va ahora en pos de Globovisión y Cedice. Ya fue por RCTV, PDVSA, las industrias de briquetas, el Banco de Venezuela, las tierras de Azpúrua, la sensatez, la honra y el honor de la majestad de la presidencia de la república, el antiguo congreso, el tribunal, el consejo electoral ¿sigo?

“CH” tiene otros síntomas: pone colorado al contagiado, deja a los contertulios con ese tic afirmativo en la cabeza que tienen los perritos que ponían los taxistas en la parte trasera de los carros, hace que vociferen los enfermos frases hechas sin capacidad de reflexión.

El antídoto a esta gripe “CH” es inocular suma y voluntad a los políticos para que se decidan a emprender una campaña campal  en contra de este flagelo a la salud universal.

 

sábado, 16 de mayo de 2009

De las novedades de los mandantes

Los últimos días no dejan de ser dinámicos en Venezuela, aunque el presidente haya estado de viaje por Argentina para dar su apoyo nuevamente a los Kirshner, su poder magnético hacia todo lo que hace, se convierte en noticia inmediata en todas partes del mundo.

De la semana hay que destacar algunas cosas muy interesantes: 1) La Ley de Propiedad Privada; 2) Las brigadas de lectura que promoverán libros socialistas; 3) La solicitud de Chávez para que los funcionarios se querellen con los medios de comunicación que “manipulen” la información.

Tres perlas. La primera, es decir, la relativa a la propiedad privada, es parte importante de uno de los motores de la revolución. Ninguna sorpresa. Sí, evidentemente, nuevo motivo para que los correos electrónicos se muevan con informes y alertas –todos con fundamento- por lo aterrador en que se convierte el tema para todo aquel que tiene trabajando su vida para tener un techo, una empresa o un sembradío. Una ley que prepara a Venezuela para la más cruenta batalla de unos contra otros. Una posición más de totalitarismo y arbitrariedad.

La segunda joya de la corona es la reacción obvia de los regímenes totalitarios: que la gente lea lo que yo quiero. Basta releer la historia para ver libros proscritos por razones políticas, con las consecuencias que tiene para los pueblos y su cultura. Preocupa mucho más en un país que se sabe que es poco lector. Si se lee poco y además sin el contraste debido de otras lecturas, se pueden crear visiones muy miopes en los ciudadanos. Un país formado sobre la base de lo que el líder quiere que la gente lea, es un pobre país.

La última, meterse con los medios, es la menos nueva. Va mezclando cosas. Cuando ve que sus dislates, son reflejados por los medios, ahí se angustia y amenaza. Manda a revisar, a controlar. Como estoy de acuerdo con la posición de mi gremio, copio el comunicado del Colegio Nacional de Periodistas (leerlo en columna de la derecha). No vale la pena extenderse, sino más bien, estar alertas y dispuestos a defender las más caras razones que nos definen como seres humanos: los derechos a la libertad de expresión, opinión, prensa e información.

Tenemos alternativas. Sí las tenemos. O nos dejamos que sigan poniendo joyas en el baúl de las muchas que ya llevamos, o nos plantamos en franca revisión del artículo 350 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela “Artículo 350. El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos” (Constitución de la República Bolivariana de Venezuela)

¿Falta algo? Yo creo que todo lo que vemos a diario por parte de los políticos mandantes es suficiente para que nos activemos en desconocimiento del régimen, sus leyes y autoridad.

domingo, 10 de mayo de 2009

Inspirado en un lector

Un lector de este blog me escribió la semana pasada recordándome que el chavismo no está en lo que pasa todos los días, sino en el propia Constitución.

Con ese recuerdo, me fui al preámbulo de la carta magna venezolana y luego de revisar su texto y oponiéndolo a lo que ha estado pasando, observé que este lector tiene razón: lo que está ocurriendo está aprobado en referéndum desde diciembre de 1999.

Va la cita:

“El pueblo de Venezuela, en ejercicio de sus poderes creadores e invocando la protección de Dios, el ejemplo histórico de nuestro Libertador Simón Bolívar y el heroísmo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes y de los precursores y forjadores de una patria libre y soberana; con el fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado, que consolide los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia y el imperio de la ley para esta y las futuras generaciones; asegure el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la justicia social y a la igualdad sin discriminación ni subordinación alguna; promueva la cooperación pacífica entre las naciones e impulse y consolide la integración latinoamericana de acuerdo con el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos, la garantía universal e indivisible de los derechos humanos, la democratización de la sociedad internacional, el desarme nuclear, el equilibrio ecológico y los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la humanidad” (Preámbulo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela)

Pues sí, la cita va a colación porque:

  •          lo multiétnico no existe: los blancos son malos, fueron los imperialistas originarios
  •          participación y protagonismo, tampoco. No se sabe cómo participar disidentemente sin ser excluido o señalado
  •          la descentralización, tampoco. Porque se va quitando a trozos el poder de los gobernadores y alcaldes
  •          la paz, es una urbanización cerca de El Paraíso ¿No?
  •          el bien común es lo que pareciera está más claro. Todo le pertenece a quien manda: el Ateneo de Caracas, los cultivos de caña de azúcar de la hacienda Santa Teresa, las petroleras...
  • el derecho a la vida ¿Qué es? Basta ver las cifras de las bajas los fines de semana.

Y no sigo para no aburrir porque la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos tendría espacio suficiente para todo lo demás.

Yo lo que no entiendo, señor lector, es cómo es que se lee la constitución. ¿Será que le faltó por alguna parte un epígrafe que apuntara “todo lo que leerá a continuación es una farsa”? 

domingo, 3 de mayo de 2009

Llenos de amor al ego

En 10 años hemos presenciado la estrategia más perversa de siembra y cosecha del odio. No hay mucho que explicar sobre esto porque las noticias de todos los días nos lo subrayan. Basta ver al país escindido en dos partes, perdidas, sin saber cómo hacer ahora con esa caja de sentimientos desatados por las calles.

Lo interesante de esa gestión “de revolución agraria de cardones y tunas” es cómo se sabe vía satélite cómo se vive dentro de Venezuela. Hasta hace poco, las izquierdas de mundo veían a Chávez como el demócrata respaldado por los votos. Y sí, los votos le han acompañado todo el tiempo por errores permanentes de la oposición y por compras de conciencia a gente empobrecida y hambreada, además de alguna que otra trampa (al menos así parece cuando no se saben resultados aún de elecciones pasadas). Y sí, parecía que Chávez era muy demócrata: votos, programas de TV con el pueblo, comida para sus seguidores… y carencias de alimentos esenciales para sus detractores (vean la prensa y sepan lo de la leche, el pollo, la carne, las legumbres).

Chávez nos dice que la oposición será enterrada con su odio porque el amor le pertenece a sus seguidores y a él mismo. Lo interesante es que Chávez, por un quítame esta pajita del hombro, saca a sus secuaces, bombardea con gas y agua a presión de quienes opinan diferente a él y después, como quien hace un gracia, en cadena nacional, va y dice que sí, que lanzó unas bombitas de gas a la oposición con esa risita nerviosa que le da en “jíes”.

¡Eso es amor! ¡Amor del bueno al ego! Todo lo que dice el presidente es perfecto, todo lo que se dice contra él, no sirve. Locus de Control Externo, señor presidente. Eso es un signo de inmadurez, no reconocer que se está errando es muestra de debilidad ¿Sabe? El país que usted quiere necesita acabar con todo lo que se le oponga y, si es su sombra, a por ella. Porque el terror lo invade. Hay que verle las cejas cada vez más atrás para darse cuenta de que usted está asustadísimo.

No se preocupe. La oposición ha demostrado que no está lista todavía para ganarle el poder. De lo que sí se tiene que preocupar es de los tribunales internacionales que le llevan la cuenta de sus desmanes. Prisionero, como deseamos muchos verlo, tendrá el espejo de la bruja de Blancanieves en su celda. Espejito, espejito ¿Quién es el que más se idolatra a sí mismo?

P.S. ¡Ah! Le dejo mi opinión sobre el teléfono móvil celular revolucionario “el vergatario”… comentarios capitalistas los suyos.