El blog de Max Römer: 10 años con Abigaíl

sábado, 6 de diciembre de 2008

10 años con Abigaíl

"¡Unámonos todos! Los negros y los blancos y los indios; los ricos y los pobres; los trabajadores y los empresarios. Los políticos y los apolíticos. Los de izquierda y los de derecha. Los católicos y los protestantes, y los ateos. Todos unámonos y seremos invencibles" Hugo Chávez 6 de diciembre de 1998 Ateneo de Caracas

Hace 10 años, un líder para muchos (a mí nunca me engañó) le prometía al país las palabras de unión que citamos arriba. Tantos se obnubilaron con su mensaje que se lo creyeron, lo respaldaron y se plegaron a sus designios. Hoy, muchos de esos se retratan del otro lado de la acera, lejos para que no los confundan, para distanciarse de ese apoyo incondicional que un día le brindaron.
Ahora, las cosas se le ponen chiquitas. Quiere eternidad, al estilo del de la barba rala del Caribe, quiere que lo imaginemos dentro de 30 años, vestido de Adidas con su botella de suero y la mirada perdida en su egolatría. Mientras en lo temporal, en este plano de ahora, de hace 2 semanas electorales, decide deshacerse de la SALUD de los venezolanos al quitarle a los gobernantes elegidos, legítimos y verdaderos representantes del pueblo –tanto como el señor que manda- dominio y control sobre los hospitales.
Señor mandante, ¿no se da cuenta que todo lo que usted toca lo estropea? Ya bien mal está el servicio de salud en Venezuela para que usted además, venga y le pase al ministerio de sanidad las competencias de mantenimiento de los hospitales que son potestad de las gobernaciones y municipalidades.
Lo mismo hace con los cuerpos de policía, ahora quiere decidir quién es el que manda dentro de cada cuerpo y va a quedarse con los dineros que son de los paisanos con la excusa de que el situado constitucional (los dineros públicos) los manejo YO, el supremo.
Súmele a su cuenta de 10 años de barbarie la de sus seguidores, a los que no podemos llamar correligionarios sino secuaces (palabra que habla de vandalismo), que destruyen como la langosta todo lo que está a su paso o en su mira telescópica de militar.
La cantaleta del señor que manda es como aquella telenovela, Abigaíl, que dejó en nuestra habla ese refrán de ¿Vas a seguir, Abigaíl? Una expresión que abarata frases y que deja entrever que estamos hartos del mismo cuento. Si nos quedamos con el recuadro de que tiene la frase de vencedor de hacer 10 años y la ponemos como una base de análisis, tendríamos que el señor se ha ido de bruces con la iglesia, los empresarios, los trabajadores, las razas y clases sociales. Ha emprendido con su cruel forma de hacer las cosas una guerra contra todo aquello que da sentido a una nación, sus valores, su gente, sus instituciones. Lo ha cambiado por odio, rencor, disfuncionalidad, gritos, asaltos a la moral y lo que es peor, directamente nos he metido en una guerra civil, sin cuartel, sin legión, un todos contra todos que ha salpicado a Bolivia (ya lo reseñaba su diario El Mundo) y pretende hacer metástasis en todo el continente y más allá (usando ese tipo de expresión tan suya y de BuzzLightyear)
Conmemoramos (que es opuesto a celebrar) hoy el día de la mayor equivocación en las urnas electorales cometida por pueblo alguno. Yo estoy de luto.

No hay comentarios: