El blog de Max Römer: Manos blancas, caminar largo

jueves, 22 de noviembre de 2007

Manos blancas, caminar largo

Quienes somos profesores de los que protagonizan las protestas en Venezuela en contra de la reforma constitucional, por defender los derechos civiles, nos podemos sentir orgullosos de haber hecho algo por el país a través de ellos.
Son los jóvenes universitarios, los paladines de la justicia a quienes admirábamos en las tiras cómicas cuando pequeños, pero sin lycras, sin capas. Sus armas son simples, la palabra, la convicción, las manos limpias y blancas en son de paz, su meta es compleja: una patria libre, soberana, plena de oportunidades para todos, donde el trabajo sea el motor y el creador de las transformaciones, donde la política sea un acompañante para la buena sanidad de una nación.
Sé que con las palabras insufladas en las aulas de muchos de nosotros sus profesores, de las conversaciones tras un café o en un pasillo con los brazos llenos de libros y exámanes por corregir, hicimos lo que le correspondió a nuestra generación: dar pistas y pinceladas para el país que nuestros jóvenes nos invitan a construir, porque los sueños se quedaron durmiendo en los cuadernos, junto a los apuntes y los corazones atravesados; porque los sueños se materializan en marchas, ondear banderas, leer leyes, ser ciudadanos ejemplares.
Las manos que sigan blancas, que sigan inmaculadas en la inocencia de la juventud, pero que la marcha larga que espera, esté plena de las recompensas que sólo el viento sobre la frente sudada es capaz de otorgar.
Que el caminar sea largo no debe importarles. Que el espíritu de las manos blancas los inspire y que ese rol de enseñanza al mundo, permanezca en el tiempo.

No hay comentarios: