El blog de Max Römer: Yes, they can. But, he will can?

jueves, 6 de noviembre de 2008

Yes, they can. But, he will can?

Sí, ayer colgué mi admiración por el pueblo norteamericano y las reacciones políticamente correctas de McCain y Obama.
Hoy, por supuesto, no puedo dejar de exponer mi reflexión de segundo día, esa posterior a la resaca propia de ver lo que no vemos en nuestra tierra: altura democrática y compromiso con la palabra empeñada. Nada de altanerías ni malos modos, ni descalificaciones una vez que se alcanzan los logros políticos.
Bueno, el pueblo norteamericano pasó del Ku-Klux-Kan a recibir en la Casa Blanca a un presidente del color de piel que perseguía. Pasó de ser un país dominado por WASP* a ser un país donde el respeto se gana sobre la base de hacerse respetar.
Pero a lo que vamos ¿Podrá Obama con los Estados Unidos y todo lo que implica la política de estado norteamericana?
Muchos problemas enfrenta desde ya el presidente Obama. Recibe un país hipotecado que ha hecho que esté hipotecado todo el planeta; un par de guerras con más de un millón y medio de ciudadanos consumidos en la droga y la inacción intelectual que al regreso serán –probablemente- como esos “veterans” condecorados y exhibidos como grandes héroes de la patria y olvidados como parias sociales después; tiene una seguridad social abandonada; inversiones pendientes; intereses en el mundo de la energía por abarcar; en fin, todo lo que Bush dejó por la mitad, este ciudadano tiene que hacerlo.
No es un negrito al estilo de los latinos creen. No es un negrito “pata en el suelo” como le gustaría a algunos presidentes latinoamericanos que fuera. Es un hombre preparado, curtido y nacido en Hawaii, en la mitad del Pacífico, hijo de mezcla musulmana y africana, pero sobre todo, cultivado en las letras de Columbia y Harvard. ¡De Columbia y Harvard!
Esa visión multirracial, plural y holística –que esperamos realmente tenga y no sea producto del marketing político- es la herramienta que le ayudará a sortear las dificultades que tiene en el escritorio para su pasantía programada de cuatro años en la sala oval.
Por lo pronto, las bolsas de valores del mundo, contra todos los pronósticos, se fueron a la baja y no porque haya ganado Obama, sino porque el precio del petróleo sigue alto, porque la confianza sigue baja, porque la recesión es la que manda y porque no se sabe cómo inventar más empleo en este planeta devaluado.
Obama tiene que demostrar que sabe, tal y como sugería Maquiavelo y para ello, sus primeros 100 días serán cruciales.
Ya veremos cómo se rodea de los mejores, cómo se comunica son su pueblo y en especial, cómo maneja su política internacional. Por lo pronto queda la pregunta ¿podrá?

*WASP: blanco, anglosajón y protestante

No hay comentarios: