El blog de Max Römer: Sensatez y sentimientos o cuando la delincuencia es toque de queda

jueves, 4 de diciembre de 2008

Sensatez y sentimientos o cuando la delincuencia es toque de queda

En los últimos días, en específico en mi antepenúltimo artículo colgado en este blog, apuntaba que la delincuencia es el toque de queda necesario para que el señor que nos gobierna, se mantenga en el poder. No le hacen falta militares ni estados de excepción. Sólo la cruel realidad que vivimos: secuestro exprés, asesinatos por un automóvil, asaltos y, en el mejor de los casos, arrebatones.
Si ese teniente coronel que gobierna fuese sensato y tuviera sentimientos por su pueblo, del que se cree mesías, haría algo por frenar la delincuencia, pero como la sensatez no está en su diccionario y mucho menos sentimientos más que por sí mismo (felicitaciones Teodoro por el Hugocrata) se ocuparía de pensar que quienes le respaldan han vivido, mientras se leen estas líneas, algún desmán por parte de la delincuencia.
¿Qué hemos hecho? Nos hemos encerrado en rejas varias, cercos eléctricos, perros amaestrados, serpentines de alambre de púas y una estampita detrás de cada puerta, porsia. No confiamos en la policía, sabemos que una maleta llena de real nos puede salvar la vida o rescatar a quien nos acaban de secuestrar. Eso, queridos lectores, no es vida. Es una triste historia de un país venido a muy menos, encadenado a su temblor por los insultos de su majestad, que encadenado también a su lengua mediatizada, ya no sabe qué inventar para mantenerse en el poder.
Ojalá le cayera la locha (que volvió a inventar) de algún tipo de sentimiento amoroso por el país. Si no fuera tan retóricamente manipulador, si se ocupara de gobernar en lugar de hablar, regalar y prometerse estar atornillado en su silla hasta el 2021 (yo tendré 60 años y cuento 47), tal vez sería un demócrata y al serlo, seguramente tendría la sensatez necesaria para darse cuenta de que la eternidad no es democracia, y mucho menos representa sentimiento alguno hacia el pobre país aterrorizado tras su Multilock.

No hay comentarios: