El blog de Max Römer: octubre 2008

jueves, 23 de octubre de 2008

Sobre los pasaportes y las detenciones

Ya no sé si sorprenderme, quedarme con la sensación de impotencia en que nos mantiene el régimen de este sujeto tan temeroso de la verdad, la ciencia y la justicia que no hace sino jugar al intimidador. A veces, en esa capacidad imaginativa que me dejó heredada mi madre, lo veo vestido del Nosferatu de Murnau en versión rojo y blanco.
Así como al ilustre Dr. Mires, a Goicoechea, a López y otros ciudadanos, la Guardia Nacional lo mantuvo en vilo como ciudadano, mantiene a toda la ciudadanía aterrorizada de moverse, ciudadanos que no se atreven a ejercer su ciudadanía por sucesivos desmanes y atropellos.
Ahora cuando la economía se le vendrá a pique, como al resto del planeta, no tendrá los malabares del dinero para hacer callar conciencias y comprar furibundos votos que lo mantengan en su colorado proceder.

domingo, 19 de octubre de 2008

Quiebra mundial

Desde hace varios días vengo desarrollando un informe diario sobre el tema económico mundial para nuestros clientes de The Media Office.
Movimientos políticos, descensos y alegrías tísicas de las bolsas, intentos desesperados por tratar de achicar el agua del buque que se hunde en las aguas de la recesión.
En las lecturas que he hecho, el diario El País.com ha sido fuente interesante y en esos tropezones de quienes leemos la prensa con verdadero sentido de lectura entrelíneas me encontré con este pequeño tesoro.
Cómo se ha llegado al desastre
Islandia ha tenido que nacionalizar dos de sus tres bancos más importantes, tiene una inflación del 15% y cuenta con una moneda, la corona, cuyo valor ha bajado el 60% en un año. ¿Cómo ha podido ocurrir? Los expertos lo atribuyen a varios factores. Uno de ellos es la política de su Banco Central, que había situado los tipos de interés incluso por encima del 15%. En una economía pequeña, como la islandesa, el dinero caro atraía a los especuladores, a la vez que animaba a las empresas del país y a los particulares a pedir préstamos en países con tipos más bajos. Con el derrumbe provocado por la crisis mundial, la rueda endeudamiento/inversión se ha parado. A finales de 2007, los activos bancarios equivalían al 800% del PIB islandés y se extendían a Reino Unido y los países bálticos, entre otros. Para salir de esta situación, Islandia cuenta con una reserva de divisas muy pequeña; y como nadie quiere una moneda nacional como la corona -en tiempo de crisis-, el Gobierno no puede organizar un plan de rescate y se ve obligado a pedir financiación urgente en el extranjero. (Fuente:
http://www.elpais.com/articulo/reportajes/primero/caer/elpepusocdmg/20081019elpdmgrep_1/Tes)
La pregunta que se hace uno como venezolano, que vive en la dificultad económica desde 1983, con alzas de las tasas de interés, con problemas de quiebras a diario, con salarios de risa, con un 85% de población pobre, es cuál será la solución que se planteará desde la política para tratar de equiparar para todos una calidad de vida aceptable y mediadamente segura.
Fíjense, lectores de mi blog, que la pregunta es calidad de vida aceptable y medianamente segura. ¿Qué se pretende con esos adjetivos de aceptable y mediano? Casa con servicios, espacio y seguridad, ahorros para la vejez y la enfermedad. Ahorros provenientes de su trabajo, ojo.
Eso, con eso, los habitantes del mundo podrían ser felices. Imaginemos que esa garantía se la demos a cualquier persona que viva en un barrio petareño. Una propuesta muy atractiva para muchos. Poco glamorosa para la clase dominante que vive del afán por el lujo y que ha quebrado al sistema por ese mismo afán de querer manejar las hipotecas de aquellos que desean una calidad de vida aceptable.
Complejo dilema el que se plantean los políticos, porque el nuestro, decidió que su sistema es el mejor y ni siquiera lo opone aunque nos tenga con una inflación que haría quebrar a Islandia varias veces...