El blog de Max Römer: ¡Uy! ¡Qué miedo! O ¿Qué parte del NO, no entendió?

domingo, 30 de noviembre de 2008

¡Uy! ¡Qué miedo! O ¿Qué parte del NO, no entendió?

Una vez más, ya lo hizo el año pasado, como se sabe perdido, sin todo el poder que se imagina que tiene y que le dicen desde Cuba debe tener, prende el ventilador.
¡Qué personaje tan previsible! Hay conspiraciones en su contra en todas las esquinas, lo siguen los monstruos de la sabana –además de la CIA-, no confía en nadie y en los pocos que confía, lega su futuro: ¡háganle su enmienda constitucional! ¿No se acuerdan que hace apenas un año le dijimos que NO en las urnas? Fue un NO tan rotundo que todavía no sabemos por cuánto le ganamos. Seguro que él sí lo sabe y por eso anda con ese miedo. En la conciencia de todos los genuflexos que le adoran por sus morocotas negras estará el pasar a la historia como traidores a la patria. ¿Por qué no vuelcan sus miradas a sus ideales más queridos? En sus memorias adornadas de escoltas están sueños de país bonito, DEMÓCRATA, para TODOS por igual, sin EXCLUSIONES. Esas cosas decían, ¿se acuerdan? ¿Se acuerdan cuando leían cartas de amor? ¡Las leían con el colorado! Se paseaban románticamente repartiendo ideales de igualdad. No estaba en la ecuación su odio y persecuciones.
Le dice a los que ganaron que los va a perseguir hasta en sueños, que se cuiden de cada paso que dan y así, se pone la sábana roja de demonio para hacer que tiemblen las rodillas.
Lo que pasa, señor, es que ya no asusta. Ya la gente del planeta le dio la espalda a su precio del petróleo para regalitos, ya la gente de Venezuela le dijimos que no a muchos de los que eran sus espacios, señor. Ya le dijimos que no a su reelección.
¿Qué parte del NO, no entendió? ¿A qué le tiene miedo, señor?

No hay comentarios: