El blog de Max Römer: Se le pasó la mansedumbre

viernes, 18 de enero de 2008

Se le pasó la mansedumbre

A Chávez se le pasó la mansedumbre. Le duró poco, muy poco.
Ahora, arremete contra el gobierno colombiano y se entromete en asuntos internos. Lo contradictorio es que lo hace desde su concepto de soberanía; es decir, desde la soberanía de lo que toque es de él, del pueblo al que supuestamente representa.
La caricatura de Rayma que ubico a la derecha de este artículo habla por sí sola. Lo que quiere el presidente es enfrentarse a Colombia bélicamente (al menos así lo leen los norteamericanos y Rayma).
Chávez ha demostrado de su capacidad para generar liberación de un par de rehenes de las FARC, a pesar de todas las advertencias que hiciera el gobierno de Uribe a las ingerencias del presidente venezolano en la política interna de Colombia.
Esta condición hizo que el gobierno del país neogranadino en boca de su ministro Fernando Araujo, emitiera un comunicado en el que se le dice claramente al gobierno de Miraflores que "confunde la cooperación con la injerencia" en asuntos internos de Colombia. Este señalamiento, generó la reacción airada del gobierno de Chávez, cuando el ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, señaló que “El Gobierno Colombiano no está comprometido con la paz , sino obsesionado con derrotar militarmente a las fuerzas insurgentes, obsesionado con la guerra (…)El Presidente Uribe no está comprometido con el intercambio humanitario, sino ciegamente empecinado en demostrar sus argumentos de guerra (…)”, además de retirar de facto a su embajador Pavel Rondón.
Todo este contexto, hace que pensar que la situación diplomática entre ambos países se puede agriar aún más, siendo inconveniente para ambas naciones un conflicto que se pueda salir de las manos de una discusión diplomática y se pueda pasar a un conflicto armado.
Adicionalmente, la advertencia sobre la compra de armas por parte de Venezuela, hecha por el almirante Michael G. Mullen, Jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU, coloca un acento bélico al asunto diplomático.
Así, que se la pasó la mansedumbre a Chávez. Nuevamente actúa como militar y nos hace recordar esas máximas maquiavélicas de distraer los asuntos internos con guerras con los vecinos.

No hay comentarios: