El blog de Max Römer: Ganó el sí: la ignorancia colectiva

lunes, 16 de febrero de 2009

Ganó el sí: la ignorancia colectiva

Y sí, es un SI condicionado. Ganó la ignorancia de un pueblo que no se sabe colectivo, de un pueblo lleno de individualidades, de vivezas, de esperar que le den algo para el día, porque ya mañana se sabrá.
Ganó el sí de la compra de conciencias. ¿A cómo están esas conciencias? ¿Cuánto cuesta el desempleo llevado a cuestas por el país a punta de las misioneras dádivas? El costo es simple, si me das, te doy el sí. Si me das, voceo por ti, si me das, eres el nuevo Libertador y grito a tus pies “Alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina”.
Como nos damos, yo-Chávez- a ti y tú me pagas con votos, te juro permanencia eterna, país perenne, patria eterna, patria perpetua.
Yo -Chávez- no soy perpetuo, perpetuo es Dios, la Patria. Venezuela será una potencia internacional, una potencia socialista, bolivariana, revolucionaria, perenne, perpetua, porque la voy a hacer yo gracias a tu voto.
Un Chávez eufórico, daba señales de renacer político. Nuevamente en campaña, esta vez hacia el 2012, fecha en que le corresponde la nueva reelección. Ofreció desde su famoso balcón lo que no ha hecho en 10 años. A sus seguidores colorados le prometió más seguridad, acabar con la corrupción, protagonismo en las decisiones y por supuesto, pueblo, mucho pueblo como aderezo. También hay nueva fecha patria como visión, el 19 de abril de 1810, la celebración del bicentenario de la fecha de declaración de independencia.
Una promesa infaltable: "ahora si viene lo bueno". Una expresión que sabemos que lo que vendrá es más persecución, movimientos del gabinete, emprendimiento con el que moleste en la revolución. Vendrá contra los medios, los periodistas, retendrá pasaportes, limitará el uso de dólares, amenazará a los empresarios, manipulará a los sindicatos, retendrá alimentos a las cadenas de supermercados para llevarlas a su propia cadena de abastos alimenticios.
Lo que sí ha demostrado Chávez es ser excelso discípulo de Castro. La fórmula de la eternización en el poder, de hacer creer que hay un renacer cada día del verdor esperanzado de salir de la pobreza. Que hay siempre alguien malo que nos lo arrebata, que nos lo impide. Ahora, con todo el poder en sus manos, con todas las posibilidades de seguir manteniéndose en la silla presidencial, sólo debe esperar que el petróleo vuelva a subir para seguir dando a cada individuo esa arepa necesaria, para hacerle creer al mundo que es Venezuela un colectivo que se sabe tal, cuando lo que sigue estando de base, es una ignorancia como colectivo y una viveza como individuo.
Chávez es el pueblo, es la viveza, es el desconocimiento del concepto de todos. Su todos llega hasta la frontera de su familia, de sus nietos juguetones en el despacho presidencial, tal y como es el todos de la mayoría de votantes por el sí. Llega el todos hasta los nietos, un todos que llega hasta el tamaño de la olla en que pueda meter las presas necesarias que el “comandante” me dio.
Esa patria soñada por tantos que sí piensan como colectivo, que sí trabajan y mantienen al país con sus impuestos y sus empresas, con sus propuestas, esa patria de trascender como colectivo, esa patria es hoy pesadilla, es la tristeza y el luto del 45% de los electores que votaron NO.

1 comentario:

Profeballa dijo...

Saludos profesor!.
Acà le dejo este artìculo que no tiene desperdicio:

http://www.eluniversal.com/2009/02/12/opi_art_el-cristal-que-defor_1262335.shtml

y una pregunta ¿hasta dònde deformamos la visiòn de la otra mitad del paìs?, pregunta terrible, porque yo me siento extranjero en mi propio paìs en relaciòn a esta mitad que votò ayer diferente a como yo votè.

un abrazo, lo seguimos leyendo,